Ecoaula

El 42% de alumnos de 12 y 13 años cree que su rendimiento se ha visto afectado por el uso de Internet, según un estudio

  • La investigación destaca que el 58% de los jóvenes entre 12 y 13 años pierde la noción del tiempo cuando está navegando por Internet
Madrid

El 42% de los estudiantes de 12 y 13 años cree que su rendimiento académico se ha visto afectado bastantes veces por el uso de Internet y un 25% reconoce que ha dejado de hacer rutinas como estudiar o ver a sus amigos por el smartphone.

Así lo pone de manifiesto el estudio sobre concienciación y uso del móvil entre adolescentes realizado por Celside Insurance y PantallasAmigas, con la colaboración de la Universidad de Deusto, para el que se ha encuestado a cerca de 1.350 alumnos de 1º de la ESO de centros educativos públicos y concertados de Barcelona y Madrid.

La investigación destaca que el 58% de los jóvenes entre 12 y 13 años pierde la noción del tiempo cuando está navegando por Internet; un 51% se enfada si le interrumpen cuando está 'online'; y un 67% abandona lo que está haciendo para atender el móvil. Asimismo, el 77% del alumnado encuestado opina que los jóvenes de su edad hacen un uso excesivo del móvil.

De este modo, el informe señala que el 40% de los alumnos de 1º de ESO utiliza móvil hasta tres horas diarias entre semana y más de un 18% entre tres y seis horas. Además, el tiempo medio de conexión se ha incrementado en dos horas durante el estado de alarma para el 37% de los encuestados, en tres horas para el 23%, y hasta en cuatro horas para uno de cada cuatro.

En relación con los usos principales, el estudio señala que los más habituales son relacionarse con amigos a través de llamadas (91%) o videollamadas (95%), y para estudiar (87%).

Por otro lado, la investigación muestra que un 33% de los encuestados ha pensado algunas veces que la vida sin Internet es aburrida y triste, un 21% lo ha pensado bastantes veces y un 11,5% afirma que casi siempre lo piensa.

En este sentido, un 49,9% de los jóvenes asegura que coge el móvil sin saber qué quiere hacer con él; un 32,6% afirma tener el teléfono en la mano siempre; un 19% lo revisa al despertarse, antes de poner un pie en el suelo, y un 17,5% lo revisa si se despierta en mitad de la noche.

Además, hasta un 9% ha llegado a poner en riesgo su propia integridad física o la de otras personas por hacer uso del móvil; y un 61,3% duerme con su teléfono móvil en la habitación, el 42,6% de ellos en modo 'No molestar'.

Hacer amistades en las redes sociales

La investigación concluye también que el 69% de los jóvenes emplea el móvil para conectarse a las redes sociales, medio en el que el 35% ha hecho nuevas amistades; al 49% le resulta una manera más fácil de relacionarse que en persona y un 42% lo considera un refugio cuando está triste.

Así, el 20% de los encuestados considera que los 'likes' y el número de seguidores le aporta popularidad, un 16% se compara con su entorno y un 12% necesita subir contenido para que sepan qué hace o dónde está. Además, un 13% acepta a desconocidos para ganar seguidores y 'likes'.

La doctora en Psicología y profesora titular del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad de Deusto, Ana Estévez, ha explicado que "recibir una respuesta inmediata por una acción como subir una imagen o comentario a la red a través de un 'like' o por el aumento de seguidores es un elemento que puede convertirse en adictivo, especialmente entre los y las jóvenes y adolescentes".

"A estas edades la necesidad de reconocimiento y aceptación por parte de los iguales es un aspecto nuclear. Asimismo, su valor como personas se construye en relación con otros: por ejemplo, si subir imágenes con determinados contenidos es seguido por muchos seguidores y seguidoras, se buscará seguir repitiendo las acciones para buscar la sensación de ser valorado por los demás", ha manifestado Estévez.

Móvil propio

El 84,5% de los estudiantes afirma tener móvil propio, mientras que el 73,4% hace uso de un teléfono móvil, aunque no sea exclusivamente suyo.

Por otro lado, el 77% de los alumnos considera que las personas de su edad lo emplean de forma excesiva, mientras que el 66% de los progenitores opina esto mismo del uso que hacen sus hijos del teléfono. Además, el 26% de los estudiantes cree que sus progenitores emplean más el móvil que ellos, y un 41% de los padres afirma haber cogido el móvil de su hijo sin su permiso.

Después de participar en los talleres Smarthuman, cuyo objetivo es promover un uso inteligente del móvil, la mayoría de los alumnos es algo más consciente de los problemas físicos derivados de un sobreuso que pueden afectar a la visión, espalda o cervicales, así como sentimientos de aislamiento o problemas de sueño.

Por último, un 56% afirma que su voluntad es emplear el móvil menos tras participar en estos talleres, algo que la gran mayoría de este porcentaje, un 74%, no se había planteado antes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin