Ecoaula

Tres de cada cuatro jóvenes españoles de 20 a 24 años han alcanzado al menos el nivel de Bachillerato o FP Básica o de Grado Medio

  • Este indicador está en correlación con el de abandono escolar temprano
Madrid

Tres de cada cuatro jóvenes de entre 20 y 24 años en España han alcanzado al menos el nivel de Educación Secundaria de segunda etapa (Bachillerato o Formación Profesional Básica o de Grado Medio), según la ampliación de datos educativos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada hoy por el Ministerio de Educación y de Formación Profesional, con información del Instituto Nacional de Estadística. Desde 2010 el porcentaje de estudiantes que han concluido al menos este nivel educativo ha subido 14,4 puntos hasta alcanzar el 75,9% en 2020. Respecto a 2019, el crecimiento es de 1,9 puntos.

Por Comunidades Autónomas, se sitúan por encima del 80% País Vasco (87,1%), Asturias (85,1%), Cantabria (84,5%), Navarra (83,4%), Comunidad de Madrid (82,8%) y Aragón (81,4%). Entre el 70% y el 80%, están Galicia (78,9%), La Rioja (78,2%), Comunidad Valenciana (77,8%), Castilla y León (76,8%), Cataluña (76,6%), Murcia (75,3%), Extremadura (73,9%), Canarias (72,5%) y Castilla-La Mancha (71,7%). Por debajo del 70%, se encuentran Melilla (67,8%), Andalucía (67,1%), Islas Baleares (65%) y Ceuta (49,4%).

Los mayores incrementos con respecto a 2010 corresponden a Cantabria (+21,2 puntos), Murcia (+19 puntos) y Comunidad Valenciana (+17,2 puntos).

Este indicador está en correlación con el de abandono escolar temprano, publicado en el avance del pasado 29 de enero, y que señala que la tasa se sitúa en 2020 en el 16%, 1,2 punto menos que el año anterior.

Disminuir la tasa de abandono escolar temprano y aumentar la de titulados de Bachillerato o de Formación Profesional de Grado Medio es uno de los principales objetivos de la nueva ley de Educación, LOMLOE, que acaba de entrar en vigor. Para ello diseña un sistema flexible y abierto, con un currículo más competencial, y apuesta por el refuerzo escolar y la diversificación de los itinerarios, con pasarelas entre ellos.

Más de la mitad de la población con Educación Superior

Por otra parte, dentro del grupo de edad de 25 a 29 años, más de la mitad de la población ha alcanzado el nivel de Educación Superior, en concreto lo ha hecho el 50,2%, 1,7 puntos más que en 2019. Respecto a 2010, la subida es de 11,9 puntos. Dentro de este porcentaje, el 15,6% son titulados de Educación Superior no universitaria y el 34,6% universitaria o equivalente.

Por sexo, el porcentaje de mujeres que alcanza este nivel educativo asciende al 56,5% (2,2 puntos más que el año anterior y 11,5 más que en 2010) y el de hombres es del 44% (1,2 puntos más que en 2019 y 12,2 más que en 2010).

En cuanto a los jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan, el porcentaje ha subido al 17,3%, 2,4 puntos más que el año anterior. Se rompe así la tendencia a la baja iniciada en 2013, cuando la tasa alcanzó su valor máximo (22,5%). Este incremento está relacionado con la menor tasa de empleo en este tramo de edad, puesto que el porcentaje de la población que estudia o se forma sigue subiendo hasta llegar en 2020 al 57,3%, 0,7 puntos más que en 2019. Sin embargo, el porcentaje de jóvenes ocupados que no están formándose baja más de 3 puntos, del 28,5% en 2019 al 25,4% en 2020, en un contexto de caída generalizada del empleo como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.