Ecoaula

El aprendizaje del inglés fomenta la autoestima de los alumnos con necesidades especiales

  • Algunos de los alumnos e incluso algunos padres cuestionan la necesidad de hacer un examen
Madrid

Sam, tiene necesidades especiales y ha aprobado el Grade 4 del Trinity College London. Un ejemplo de superación para demostrar que cualquier reto puede conseguirse sin importar las capacidades que se tengan. Sam es uno de los primeros alumnos con necesidades especiales en obtener el título oficial de un segundo idioma con Trinity College London.

Además, aceptó el reto de grabar un vídeo para el Trinity con la finalidad de visibilizar y animar a otras personas a aceptar ese reto de forma positiva. Este tipo de acciones derriban los estereotipos negativos y abren nuevos caminos. En palabras de Sam «las personas con distinta capacidad podemos aprender inglés y cualquier cosa que nos propongamos». Sobre su experiencia el día de la grabación del examen «resultó genial, la examinadora era muy maja y muy agradable conmigo. Cuando terminó el examen me sentí aliviado y cuando lo vi en YouTube, me emocioné, pero no lloré. Tenía un subidón total. Fue una sensación increíble», explica Sam.

Las personas que presentan alteraciones del desarrollo, sea como trastorno del espectro autista, síndrome de Down, TDAH, discapacidad intelectual, etc., más allá de estos diagnósticos pueden prepararse para aprender idiomas y titularse.

"Cuando un alumno con necesidades especiales quiere aprender, como quieren estos alumnos, es responsabilidad del equipo buscar la manera. No siempre es obvia, pero siempre empieza por el absoluto convencimiento de que todo el mundo puede aprender", explica Serena Durán Sela, directora de la ONG "Call it ability" (Un invitado más). Tal y como explican desde Trinity College London, "fomentar la educación de cualquier persona constituye una labor social y laboral. Porque no solo aprenden inglés, "el objetivo es que se certifiquen para dar valor a este proceso de aprendizaje y para dar oportunidades de desarrollo personal y profesional", explican.

"Si al alumno le transmitimos dudas sobre su capacidad, mermamos su autoeficacia. Todo este oscuro escenario cambia cuando cambian las expectativas", expone Durán Sela. Es un hecho que todas las personas pueden aprender y eso debe guiar al sistema educativo. Desde la ONG consideran que muchos de estos alumnos dejaron de estudiar inglés tras una adaptación curricular escolar que consideró un segundo idioma era innecesario para su futuro.

Sam, que ahora tiene 18 años, ha aprobado el Grade 4 del Trinity College London y tras este hito se le ocurrió que él podría enseñar a otras personas "con distintas capacidades". Es de esas personas que animan a seguir superándose e intentar probar cosas nuevas rompiendo cualquier barrera. "Podríamos utilizar su experiencia de aprendizaje y el efecto que estaba teniendo en su autoestima, como motor de un nuevo proyecto. Y, así surgió la ONG "Call it ability"", explica Durán Sela.

Desde la ONG y con el apoyo de Trinity College London, dan las clases en asociación ALARDE, un centro creado por padres donde las dificultades se consideran retos y donde la energía positiva decora cada esquina. Gracias a este tipo de acciones se consigue derribar los estereotipos negativos y abren camino a la inclusión educativa. Tal y como explica Sam "las personas con distinta capacidad podemos aprender inglés y cualquier cosa que nos propongamos".

Desde Trinity College London y la ONG les asisten facilitando los recursos educativos que requieren y acompañándolos en el camino del aprendizaje, siempre enriquecedor para todos.

¿Por qué hacer un examen oficial de inglés?

Viajar, para trabajar, para cantar en inglés, para aprender, para hablar con la novia de mi hermano son algunos de los motivos por los que estos alumnos quieren tener la certificación oficial de un segundo idioma.

Sin duda, sería mejor preguntarse si hay algún motivo por el que una persona con diversidad funcional no puede o debe hacer lo que para el resto de su generación se considera imprescindible. Algunos de los alumnos e incluso algunos padres cuestionan la necesidad de hacer un examen pues podrían no aprobarlo. «Protegerse del fracaso es normal, pero no sería un examen sin la posibilidad de suspender. Transmitir confianza en las posibilidades del alumno a éste y a su entorno, escéptico tras años de obstáculos escolares, era parte del reto», comentan desde la ONG.

Tal y como explican "pensamos en el GESE grade 1 de Trinity College London por mi propia experiencia como centro examinador y porque al ser un examen hablado en el que el examinador interactúa directamente con el alumno, posibilita el que pueda adaptarse en tiempo real". Trinity College London exige el mismo estándar de calidad en todos sus exámenes, permitiendo que, si el candidato con Special Needs así lo pide, obtener tiempo extra en el examen. En definitiva, "es importante considerar a cada estudiante individualmente", concluyen.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin