Ecoaula

Ser resiliente es más difícil para los docentes que para los alumnos

  • Los encuestados que afirman sentirse mal pasa de un 8 por ciento (antes de Covid) al 34 por ciento actual
Madrid

Los españoles son los europeos con peor salud mental a raíz de la aparición de la pandemia. Así lo establece un estudio impulsado por la Fundación AXA. Los encuestados que afirman sentirse mal pasa de un 8 por ciento (antes de Covid) al 34 por ciento actual. Un 14 por ciento de los mismos han recurrido a ayuda profesional.

Manejar la presión

Y es que el virus no solo deja secuelas físicas, sino también mentales: "La incertidumbre, el miedo, la alteración de las rutinas y costumbres, tener que estar atento a tantas medidas de seguridad, no poder abrazarnos... etc, son factores que minan la salud emocional", afirma Aida Rubio, coordinadora del equipo el equipo de psicólogos de TherapyChat. Todo esto hace que la capacidad de resiliencia se ponga a prueba y salga a relucir más que nunca, también en el sector de la educación. "En actividades como el estudio o el trabajo es muy importante la motivación interna y el tomar la responsabilidad sobre el propio desempeño", aclara la coordinadora.

"La resiliencia es una característica personal que ayuda a moderar el efecto del estrés en nuestras vidas, de manera que podemos gestionar mejor las emociones negativas y estar más receptivos a experimentar las positivas", así la define Aída Rubio, a lo que añade: "Ser resiliente indica una gran fortaleza y una enorme capacidad de gestión emocional y de capacidad de adaptación por parte de la persona. Un alumno resiliente será aquel que compense los momentos de estudiar desde casa y las dificultades que esto acarrea pidiendo más ayuda al profesor y apoyándose en más materiales educativos por su cuenta, sin justificarse en la situación ni conformarse".

Según expertos, la capacidad de resiliencia es mayor en alumnos que en profesores, ya que cuentan con menos años.

La edad, principal factor

"Es una cuestión de edad y de experiencias acumuladas que sirven como referencias. Los adultos tienen un marco de referencia más sólido, dónde compararse y verse si están mejor o peor que hace 1, 2, 5, o 20 años. Sin embargo, el estudiante puede adaptarse mejor a estas nuevas condiciones y encontrar incluso alguna oportunidad que en situaciones normales no tendría. Se está desarrollando, está creciendo y va incorporando los cambios. El adulto se caracteriza por haber alcanzado una estabilidad, una meseta en su crecimiento por lo que su estado de humor va a cambiar dependiendo con lo que se compare", explica el Doctor en neurociencia y psicólogo de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio López.

De hecho, el Informe PISA 2018 (llevado a cabo por la OCDE a nivel mundial para conocer el rendimiento académico) planteó a los alumnos preguntas sobre su capacidad de adaptación a nuevas situaciones. España resultó ser el país en el que el alumnado acreditaba una mayor adaptabilidad cognitiva ante circunstancias inesperadas.

El estudiante puede encontrar alguna oportunidad que en situaciones normales no tendría

Para trabajar esta resiliencia, el doctor aporta algunas estrategias: "En primer lugar, se deben dar herramientas y modos de pensar para que el joven pueda controlar la situación. Así como intentar instalar en el estudiante una sensación de gratitud por todo lo que tiene. Es una buena idea que lleve un cuaderno donde escriba ideas que le permitan desarrollar su creatividad sobre los problemas a los que se enfrenta y por último, que el estudiante se plantee al menos una vez al día, cómo puede ayudar a otra persona de una manera completamente desinteresada. Esto le permite cambiar de perspectiva al instante".

Expertos de la Universitat Abat Oliba CEU defienden que el fomento de la resiliencia debe ser considerado un eje fundamental en la educación primaria y que la irrupción de la COVID-19 no ha hecho sino agudizar la importancia de trabajarla. Así, 15 investigadores del grupo 'Familia, Educación y Escuela Inclusiva' (TRIVIUM) desarrollará durante los próximos tres años un proyecto para investigar esta idea, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El 71% de profesores sufrió ansiedad en el confinamiento

Así lo establece una encuesta realizada por la Federación Española de la Unión Sindical Obrera (FEUSO). Los consultados manifestaron haber sufrido ansiedad, irritabilidad y nerviosismo a consecuencia de la actividad docente online desarrollada durante el confinamiento. El 65,5 por ciento de los docentes encuestados afirma además que su jornada laboral se amplió en más de dos horas diarias: "Muchos han tenido que lidiar con un aumento de la carga de trabajo y del estrés al tiempo que intentaban cuidar de sus propias familias", declara María de la Paz Agujetas, secretaria general de FEUSO Andalucía y destaca su capacidad de resiliencia: "Millones de docentes en todo el mundo han demostrado sacrificio, generosidad y capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias online". Para José Antonio López, doctor en Neurociencia: "Es más probable que las alteraciones en el estado de ánimo ocurran en los profesores. La capacidad de resiliencia de un docente, por tener más edad y una vida más estructurada y más responsabilidades, es la que va a ser desafiada más frecuentemente". Algo también apoyado por Aída Rubio, de TherapyChat: "El reto de los docentes está en aprender y nutrirse de la actitud de los alumnos. Cuanto menor es la edad de los estudiantes, más flexibles y adaptables son ante todas las circunstancias de la vida. El profesorado debe transmitir la situación actual con tranquilidad y aceptación".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin