Ecoaula

Navarra apuesta por educación presencial en guarderías y establece "grupos estables" para acotar los contactos

  • Los ratios establecidos son de ocho niños en aulas destinadas a alumnado de 1 año
Pamplona

Educación ha apostado por la actividad presencial el próximo curso en los centros de primer ciclo de Educación Infantil, donde se crearán "grupos estables de convivencia" con el objetivo de "acotar" las personas y los espacios que se utilicen en cada grupo ante posibles rebrotes de Covid-19.

Así lo ha explicado el consejero de Educación, Carlos Gimeno, que este miércoles ha presentado el protocolo de prevención y organización para el desarrollo de la actividad educativa en estos centros en el curso 2020-2021.

Un protocolo que establece cuatro escenarios. El primero dentro de la 'nueva normalidad', que Gimeno ha enmarcado en la situación actual, y que garantiza la actividad presencial. Le sigue un segundo escenario ante un brote de Covid-19, que supone el "bloqueo" de espacios comunes; un tercer escenario que implicaría nuevas unidades, "adecuar ratios" y establecer nuevos espacios; y un cuarto escenario que implicaría el cierre del centro.

Gimeno ha querido trasladar un mensaje de "tranquilidad" a las familias y ha señalado que el protocolo se enviará este mismo miércoles a todos los centros que imparten educación de 0 a 3. Un "documento vivo", ha destacado Gimeno, que fue elaborado por el equipo técnico de Educación, con la participación de diversos profesionales de educación infantil, y ratificado ayer martes por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. El documento "tendrá que ser concretado por el centro educativo" junto con las entidades locales y la directora de la escuela será la persona de referencia

Según ha explicado, el objetivo fundamental de este protocolo es mantener "la creación del vínculo afectivo con la educadora de referencia" si bien "evitando situaciones que inviten al contacto". Tendrá "especial relevancia", ha remarcado Gimeno, la información sobre las medidas de prevención e higiene en los centros, para lo cual se facilitará información a trabajadores y familias.

Un aspecto "fundamental" de este protocolo es la creación de "grupos estables de convivencia" con los que se busca "acotar" las personas y espacios en estos grupos de manera que, ante un brote, se pueda aislar el grupo y el resto del centro pueda seguir funcionando. También formarán parte de estos grupos los niños con necesidades especiales junto con educadoras de apoyo así como alumnado en prácticas.

La educadora de cada grupo permanecerá en el aula de referencia y espacios comunes "salvo circunstancias muy puntuales". Y en los casos en que haya más de una educadora de refuerzo, se procurará que cada una trabaje con los mismos grupos estables.

Los ratios establecidos son de ocho niños en aulas destinadas a alumnado de 1 año; de 12 en aulas de 1 a 2 años; y de 16 en aulas de niños de 2 a 3 años.

Carlos Gimeno ha destacado que se estudia facilitar al Departamento de Salud el acceso al programa EDUCA para facilitar los rastreos de contactos ante la detección de un posible caso positivo. En estos casos, es "previsible" que los alumnos de este grupo están en cuarentena en sus casas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin