Ecoaula

ERC replica a la ministra de Educación que "parte del Gobierno" asume el "éxito" de la inmersión lingüística

Madrid

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha replicado este jueves al emplazamiento que ha hecho la ministra de Educación, Pilar Alegría, para que se cumpla la sentencia del Supremo que obliga a que un 25% de las clases en la educación pública catalana sean en castellano, que hay "una parte del Gobierno" que asume la inmersión lingüística como un "éxito" y sabe que las denuncias en esta materia son "superminoritarias" y se presentan con un "interés político".

Así ha respondido Rufián en el pasillo del Congreso después de que la titular de Educación haya subrayado que se trata de un fallo "de obligado cumplimiento" y que debe ejecutarse porque "no cabe debate".

"Me consta que ha habido otros portavoces del Gobierno que han reconocido el éxito de la inmersión lingüística" que, ha recalcado, es un sistema que ha "cohesionado a la sociedad catalana en los últimos 40 años" y que nació también con el apoyo del PSC.

Son denuncias ''superminoritarias''

De hecho, se ha puesto como ejemplo de ese éxito. "Yo soy hijo de la inmersión y hablo perfectamente castellano", ha dicho, incidiendo en que no podría hacerlo si en Cataluña hubiera "una persecución al castellano" y subrayando que pensar eso es "absurdo" y "kafkiano".

Preguntado sobre si con su negativa a acatar la sentencia el Supremo la Generalitat lanza el mensaje de que no hay que cumplir las resoluciones judiciales, Rufián ha señalado que las denuncias sobre este asunto son "superminoritarias".

Según su tesis, avalada por "parte del Gobierno", esas denuncias las promueven "familias con intereses políticos" -que él respeta- y de las que se hace eco "una parte del poder judicial que va en contra de según qué ideas".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.