Ecoaula

La cultura financiera sigue siendo una asignatura pendiente, ¿cómo y por qué debemos impulsarla?

  • El 84% de los centros educativos de España no imparte ningún tipo de formación en esta materi
Madrid

Más y mejor cultura financiera para tomar mejores decisiones y administrar, de una forma acertada y eficiente, nuestro dinero. A pesar de que Internet es una fuente de conocimiento al alcance de un simple click, sorprende que todavía la educación financiera siga siendo una de las grandes asignaturas pendientes que tiene nuestro país y que viene arrastrando durante los últimos años e, incluso décadas, por distintos motivos.

¿Qué podemos hacer para incentivarla? ¿A qué actores debemos implicar y cuándo es la mejor edad para adquirirla? La cultura financiera no entiende de edades. Aunque los expertos coinciden en que puede introducirse desde niños, a edades tempranas, para conseguir formar a una generación hábil en el manejo de sus recursos. Y es que, a día de hoy, el 84% de los centros educativos de España no imparte ningún tipo de formación en esta materia, mientras el porcentaje se reduce a casi la mitad, al 48% de media, en los países de la OCDE. Por tanto, urge estrechar la brecha respecto a muchos de nuestros vecinos europeos desde las propias aulas.

El reciente trabajo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre la educación financiera no ha hecho más que constatar esta dura realidad. Los españoles obtienen una nota media de aprobado, con 6 puntos sobre 10, en esta materia. Además con un dato llamativo: el 25% de los encuestados cuenta con unos conocimientos financieros bajos o muy bajos, sobre todo los de mayor edad; una situación cuando menos preocupante que no solo invita a una gran reflexión por parte de los políticos sino también desde dentro del propio sector financiero: ¿tal vez no comunicamos bien lo que hacemos?

La propuesta que surge a tenor de estos datos es sencilla. Debemos promover la necesidad de unas nociones financieras básicas en las aulas para, posteriormente, ir profundizando en ellas a medida que avanza el desarrollo educativo. Esta medida podría tener una cálida acogida entre la opinión pública, teniendo en cuenta que el 62% de los españoles cree que la educación financiera debería estar presente en la educación obligatoria desde secundaria, según un informe realizado por el Instituto Aviva. E incluso hay un 25% que demanda que deba enseñarse desde primaria.

Además, otro aspecto fundamental a la hora de tomar decisiones de ahorro e inversión que deberíamos saber transmitir e inculcar entre la población es la importancia de la diversificación. Este concepto tan necesario, que permite minimizar riesgos a la hora de invertir, continúa sin estar presente en la toma de decisiones de la mayoría de los españoles. Las personas que ahorran o invierten optan por un número muy reducido de activos financieros, que en la mayoría de los casos son inferiores a tres cuando debería ser notablemente superior, según los datos disponibles.

Esta desoladora imagen de la educación financiera en nuestro país es precisamente la misma radiografía que dibujan otros estudios como el Informe Pisa, que constata que España se sitúa por debajo de la media en el índice de educación financiera en las aulas educativas ya que uno de cada cuatro adolescentes españoles carece de nociones elementales sobre el mundo de las finanzas. No obstante, no es solo una cuestión de edad ya que más de la mitad de los ciudadanos de nuestro país no tiene siquiera conocimientos básicos a nivel económico o financiero y no es capaz de distinguir qué es el PIB o el IPC.

El Día de la Educación Financiera, promovido por la CNMV y el Banco de España dentro de su Plan de Educación Financiera, es un avance muy positivo para mejorar la cultura financiera. Formación y concienciación deben ser obligatorias para alcanzar buenos hábitos y mejores decisiones. La asignatura, como decimos, sigue pendiente y, por el bien de todos, apremia en la búsqueda de soluciones porque difícilmente se van a administrar bien las finanzas personales de uno mismo si se conoce poco o nada de ellas.

Elaborado por Samuel Izquierdo, Director de Desarrollo de Negocio en Zonavalue

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin