Ecoaula

Estudiantes de UPO piden tener en cuenta su "salud mental y carencias materiales" para evaluarlos

  • A ello suma la contraposición del confinamiento y la forma de vida mediterránea
Sevilla

El Consejo de Estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide (Ceupo) ha pedido a la institución académica que tenga en cuenta a la hora de evaluarlos su "salud mental" y las "carencias materiales" a las que se enfrentan ante el confinamiento provocado por el estado de alarma con el in de contener la propagación del coronavirus.

En este sentido, los estudiantes indican en un comunicado que están realizando encuestas entre el colectivo y recogen llamadas de alumnos advirtiendo sobre "problemas del sueño, en su estado de ánimo o en su autoestima", a lo que suma que el "estrés" generado hace que se sientan "incapaces de aprobar". Por ello, instan a analizar la incidencia del estado de alarma y la docencia telemática en la salud mental del estudiantado universitario y tenerlo en consideración en los procesos de evaluación y de recalendarización para "proteger los derechos".

Tras hacer referencia a posicionamientos de expertos o de la propia Unesco sobre que "la reducción del tiempo de enseñanza influye en el rendimiento", Ceupo incide en que la "actual situación estresante agravacuadros preexistentes de ansiedad o crea otros nuevos, por lo que no nos permite elaborar mentalmente un mensaje claro que decirnos a nosotros mismos para entender si lo que estamos haciendo para afrontar la situación es lo correcto o no".

A ello suma la contraposición del confinamiento y la forma de vida mediterránea, así como la influencia de las redes sociales, lo que "se traduce en incertidumbre y baja productividad, que afecta negativamente al estudio y a la producción de trabajos y se ve agravado por la excesiva carga de trabajo a la que el estudiantado se está viendo sometido como consecuencia de la docencia 'on line'".

También, menciona las "carencias materiales", al existir estudiantes sin Internet u ordenador, además de que quienes tienen pueden verse obligados a compartirlo por el teletrababjo de familiares en la vivienda o porque tengan hermanos que reciban igualmente teledocencia.

"Tanto el confinamiento forzoso como la docencia 'on line' están trayendo consigo consecuencias fuertemente nocivas para la salud mental e incluso física del estudiantado que, en muchos casos, constituye población de riesgo en este sentido", concluye.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin