Ecoaula

Clara Lapiedra: "AMBS nace con la intención de fomentar y mejorar el acceso a las mujeres a cargos de responsabilidad"

  • El proceso de admisión es uno de los puntos claves de nuestro éxito
Madrid

Se trata de la primera escuela de negocios 100% online, creada por y para la mujer ejecutiva. Aula Magna Business School ofrece programas de formación para mujeres profesionalmente activas en empresas que apuestan por la paridad de género. Clara Lapiedra, CEO y fundadora de esta institución, explica cuáles son los retos de esta escuela para este nuevo curso académico.

¿Qué busca principalmente la escuela Aula Magna Business School?

AMBS nace con la intención de fomentar y mejorar el acceso a las mujeres a cargos de responsabilidad, directivos y de consejos, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, apostando por el 4 (educación de calidad), 5 (igualdad de género), 8 (trabajo decente y crecimiento económico) y 10 (reducción de desigualdades).

Además, por suerte la legislación nos va a favor y además este programa es subvencionable. Cuando las empresas hablan con nosotras, se alegran al conocer las opciones de financiación que existen y rendimiento que les puede suponer como employer branding y para sus planes de igualdad y equidad salarial.

¿Qué requisitos deben tener las mujeres para poder acceder a esta institución?

El proceso de admisión es uno de los puntos claves de nuestro éxito. Tenemos publicadas infografías con el perfil de las participantes de cada edición, que son muy variadas, pero lo que tienen en común es el firme compromiso con su evolución profesional.

¿Cuáles son los programas formativos más característicos de Aula Magna?

Sin duda, nuestro programa estrella es el Programa Directivo de Desarrollo (PDD), consistente en 20 viernes seguidos que van con un orden lógico, con contenidos de aplicación inmediata y sobre todo, sin deberes. Es decir, combatimos el síndrome de la impostora que suele acuciarse cuando además de ser mujer trabajadora y hacer el esfuerzo de apuntarte a cualquier programa, debes sacar tiempo de tu vida personal para dedicarle a ello. En el PDD, el tiempo se resta de la jornada laboral, que por otro lado se ve compensada con creces al final del programa.

¿Qué características del Programa Directivo de Desarrollo le hacen tan relevante?

Nuestro programa ha sido creado desde el principio para ser consumido de forma online. Eso significa adaptar todo el contenido a un esquema que evite la desmotivación, el descontrol y el aburrimiento. La formación online dista mucho de poner una cámara y seguir explicando lo mismo con una pizarra tiza en mano. Además, en nuestro caso es altamente interactivo, tanto entre las participantes como con las profesoras, con masterclasses en directo participativas. Por eso, nuestro modelo no funcionaría con un curso grabado. Nuestras participantes, por suerte, lo valoran y aprecian ese networking que ganan además del propio conocimiento, que es la segunda variable por la cual las mujeres solemos apuntarnos a programas de formación según una encuesta que realizamos antes de lanzar.

"La formación online dista mucho de poner una cámara y seguir explicando lo mismo con una pizarra tiza en mano"

¿Qué resultados han tenido?

Me encanta esta pregunta. Pues te diré un output cualitativo y otro cuantitativo, porque al final somos una empresa data-driven así que son números no podemos valorar ni mejorar. En tan sólo un año de vida, hemos conseguido el Premio Talent en categoría de Igualdad por la Cambra de Comerç de Barcelona, hemos conseguido ser embajadoras del programa Women in Data Science de Stanford y hemos aparecido en una edición especial del Financial Times donde hablaban de programas de formación ejecutiva.

Y el otro dato es una muestra más que válida: nuestra propuesta de valor. De hecho, creo que es el dato principal para medir el éxito de nuestro programa y por eso hace que le llamemos un programa de trans-formación y no sólo de formación: la experiencia nos dice que 3 de cada 4 participantes cambian de trabajo en los 6 meses posteriores a su graduación… y vamos camino de afirmar que son el 100% en el año posterior. No siempre es un cambio de empresa, en muchas ocasiones son ascendidas en sus empresas o dotadas de mayores atribuciones. Y muy humildemente creemos que la formación que les damos ayuda, pero estamos convencidas que el resultado se debe a que han sacado a relucir el diamante en bruto que había dentro de cada una, que ha aflorado al verse en un ambiente proclive, rodeadas de mujeres colaborativas que están en su mismo barco y que no paran de animarse, como te animan cuando estás corriendo una maratón.

¿Qué tipo de metodología utilizan en esta escuela?

Como nativas digitales, nos apoyamos en tecnología que, lejos de ser un plan B, se convierta en nuestra aliada para maximizar la experiencia de usuaria. El diseño de nuestro programa ha tenido en cuenta el fondo y la forma para crearlo, ya que van íntimamente relacionados y de poco valdría tener un buen programa mal presentado, o a la inversa. Así que tenemos una verdadera obsesión por las soluciones EdTech disponibles que, de hecho, vamos actualizando de edición en edición.

En cuanto al contenido, trabajamos con el método del caso que combinamos con otras interacciones que no podemos desvelar porque son nuestra fórmula de Coca-Cola para el éxito, jaja. Pero en definitiva, le damos mucha importancia a la inmediata aplicación de nuestro contenido así como a la interacción que se produce para dar solución al networking tan deseado por nuestras participantes.

¿En qué consiste exactamente el Método del caso?

El Método del caso fue inventado por la universidad de Harvard a finales del s. XIX y fue siendo ampliamente adoptado por las más prestigiosas escuelas de negocio. Consiste en dar información de un momento concreto en la historia de una empresa en la cual hay que tomar decisiones. No es algo que puedas desvelar a través de Google porque al fin y al cabo lo que se pretende es que la respuesta de cada participante sea coherente y se justifique sobre una buena base. No hay buenas o malas respuestas, sino coherencia en el planteamiento del plan de acción. De hecho, ni siquiera en la vida real las personas al mando de una compañía o de un país toman las mismas decisiones que tomaríamos otras, pero si se sopesan los diversos escenarios, se tienen en cuenta los stakeholders implicados y se es consciente de los recursos disponibles y otros factores como el momentum, la urgencia de la decisión, el problema real que subyace, etc. probablemente la probabilidad de éxito (y de que te sigan como líder) será mucho más alta.

¿En qué se diferencia de otras escuelas que ofrezcan itinerarios similares?

Desde el punto de vista de la usuaria, diría que hemos innovado en:

-Sesgo de género e inclusivo: añadiendo profesoras y protagonistas de casos.

-Actualización de contenido: más enfocado a las necesidades reales de la empresa actual (cambiamos en enfoque old-school de finanzas, marketing, etc. a ética y sostenibilidad, globalización, enfoque customer centric y un acompañamiento exclusivo por parte de coaches ejecutivas a lo largo del programa).

-Formato: No sólo por ser online e interactivo, sino por el hecho de que no hay que invertir ni un solo minuto de nuestro tiempo libre, para combatir el síndrome de la impostora. En este caso nos lo hemos puesto fácil para poder seguir el programa de forma muy productiva, adaptando toda la dedicación a una jornada semanal.

Desde la óptica empresarial, diría que nuestro modelo de éxito radica en que hemos sabido detectar muy bien el pain que queremos atacar y dar soluciones reales y efectivas, pero a la vez hacerlo con un envoltorio bonito, cuidando mucho la comunidad de Alumni y la interacción entre participantes y también con todas las colaboradoras.

Hemos trabajado muy duro en definir una solución Customer Centric, con perfiles de clientas muy bien definidas y sobre todo, que todas las personas implicadas se han enamorado del proyecto y han dado mucho de sí. Hemos conseguido una propuesta de valor que encaja con una experiencia vital concreta, dentro del ikigai de todas quienes la formamos, y esto es prueba de éxito sostenido en el tiempo.

¿Qué salidas profesionales tienen las mujeres que se forman en esta institución?

Más que un programa de formación en sí, es un programa de perfeccionamiento. Es decir, no es algo técnico en un sector, sino estratégico, sistémico, que te permite ver los procesos y recursos de una empresa desde un punto de vista global, que es lo que necesita conocer una persona con atribuciones para entender el engranaje que se produce al mover una ficha. Hacen falta habilidades que despierten en nosotras una mentalidad analítica y global para evitar centrarnos en el micromanagement.

¿En qué consisten los cursos intensivos?

A diferencia del PDD (Programa Directivo de Desarrollo), sí hemos captado la necesidad de cursos técnicos sobre temas específicos, pero los hemos enfocado en formato intensivo, para que puedan ser complementarios a la formación que recibes en el PDD. Con la estructura actual, el know-how que nos aporta poder desarrollar un nuevo curso cada vez con mayor agilidad es una ventaja competitiva que no podemos desaprovechar.

¿Por qué es importante que existan empresas comprometidas con el desarrollo profesional de las mujeres?

Las mujeres somos la mitad de la población mundial. No veo por qué esa proporción se vea desjustada en los cargos de dirección y más cuando, en España, se gradúan todos los años más mujeres que hombres en la universidad. Pero es que además, los números siempre tienen la razón. Las empresas diversas producen productos o servicios más diverso y, por ende, consiguen satisfacer mejor las necesidades de sus clientes o clientas y eso revierte en sus beneficios. Hay poco más que añadir a ello, todo lo que pueda decir de más sería opinática, pero la realidad es esta.

¿Qué retos se plantea Aula Magna Business School para este año?

Pues los retos de Aula Magna para este son múltiples, pero se resumen en afianzamiento en España e internacionalización. Tenemos los pies en el suelo y sabemos que hay que consolidar el producto existente antes de empezar a crecer. Lo de la internacionalización es una estrategia time to market, para satisfacer las necesidades de las mujeres de otras regiones aprovechando que la tecnología está de nuestra parte y que nos permite crecer dirigiendo en gran medida desde la central y todo el contenido está pensado desde el inicio para ser válido en cualquier región (los ejemplos, los casos, etc.) ya que el carácter internacional es uno de nuestros tres pilares.

No queremos ofrecer 300 cursos, sino muy pocos pero con las mejores colaboradoras. Pero el reto que tenemos más cercano es conseguir un gran número de participantes para el PDD que empieza en España en octubre, ¡las inscripciones ya están abiertas!

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin