Ecoaula

El audio de calidad, componente fundamental para la experiencia de aprendizaje a distancia

  • La digitalización también permite que los docentes puedan mejorar la calidad de su plan de estudios
Madrid

La educación está experimentando un cambio rápido y fundamental, al contar en el último año con 1.600 millones de niños de casi 200 países escolarizados fuera del aula. Tanto profesores como alumnos han tenido que adaptarse a la nueva realidad del aprendizaje a distancia y encontrar nuevas formas de conectarse, comunicarse, motivar y motivarse. Sin embargo, al igual que con la tendencia de trabajo híbrido, la pandemia ha puesto sobre la mesa nuevas oportunidades de innovación y mejora. Así, "Reimaginar la educación con audio de alta calidad", el nuevo informe elaborado por Frost & Sullivan y encargado por EPOS, pone de manifiesto las oportunidades que han surgido para mejorar el aprendizaje moderno y estar más conectado, digitalizado y todo ello de una manera más eficiente.

Los beneficios inmediatos y a largo plazo son claros

Para millones de estudiantes y educadores, la abrupta transición al aprendizaje remoto ha estado lejos de ser ideal, dando lugar a nuevos retos. Si bien, en algunos casos, el paso al aprendizaje a distancia ha podido suponer un riesgo de ampliar la brecha digital, también se ha descubierto que puede nivelarlo, lo que significa que la educación se vuelve más universal para algunos de los grupos de población más vulnerables y marginados.

También se ha hecho evidente el ahorro de costes asociados con el aprendizaje remoto, reduciéndose la dependencia de los recursos físicos, así como el tiempo del traslado. Esto, además, se traduce en que los estudiantes pueden aprender a su propio ritmo y ponerse al día o volver a tratar un tema con facilidad. Junto con el potencial que supone el ahorro en tiempo y costes, la digitalización también permite que los docentes puedan mejorar la calidad de su plan de estudios mediante la actualización de recursos y materiales en tiempo real.

Junto con los cambios que están llevando a cabo las instituciones educativas de todo el mundo, que ahora se encuentran invirtiendo y mejorando su tecnología con el fin de facilitar y proporcionar mejor el aprendizaje en línea y a distancia, también están surgiendo beneficios a más largo plazo. Así, aprender y colaborar en línea está ayudando a preparar a los estudiantes dentro de un marco donde la capacidad organizativa, la inteligencia emocional y la autodisciplina se presentan como las herramientas necesarias para las carreras modernas.

Si bien el cambio a la educación en remoto ha causado una interrupción inicial, muchos educadores y estudiantes están a favor de enfocar dicho cambio en formato híbrido más a largo plazo. De hecho, según este estudio, dos tercios de los estudiantes estadounidenses recibirían con agrado recibir más clases en línea pasada la pandemia y el 61% afirma que los cursos en línea pueden ser tan legítimos como los presenciales cuando están bien diseñados.

Un audio deficiente dificulta el aprendizaje

El aprendizaje efectivo depende de la participación de los estudiantes, independientemente de dónde éste se lleve a cabo y, aunque el uso compartido de videos y contenido son componentes bien conocidos de la experiencia educativa, la calidad del audio a menudo se pasa por alto. Una buena tecnología de audio puede desempeñar un papel fundamental para ayudar a los estudiantes a mantener la concentración y a participar; mientras que un audio deficiente puede derivar en un impacto negativo y grave. De hecho, las malas experiencias de audio tienen serias implicaciones: el 35% de los encuestados siente a menudo frustración, irritación y molestia debido a un audio deficiente, el 25% experimenta momentos de estrés y el 15% siente vergüenza o falta de confianza.

Estas experiencias negativas podrían traducirse en un serio impacto en la capacidad de los estudiantes para concentrarse, participar y contribuir activamente en las clases. Además, sin la presencia física inmediata de compañeros y profesores y un entorno de aprendizaje físico, es muy fácil que los estudiantes a distancia se distraigan. Si a esto se le suma un audio deficiente, entonces puede suponer una pérdida adicional en cuanto al bienestar emocional y mental de los estudiantes. Ya se trate de retrasos en el audio debido a una mala conectividad a Internet o de varios participantes hablando al mismo tiempo o, incluso, los ruidos de fondo provenientes de la ubicación de cada participante, los desafíos del audio pueden tener un impacto negativo en la salud al aumentar los niveles de estrés.

La necesidad de una mejor conectividad y un buen audio es clara no solo para que los estudiantes puedan seguir de forma activa la conversación, sino también para los maestros y educadores. De hecho, un audio deficiente podría ser desastroso dando lugar a la pérdida de información importante. Y es que la capacidad de escuchar múltiples voces, reconocer quién está hablando y participar en las reacciones de la clase son partes cruciales de la enseñanza. Por todo ello, sin un buen audio los profesores corren el riesgo de perderse información crucial y, en consecuencia, aportar una experiencia de aprendizaje menos eficaz.

Invertir en audio, esencial para el aprendizaje híbrido a largo plazo

Afortunadamente, para muchos usuarios finales tener un equipo de audio eficaz contribuye en gran medida a optimizar la experiencia híbrida. Según el estudio de EPOS, el 37% de las personas piensa que las herramientas de audio adecuadas podrían reducir la falta de comunicación, el 40% cree que disminuirían significativamente la necesidad de tener que aclarar información de forma repetida y el 37% apunta que un buen audio evitaría que los participantes perdieran información crítica.

Incluso, una vez que la interrupción causada por la pandemia se disipe, se mantendrá el cambio a un enfoque más híbrido. Desde la perspectiva de la industria, el aprendizaje remoto ha facilitado la contratación de maestros y, además, el porcentaje de líderes senior y maestros que planean dejar la profesión se ha reducido a la mitad desde 2019. Mientras tanto, dos tercios de los estudiantes dicen que recibirían más educación en línea después de la pandemia.

En palabras de Jeppe Dalberg-Larsen, presidente de EPOS: "El aprendizaje remoto significa que los estudiantes y profesores pueden estar en cualquier lugar en un día determinado, ya sea en el aula, en casa o mientras viajan. El futuro del aprendizaje ya está aquí. Para los estudiantes y educadores en un aula virtual perder hasta el 1% de lo que ha escuchado puede convertirse en el 100% de su preocupación". A lo que añade que: "Para garantizar que el aprendizaje híbrido siga siendo eficaz, los educadores y los estudiantes deben reconocer la importancia de optimizar la concentración y la comprensión mediante el uso de herramientas de audio de alta calidad".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.