Ecoaula

La Universidad de Salamanca ahorra 100.000 folios gracias a la digitalización de las actas de calificaciones

  • La Oficina Verde calcula que la medida ha permitido ahorrar la emisión de 1'5 toneladas de dióxido de carbono
Salamanca

La Universidad de Salamanca implantó este curso la digitalización de las actas en las que se recogen las calificaciones de los estudiantes, un proceso que hasta ahora se hacía en formato papel, lo que suponía la gestión de cientos de kilogramos de ese material. Coincidiendo con el final de curso, la Oficina Verde ha elaborado un informe en el que se calcula el impacto que ha tenido esta medida.

Según sus datos, la Universidad de Salamanca ha ahorrado en este periodo media tonelada de papel, el equivalente a 100.000 folios, lo que traduce en un ahorro de dióxido de carbono de 1'5 toneladas. Para obtener este cálculo, los técnicos han tenido en cuenta el número total de asignaturas (5.944 en estudios de grado y 1.628 en másteres), las copias de las actas necesarias para completar el proceso y el número de convocatorias.

El ahorro económico directo en materiales (papel) se ha calculado en 500 euros, pero la incidencia de esta medida en la gestión administrativa, y sobre todo desde el punto de vista medioambiental, es significativa, y se vincula a algunos de los Objetivos del Desarrollo Sostenible respecto a la reducción del consumo de materiales y de la huella de carbono.

La digitalización de las actas forma parte de los procesos que la Universidad de Salamanca ha actualizado en el desarrollo de la administración electrónica, que ha experimentado un impulso notable. Así lo demuestra el crecimiento en un 247% del uso de la firma electrónica en las gestiones administrativas en el último año, coincidiendo con el incremento de procedimientos y trámites que se han incorporado a la sede electrónica de la universidad, que han aumentado en un 35% desde 2018.

El Plan Estratégico de la Universidad de Salamanca para el periodo 2020-23 recoge en el eje número 5 la relación con el entorno, incluyendo los aspectos vinculados a la sostenibilidad entre los que se incluyen la reducción de agentes contaminantes y el fomento de prácticas de consumo sostenible. En esa línea, en el periodo 2015-2019 la universidad ha registrado un 40% menos de emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo energético gracias al plan de compra y contratación de energía verde. A esta medida se suman también la sustitución de las calderas de gasóleo por otras de gas natural, la incorporación de vehículos eléctricos y el programa USALaBICI, entre otras iniciativas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin