Ecoaula

CCOO exige ratios por debajo de 20 estudiantes, manteniendo las contrataciones extra e incrementándolas en al menos 40.000

Madrid

Ante la Conferencia Sectorial de Educación que se celebra el miércoles 25 de agosto, la Federación de Enseñanza de CCOO (FECCOO)  necesarios para una vuelta a las escuelas segura en lo sanitario, y para garantizar la calidad educativa y el fortalecimiento de la equidad.

La reducción de ratios ha demostrado ser, como no podía ser de otra forma, una medida enormemente efectiva para mejorar la calidad educativa y es imprescindible no solo para asegurar la seguridad y la salud, sino también para corregir las carencias previas del sistema y las surgidas por la pandemia, especialmente para el alumnado más vulnerable.

La apuesta del Gobierno por la presencialidad, manifestada días atrás por la ministra de Educación, supone mantener y aumentar en, al menos, 40.000 las contrataciones para las plantillas del profesorado y de otros perfiles profesionales de apoyo a la labor docente y a las familias, rebajar la ratio por debajo de los 20 estudiantes por aula, fortalecer la prevención ante los riesgos laborales y aumentar los protocolos sanitarios en la comunidad educativa. Esta apuesta exige inversión y un plan consensuado por el conjunto de las administraciones educativas.

Una vuelta atrás en las condiciones de escolarización del alumnado y laborales del profesorado, tal y como plantean algunos gobiernos autonómicos, significa que no hemos aprendido nada de la pandemia y, sobre todo, que las administraciones no se han detenido a hacer una reflexión rigurosa sobre las debilidades del sistema educativo que quedaron en evidencia a causa de la COVID-19.

Por otra parte, para FECCOO la aplicación y el desarrollo de la LOMLOE no será factible si se retrocede a una situación previa al confinamiento por la pandemia y no se trabaja en fortalecer y ampliar la inversión, mejorar la organización de los centros, introducir nuevas metodologías de trabajo, variar el sentido de la evaluación, hacer un uso inteligente de las tecnologías integrándolas en el proyecto educativo, conseguir la estabilización del personal temporal y cambiar la formación inicial del profesorado, así como reorientar la formación permanente que debe ir de la mano de la innovación pedagógica y de las necesidades y retos presentes en el día a día del trabajo docente.

La demostración práctica de que se pueden aumentar los recursos en el ámbito educativo ante una situación tan dramática como la actual debe ser interpretada por el Ministerio y las administraciones educativas como una oportunidad para fortalecer de manera permanente el sistema educativo, incrementando los recursos y los efectivos en otros conceptos, como la atención a la diversidad, ampliar la oferta educativa pública en todas las etapas y enseñanzas, y mejorar las condiciones del profesorado: reducción de su horario lectivo (hasta un máximo de 18 horas lectivas en Secundaria, FP y Régimen Especial y 23, en Infantil y Primaria), asegurar el empleo y la estabilidad de las plantillas, agilizar el acceso al A1 del profesorado de FP, promover el reconocimiento y la carrera profesional en todo el colectivo docente y la mejora de sus condiciones de trabajo.

Debe ser el Ministerio de Educación y Formación Profesional quien lidere por la vía de la legislación y en la Conferencia Sectorial la articulación de todas estas medidas para mejorar el sistema educativo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin