Ecoaula

España, país exportador de talento con insuficiente inversión en I+D+i

Madrid

Para esta nueva legislatura, Pedro Duque deberá defender desde el Consejo de Ministros que España incremente el presupuesto que destina a I+D+i. En el acuerdo alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos se comprometen a "aumentar la inversión pública en I+D+i civil por encima del incremento del límite de gasto no financiero del Estado" y también a "avanzar hacia los objetivos comunitarios de inversión total pública y privada".

Según el Informe Cotec 2019, de la Fundación Cotec, la innovación en España apenas se mueve y, lamentablemente, se deja arrastrar por el impulso y la dirección que marcan otros países sin asumir el liderazgo necesario para establecer una estrategia propia. La principal conclusión de este estudio destaca que la inversión de España en I+D+i creció un 6% en 2017 situándose en 14.052 millones de euros, 792 millones más que un año antes. Es decir, se gastó el 1,2% del PIB en Investigación y Desarrollo en 2017, menos que hace una década, cuando el gasto fue del 1,23%, según el análisis del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir del último informe del Eurostat, publicado el 10 de enero de 2019.

España está, además, entre los seis países en los que en la última década se ha reducido el gasto que Gobierno, empresas, universidades y organizaciones sin ánimo de lucro dedican a este fin, ya que en 2007 equivalía al 1,23% del PIB del país. Sin embargo, en términos absolutos, la cantidad ha aumentado desde 13.342 millones de euros en 2007 hasta 14.052 millones de euros en 2017.

En cuanto a la evolución de la inversión en I+D de las Comunidades Autónomas, el País Vasco, Navarra, Madrid y Cataluña siguen siendo las comunidades con un nivel de esfuerzo que supera la media de España. No obstante, en el contexto internacional, pese al incremento de la inversión en los últimos años en I+D de las empresas españolas, y de forma similar al comportamiento de la inversión total en I+D, la brecha con el promedio europeo se sigue ensanchando en términos de esfuerzo. Por ello, Gobierno y oposiciones creen firmemente que la innovación debe contar con un mayor compromiso por parte de todas las Administraciones Públicas.

El reto de Pedro Duque vuelve a ser el de alcanzar un gran pacto de Estado que implique a las principales formaciones políticas y sectores para aumentar paulatinamente el gasto en I+D+i y reducir la brecha que cada vez distancia más a España de los países que más dinero destinan a la investigación.

Además, la inestabilidad y la precariedad siguen ahí, 2020 deberá ser de manera inequívoca el inicio de la remontada en la ciencia y es que los datos indican que España ha visto reducido su número de investigadores. Xosé R. Bustelo, presidente de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica), indica que España "ha perdido aproximadamente 20.000 millones de euros a lo largo de estos últimos 15 años de su sistema de I+D+i y existen grupos que, a pesar de su productividad científica, tienen presupuestos entre un 25% y un 50% inferior a lo que tenían hacer 15 años".

Lejos de la media europea

Las entidades científicas y sindicatos han alertado en numerosas ocasiones del deterioro del sistema de I+D español, algo que mantiene a España lejos de la media europea. Pablo Giménez Gómez, presidente de la Federación de Jóvenes Investigadores, destaca que "no aumentar la inversión es lo que está produciendo que no podamos recuperar el sistema y que cada vez nos encontremos más y más lejos de los países de nuestro entorno".

"Se debe mejorar la fórmula de contratación y aumentar la remuneración"

En cuanto al programa impulsado por el Gobierno para retornar el talento españo. R. Bustelo añade que "los programas dirigidos a este fin siguen siendo tímidos y limitados. Al menos, no se ha materializado en nada concreto. Y los datos recientes de la Unión Europea reafirman esta obsevación: España es, junto con Italia, el país europeo que pierde más personal cualificado en Europa". Ete plan incluye medidas para facilitar la vuelta de los emigrantes españoles y favorecer que España se convierta en un lugar atractivo para que puedan desarrollar sus proyectos de vida personales y profesionales. Con este nuevo Gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos destacaron en su acuerdo que van a poner especial énfasis en los jóvenes que han tenido que emigrar en los últimos años y los investigadores que han tenido que abandonar nuestro sistema científico.

Por su parte, Giménez Gómez destaca que, además, "se debe mejorar las fórmulas de contratación y aumentar la remuneración, se debe además agilizar todo el sistema, no es viable que los concursos públicos tarden en resolverse casi un año, eso obliga irremediablemente a que los jóvenes tengan periodos en blanco en su vida laboral".

Asimismo, Perla Wahnón, presidenta de Cosce (Confederación de Sociedades Científicas de España), indica que "el talento volverá solo cuando se den las condiciones para, por ejemplo, seguir investigando al mismo nivel que ya lo están haciendo en otros países y, por ejemplo, la Agencia Estatal de Investigación gestione con claridad las convocatorias y proyectos. Hay que acabar con la incertidumbre".

Los nuevos PGE

El impulso de la inversión en I+D+i como motor de innovación económica y de la modernización del sistema productivo no se cree que llegue con los nuevos presupuestos. Y es que las Administraciones han mantenido unos presupuestos muy bajos para la I+D, influidas por la austeridad de la financiación proviniente de algunos ministerior. Cabe destacar que los únicos sectores en los que se invierte, son el TIC, el biotecnológico o el farmacéutico. César Ullastres, tesorero y portavoz de la AEAC (Asociación Española para el Avance de la Ciencia), asegura que "las cosas no van a cambiar con la urgencia que se requiere. El Presupuesto que se presentó a principios de año pasado y que fue rechazado provocando nuevas elecciones y que, mucho nos tememos será parecido al que se presente ahora, contemplaba un tímido aumento en las partidas destinadas a I+D seguirán contemplando en un porcentaje nada desdeñable activos financieros en forma de créditos que maquillan las cuentas públicas de cara a la UE pero a los que, ya se sabe, los grupos de investigación no pueden acceder".

Al otro lado de la balanza se encuentra Eva Ortega-Paíno, secretaría general de Raicex (Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior), quien destaca que frente a un año 2019, dominado por la inestabilidad y precariedad en la ciencia, se necesita "un Pacto de Estado para la Ciencia que garantice un sistema estable independiente de vaivenes políticos". "Esperamos que el recién elegido Gobierno cumpla los compromisos que pronunció el ministro Duque en su discurso de nombramiento como ministro de Ciencia, como son la promoción de la Diplomacia Científica y fortalecer la atracción y retención de talento del exterior.

Estos compromisos, junto con mayor inversión para la ciencia anunciada en el pacto de gobierno, la agilización e independencia de la gestión administrativa de la investigación, así como eliminar esos vacíos de financiación en muchos casos de cinco a ocho meses sería una mejora real de la situación de la Ciencia en nuestro país", añade.

"España ha perdido 20.000 millones de euros a lo largo de estos últimos 15 años"

Frente a lo que parece evidente, que muchos de nuestros científicos se van a otros países, en España contamos con pocos científicos de otras nacionalidades para ocupar puestos en los centros españoles. Giménez Gómez indica que "está claro que somos un país exportador de talento, pero si queremos crecer como país que apuesta por la investigación y el desarrollo debemos ser capaces de captar talento extranjero. Cuando uno observa los laboratorios de cualquier país de nuestro entorno se da cuenta de que existe gente de gran cantidad de nacionalidades, eso es algo que en España no pasa. Para corregirlo es necesario hacer atractivo nuestro sistema científico, eso pasa por dotarlo de una mejor financiación, pero también implica que los trámites burocráticos sean menores y que se sea ágil a la hora de contratar al personal".

Las reformas que necesita la ciencia

ASEICA

Potenciación de la AEI (Agencia Estatal de Investigación) y del ISCIII (Instituto de Salud Carlos III) y, especialmente, su capacidad de trabajar con presupuestos plurianuales. Crear un marco que permita la competencia en igual de condiciones de centros de investigación de diverso tipo (OPIS, institutos sanitarios, centros singulares). Potenciar medidas que favorezcan la traslación de resultados al sistema productivo. Eliminación de trabas burocráticas en la actividad científica diaria y en la creación de nuevas empresas.

FEDERACIÓN DE JÓVENES INVESTIGADORES

Existen muchos problemas que hay que afrontar, desde la captación de talento extranjero al mantenimiento del propio o la excesiva burocratización del sistema que nos obliga a rellenar poco menos que tres instancias y solicitar dos presupuestos para comprar un boli. Aunque sin duda el principal problema que debe afrontar la universidad española es que durante los próximos tres años se va a jubilar casi un tercio de su plantilla.

AEAC

Un plan decidido y urgente que recupere el nivel de personas dedicadas al trabajo científico y reduzca las edades medias de las plantillas que actualmente lo ocupan. La elaboración de un Estatuto del Personal de Investigación (investigadores, técnicos de laboratorio y gestores de I+D) que incluya la carrera profesional, sus deberes y sus derechos, para todos los colectivos implicados y que facilite la movilidad de los mismos entre las diferentes instituciones del sector público y entre los investigadores públicos y los investigadores que trabajan en las empresas.

COSCE

Un Ministerio de Ciencia con mayor peso político; la firma de un Pacto de Estado por la Ciencia; la puesta en marcha de una Agencia Estatal de Investigación independiente de la Administración y gestionada por personas expertas del mundo de la ciencia; y la institucionalización de asesores científicos tanto para el Gobierno como para el Parlamento.

RAICEX

España aún no ha estandarizado el uso del inglés en el proceso de publicación y solicitud de todas las convocatorias públicas, a diferencia de los principales países con un fuerte I+D+i. De la misma manera, la presentación de solicitudes ha de ser sencilla y robusta a través de presentaciones telemáticas. Estas medidas facilitarían la participación de profesionales que trabajan fuera de nuestras fronteras, lo cual enriquecería nuestro sistema.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin