Ecoaula

Belén Arcones: "Nuestra oferta académica se ha ido diversificando para ofrecer lo que demanda el alumno y el mercado"

  • IMF Business School está ofreciendo una formación muy práctica orientada 100% al ámbito laboral
Madrid

IMF Institución Académica celebra 20 años, en los que se ha convertido en un ejemplo de democratización de la enseñanza y adaptación a los cambios, con la tecnología y la educación centrada en el alumno como grandes baluartes. Belén Arcones, directora de IMF, hace un balance sobre la evolución de la educación y formación a lo largo de estos años.

¿Cómo analiza la evolución de la escuela estos 20 años de historia?

Más que una evolución, a mí me gusta hablar de un crecimiento constante, de un aprendizaje continuo. No solo de nuestros alumnos, sino también de nosotros como institución, que hemos ido aprendiendo de las necesidades de nuestros alumnos, de nuestros profesores, de nuestra sociedad para adaptarnos y ofrecerles la mejor formación superior de calidad y la que más se adapta a las necesidades de cada alumno. Así que han sido 20 años de aprendizaje continuo y muy enriquecedor.

Desde nuestra creación en 2001, la propuesta de IMF ha ido diversificándose y obteniendo, año tras año, el respaldo de un número creciente de clientes altamente satisfechos. Contamos con más de 125.000 alumnos de máster, grados y formación profesional que se han formado con un grado de satisfacción del 98%. Hablamos de perfiles muy variados: alumnos que acaban de terminar el instituto, recién graduados, trabajadores activos, parados, etc. Además, nuestra apuesta es integradora y tiende puentes con Latinoamérica y Europa, donde contamos con varias sedes, junto a acuerdos con universidades de los cinco continentes, que nos permite sumar alumnos de todos los países y culturas, con la riqueza cultural, formativa y profesional que ello supone.

Dentro de nuestro espíritu aperturista y universal, buscamos promover la igualdad de oportunidades en el estudio de jóvenes, desempleados y cualquier otra forma de impulso profesional. Por ello, tenemos un plan de becas internacionales y ayudas al estudio. Toda nuestra formación se imparte en un entorno en el que la diversidad y los valores juegan un papel fundamental. Disponemos de distintas metodologías de estudio: presencial, semipresencial y online, que permiten al alumno trabajar en los distintos entornos de una forma sencilla, natural e integradora.

Hemos ido aprendiendo del mercado, como decía al principio, a la hora de seguir ofreciendo másteres, formaciones, seminarios… que realmente demanda el mercado. Incluso, apostando por profesiones que están naciendo y por las que apostamos para que nuestros alumnos encuentren la formación que más demandan las empresas. Por ello, nuestra oferta académica se ha ido diversificando para ofrecer lo que demanda el alumno y, por supuesto, el mercado. Así nacimos y así seguiremos creciendo.

¿Cuáles son las características principales que le diferencian de otras escuelas?

Sin duda, somos una escuela diferente. No nacimos para crear un gran negocio o para lucrarnos con la enseñanza, porque no es así como la entendemos. Nosotros nacimos para aportar a la sociedad una manera diferente de entender la formación superior. Una formación que va mucho más allá que el hecho en sí de hacer un curso, de un seminario, de un máster… La entendemos como el camino que permite hacer crecer la carrera de un alumno, la herramienta que no solo le va a formar como profesional, sino que también le va a aportar una serie de valores que le van a servir en el mercado laboral y a lo largo de su vida.

Como siempre decimos en IMF, nosotros creemos en la democratización de la enseñanza. Nuestra máxima es que todo el mundo pueda acceder a una formación de calidad. Con ese espíritu nacimos y con ese espíritu seguimos año avanzando y formando a profesionales en las materias, los sectores y las disciplinas más demandadas del mercado. Y queremos además ponérselo fácil al alumno. En IMF seguimos apostando por ofrecer la metodología Student centered learning (aprendizaje centrado en el alumno), una metodología flexible y personalizada adaptada a las necesidades de cada estudiante, de cada profesional.

¿Cómo se ha adaptado IMF a los meses más duros de la pandemia?

La actual pandemia causada por la covid-19 ha hecho saltar por los aires nuestra habitual forma de vivir, de trabajar, de comportarnos. Y, en lo que afecta a nuestra institución académica, percibimos que ha cambiado la forma de estudiar, de aprender, de relacionarnos con compañeros, profesores y tutores. En IMF llevamos años siendo referencia en el mundo del aprendizaje online, y este confinamiento nos ha facilitado poner toda nuestra experiencia a disposición del alumno que no se había planteado esta modalidad de aprendizaje. Estamos satisfechos de ello, porque nuestra plataforma y nuestro método de enseñanza/aprendizaje nos ha permitido ofrecer a nuestros alumnos nuestra mejor educación sin menoscabar su calidad ni su profundidad.

Y no podemos relajarnos. Una vez conocida cómo es esta situación inédita de cuarentena, debemos estar preparados, y concienciados, para nuevas situaciones en los próximos meses. En el mundo formativo debemos prepararnos para que el aprendizaje a distancia sea parte vital de nuestro sistema educativo, en los distintos niveles. Porque todos hemos vivido cómo hemos rediseñado y redefinido el área estratégica de la educación, ya presente en muchas de las principales universidades y escuelas del mundo anglosajón, durante el último mes de confinamiento. Esta metodología del teaching and learning establece un equilibrio entre las capacidades y las habilidades de los que enseñan, que tienen que modelar el mensaje y los contenidos para que el peso recaiga en los estudiantes, y en cómo éstos aprenden a aprender.

En nuestros másters, y gracias a nuestra plataforma de enseñanza online, permitimos estar en contacto con estudiantes y profesores de otras ciudades, de otros países, que asisten de forma telemática a cursos o módulos determinados y que van a influir muy positivamente en el desarrollo de habilidades comunicativas distintas a las que teníamos hasta ahora. No es lo mismo levantar la mano en clase o preguntar directamente a un profesor que participar en una sesión online, en la que hablamos a una cámara y debemos tratar de ser concisos y de aportar el máximo valor añadido en nuestras intervenciones. Ser muy certeros para también recibir la información deseada. Y eso, en plena pandemia, ha ayudado mucho a los alumnos para poder mantener un grado de atención máximo, a la vez que nos obligaba a nosotros a mantener ese nivel de exigencia deseado por todos.

¿De qué forma cree que ha cambiado la formación en los últimos años?

Si antes buscábamos ofrecer al alumno una formación adaptada a las necesidades del mercado, ahora lo que conseguimos es formar a profesionales que el mercado vaya a buscar, que vaya a necesitar. Ahora, en unos meses, en un futuro próximo. Queremos estar lo más cerca posible del mercado, ese tiene que ser el verdadero lugar de la formación superior. Adelantarnos a él, saber sus necesidades. Eso, por un lado, y por el otro, el conseguir darle al alumno lo que busca. Ayudarle, orientarle, guiarle, acompañarle en este viaje hacia un mejor futuro laboral y vital. Una visión muy diferente de la habitual que se tiene, o, mejor dicho, se tenía del mundo universitario y post universitario.

En cuanto a la evolución de la formación, si echamos la vista atrás solo 5 años, vemos que no se ofrece masters en Big Data, y que en el último curso ha multiplicado por 9 los alumnos inscritos en 2015. O la Ciberseguridad, que multiplica por 6 el volumen de matrículas en tan solo 5 años. De la misma manera que la Prevención de Riesgos Laborales, imprescindible en estos tiempos que corren, y que ha incrementado el número de alumnos en un 39% en este mismo periodo.

También ha cambiado el alumno. Fíjese, en 2014 el 53,60% de nuestro alumnado provenía de la empresa privada y casi el 40%, del desempleo. Hoy, los porcentajes están 66,5% de empleados de compañías privadas y los desempleados han descendido hasta el 22%, casi la mitad. Es decir, que quienes buscan másters y formación superior son sobre todo personas que, aun trabajando, quieren seguir formándose, reinventándose, adaptándose a los nuevos tiempos. Y es ahí donde IMF quiere acompañarles.

Se trata de un mercado formativo muy cambiante, y para el que, en IMF, llevamos años preparados.

¿Qué papel tiene la tecnología en IMF?

Es fundamental. No solo es una herramienta, sino que forma parte de nuestra filosofía y adaptación constante. Y, como comentaba antes, es básica para afrontar retos como una pandemia, desde luego, pero también para romper barreras, distancias. Para hacer de la formación un bien accesible, lo más sencillo posible para poder conectar a profesores, tutores, alumnos, expertos… a golpe de clic y no de kilómetros o de estaciones de Metro.

La tecnología forma parte del ADN de la escuela con el fin de sumar valor a la formación online. Gracias a ella, somos capaces de llevarla a todo aquel que la necesite, creando experiencias formativas en los alumnos a distancia, por ejemplo, con nuestra aula virtual denominada Live Room, que permite que todos los estudiantes pueden interactuar y verse a través de la pantalla, trabajar en equipos, etc., tal y como lo harían en la modalidad presencial. De esta manera, se logra transformar la educación remota en verdaderas experiencias y vivencias de aprendizaje interactivas.

A todo esto, añadir que como institución académica nos hemos ido adaptando a las nuevas tecnologías, con el fin de sumar valor a la formación online. La tecnología nos ayuda a todos y debemos hacer de ella el mejor uso, como así hemos tratado de hacer durante la pandemia. Nuestra capacidad de adaptación tecnológica ha sido la que nos ha ayudado a afrontar la situación de confinamiento en la que hemos vivido durante tantas semanas de manera natural y sin repercutir en la calidad de la enseñanza. No hemos dejado de trabajar ni un solo día por y para el alumno, adaptando su formación a nuestras posibilidades. Además, seguimos trabajando para adaptarnos a todos los cambios que están por llegar, que sin duda serán muchos, y sin perder ni un ápice de calidad en la formación de última generación ofrecemos.

La modalidad online ¿ha venido para quedarse? ¿Es posible que sustituya a la presencial?

Nosotros ya somos referencia como escuela online, que la elige el 93,9% de nuestros alumnos, por lo que no solo sabemos que ha venido para quedarse, sino que es una realidad y una opción cada vez más demandada por los alumnos en nuestro país.

Si utilizamos la herramienta de información de tendencias de búsquedas de Google, para analizar el interés de los usuarios en el ámbito educativo, apoyándonos en el ejemplo de búsquedas de "máster online" frente a "máster presencial", la tendencia de crecimiento es clara desde 2004 y se ha estabilizado con un ligero crecimiento desde 2014, acentuado en 2019.

Con estos datos de tendencia podemos pensar que la formación online ha venido para quedarse, en mi opinión como complemento de la formación presencial.

No se trata de sustituir a la formación presencial, sino de ser un complemento a esta. El alumno que prefiera presencial y le sea más cómodo, elegirá asistir a clase como hemos hecho todos. El que prefiera, por sus circunstancias laborales o vitales, cursar online, en IMF tenemos que darle la mejor experiencia, los mejores profesionales y la más avanzada tecnología para que su experiencia sea, al menos, tan enriquecedora como la presencial.

Y si vemos los últimos datos del sector, a nivel nacional e internacional, vemos que esta pandemia ha acelerado además el proceso 'migratorio' hacia la formación online. Un estudio realizado en España a 393 centros de formación afirma que el 90% de docentes es partidario de potenciar la formación para la enseñanza online tras valorar el cambio pedagógico experimentado desde la suspensión de la actividad docente presencial durante el confinamiento. Desde algunas instituciones académicas declaran que la demanda de matriculación en cursos online ha subido un 300% desde marzo hasta abril con respecto al mismo periodo del año anterior.

Y en cifras globales, según los datos que aportan desde la consultora de investigación de mercados Hamilton Global Intelligence, podemos ver que la formación online está en un momento imparable: el 49% de los estudiantes a nivel mundial declararon que habían realizado un curso online en los últimos 12 meses. Además, numerosas investigaciones arrojan evidencias de demuestran que los estudiantes retienen entre un 25 y un 60% más de contenido cuando lo han conocido a través de un dispositivo multimedia, mientras que en la enseñanza presencial el margen de retención está entre un 8 y un 10%; los alumnos aprenden más rápido con esta modalidad formativa al requerir menos tiempo porque pueden establecer su propia "ruta" de asimilación de la información: retornando a un epígrafe o vídeo, releyendo, acelerando un tema si ya tienen conocimientos previos o consultando conceptos en internet si surgen dudas a tiempo real.

Esta consultora es la responsable del conocido como Ranking de Instituciones de Formación Superior Online de Habla Hispana (FSO), que da a conocer a las 25 mejores instituciones que ofrecen másteres online y es una referencia tanto para el sector académico hispanohablante como para todos aquellos que se plantean la opción de ampliar sus estudios superiores. E IMF Institución Académica se encuentra entre las universidades y centros españoles del ranking.

¿Cuáles son las formaciones más populares de IMF?

El mercado demanda, además de los programas formativos tecnológicos como Ciberseguridad y Big Data, disciplinas con un gap entre necesidad del mercado y profesionales cualificados para responder a esa demanda, otras formaciones como la Prevención de Riesgos Laborales, los MBA, logística, que han jugado un papel

fundamental en la sociedad durante el confinamiento que hemos vivido. Sin olvidar los recursos humanos, tan importantes en la mejora de la gestión de las personas y la retención del talento

Así mismo, en nuestra institución la Prevención de Riesgos Laborales representa hoy día una de las disciplinas más demandas, en la misma línea de los MBAs tradicionales y sus especialidades, y de la formación relacionada con el Big Data, tan pujante y en crecimiento en los últimos tres años. Sin dejar de destacar la tradición en la formación de directivos de recursos humanos, o todo lo relacionado con el mundo alimentario, la logística y la ciberseguridad, que se hacen imprescindibles en un entorno que se está adaptando al teletrabajo de forma acelerada y sin los profesionales suficientes para garantizar la seguridad de la información. Todos ellos son campos con mucho recorrido y donde en IMF estamos posicionados como referencias en un mercado tan amplio como el español.

También quiero destacar el crecimiento de IMF Institución Académica en todo lo relacionado con la Formación Profesional, un área por la que hemos apostado escuchando al mercado y que demanda cualificaciones profesionales a las que, muchas veces, nos limitamos a dar en las escuelas de negocios.

¿Cómo se ha adaptado la oferta de IMF a las necesidades del mercado laboral?

Cada vez más, la propia sociedad va marcando una tendencia y el alumno se vuelve más exigente y desarrolla un criterio más técnico y también social, por lo que si se escucha el mercado puede apreciar que se pide algo más que un producto o servicio de alta calidad. A la hora de elegir formación, en la toma de decisión de compra se comparan las empresas y si una institución, además de la aportación técnica suma otros factores, tiene más posibilidades de ganar.

Después de estos 20 años centrados en el desarrollo de un modelo disruptivo, estamos más ilusionados que nunca por seguir proponiendo una formación de alta calidad y alto rendimiento para todos aquellos que quieren seguir creciendo personal y profesionalmente. Por ello y por otros factores, recientemente hemos sido valorados como la quinta escuela de negocios más prestigiosa de España y una de las 100 mejores del mundo por el ranking Youth Incorporated. Muestra de que nos adaptamos al mercado, y así nos lo reconocen nacional e internacionalmente. Y estamos orgullosos de ello, pero queremos seguir innovando, reinventándonos, escuchando al mercado como decía antes para saber lo que quieren las empresas para las que preparamos a nuestros alumnos.

Y si les escuchamos a ellos, todos quieren mejorar su situación laboral. Su empleabilidad. Un gran porcentaje de alumnos desea estudiar un máster ya sea para encontrar un empleo, encontrar uno mejor o mejorar en su puesto de trabajo. Además de hacer mejor su trabajo ayudado por las competencias y herramientas que le ofrece la formación, un mayor conocimiento y unas competencias mejores y más actuales ayudan al profesional a encontrar las mejores soluciones y proponer las mejores estrategias para el crecimiento de los proyectos personales, que es el proyecto más importante de nuestras vidas.

¿Cuáles son las habilidades más exigidas hoy en día en el terreno laboral?

Si tuviera que elegir dos, me quedaría con las habilidades de comunicación y las organizativas, puesto que son las más importantes para dar respuesta a las necesidades de la empresa y están en la base de toda vida laboral.

El factor determinante de cualquier habilidad organizativa es la transversalidad. La persona tiene una capacidad de competencia global y que da respuesta ante necesidades sociales, de gestión y técnicas. Esto permite a la larga poder gestionar equipos y comunicarse eficazmente, pero también ser capaz de planificar y organizar el proyecto. Si el perfil está en la base de la organización, sabrá priorizar y organizar sus funciones. En los puestos de dirección tendrá la capacidad de optimizar sus recursos. Las aptitudes organizativas buscan dar respuesta a la gestión de proyectos.

También destacaría otras habilidades, como la atención dividida para variar de tareas con agilidad y facilidad en caso de necesidad; adaptación, muy relacionada con poder moverse en el cambio; visión integral corporativa, pues es importante saber que no se trabaja en un departamento aislado; anticipación, coordinar y diseñar lo que va a pasar, que va de la mano de la planificación; liderazgo, saber gestionar un equipo de personas, partiendo de la inclusión, motivación, cohesión; gestión del tiempo para saber organizar, priorizar y delegar; gestión de recursos para prever aquello que se va a necesitar y evitar fallos y faltas en medio del proceso.

Aparte de las habilidades mencionadas, es importante recordar que, si un trabajador no está en lo que ya forma parte del cambio más revolucionario, la transformación digital, va a quedarse fuera de muchos procesos. Da igual cuál sea el rol, no importa la experiencia o el área en el que se haya movido. Si no eres digital, tu hueco será ocupado por otra persona.

En cuanto a puestos demandados, añadir que en IMF contamos con varias titulaciones para alumnos en las profesiones con más futuro.

También los distintos especialistas de ciberseguridad serán muy demandados, una de las grandes apuestas de IMF. Y en distintos puestos, como asegura la Guía Salarial Hays 2020, que son los que más se van a necesitar tras la pandemia. Perfiles que serán muy demandados en sectores como la banca, cuyas operaciones necesitan de manejo de información confidencial y que cualquier vulnerabilidad puede suponer un enorme prejuicio para la empresa. La cantidad de expertos y profesionales en este ámbito de la ciberseguridad no crece al mismo ritmo que las demandas de estos puestos sino más bien cada vez es menor, por lo que en IMF apostamos por potenciar la formación en esta materia tan necesaria en nuestro tejido empresarial.

¿Qué ofrece IMF a los estudiantes que se decanten por esta escuela?

IMF Business School está ofreciendo una formación muy práctica orientada 100% al ámbito laboral. Ya no solo por la variedad en formación y en el temario que ofrecen, sino en el modo en el que se imparte ya que está basado en el funcionamiento real y actual de las empresas. Un factor muy a tener en cuenta, pues los alumnos que estudian este tipo de formación buscan mejorar su situación laboral, ya sea para encontrar un empleo, encontrar uno mejor o mejorar en su puesto de trabajo.

Pero IMF Institución Académica es mucho más. En nuestra formación la experiencia no sólo es de conocimiento, sino que está impregnada de los valores de la casa: hacer accesible la educación, integridad académica y profesional, compromiso social, atención a la diversidad, aportar conocimiento y cultura para una igualdad plena y emprendimiento para que nuestros alumnos sean capaces de liderar proyectos y alcanzar sus objetivos. Somos una institución académica que siempre nos hemos preocupado por nuestro entorno y por ayudar a la sociedad en la que vivimos, porque creemos que debemos devolverle todo aquello que nos da y es por ello por lo que llevamos a cabo distintas iniciativas que han contribuido a mejorar la sociedad en el ejercicio de la responsabilidad social.

Sumar profesionalidad, tecnología, compromiso… a esos valores que aportamos a la sociedad a través de la formación nos diferencia de otras y, en muchos casos, hacen que el alumno acabe eligiéndonos para que le acompañemos en su camino formativo. Y en dos de cada tres casos, los alumnos mejoran laboralmente en los primeros seis meses después de acabar su formación con nosotros. Otro dato que nos hace sentirnos orgullosos no solo por ellos, sino también por nuestro equipo de trabajo y el nivel de nuestros docentes, y que demuestra que vamos en la dirección correcta.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.