Ecoaula

El turismo idiomático genera más de 2.000 millones de euros en todo el mundo

  • El perfil del turista idiomático es el de jóvenes de entre 18 y 25 años
Madrid

Según un análisis realizado por la consultora de formación de idiomas para empresas Hexagone el turismo idiomático se ha convertido en el motor económico que no deja de crecer atraído por la cultura, el ocio pero sobretodo por la necesidad de aprender idiomas para prosperar profesionalmente.

El turismo idiomático es una modalidad de turismo cultural que se centra en el aprendizaje del idioma local como motivo principal del viaje. En una época tan globalizada en la que las distancias ya no suponen un problema para las personas, según datos recogidos por Hexagone, 4 de cada 5 trabajadores estaría dispuesto a viajar para aprender idiomas.

Por idiomas, el que más factura es el español seguido de cerca del inglés. Se trata de los dos idiomas que más se estudian en este momento. El español tiene más de 21,5 millones de estudiantes como segunda lengua. España por su cultura es el destino preferido para aprender y perfeccionar el idioma. Destacan ciudades como Madrid, Sevilla, Barcelona, Valencia, Salamanca y Málaga.

Según este análisis realizado por la consultora de formación de idiomas, son los jóvenes los que más viajes realizan con este objetivo. Concretamente el 77% de los turistas idiomáticos son personas de entre 17 y 30 años que pasan más de un mes haciendo turismo en un mismo país. Un 16% de los turistas idiomáticos ya se encuentran trabajando.

El principal motivo para realizar este tipo de turismo es perfeccionar el idioma. Hoy en día se tiene una gran conciencia sobre esta necesidad para conseguir un mejor trabajo con un mayor sueldo. El turismo idiomático además de conseguir esta mejora en la formación conlleva un importante componente de motivación ya que mientras se aprende se está disfrutando de la experiencia de la inmersión lingüística.

Gaëlle Schaefer, directora de Hexagone explica, "La clave para obtener una inmersión lingüística completa es prolongar la duración del viaje lo máximo posible. Cuanto más tiempo pase con la inmersión lingüística mejores resultados se obtendrán. Los jóvenes son los que generalmente más tiempo pueden dedicar a este tipo de formación por disponer aún de más tiempo".

Principales destinos para turismo idiomático

Según Hexagone cualquier país, por su riqueza cultural, es susceptible de fomentar el turismo idiomático. Sin embargo el viajero que practica este tipo de turismo se decante por lugares en los que además de la cultura se le permite disfrutar de experiencias de ocio, deporte y otras actividades diferentes.

En este sentido dependiendo del idioma que se quiere perfeccionar destacan algunos destinos:

- Inglés: Irlanda, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Malta o Australia

- Francés: ciudades de Francia como París, Lyon, Montpellier, Niza o Toulouse son las escogidas. Para los que prefieren otros países también podrán perfeccionar el idioma en Bélgica, Suiza o Canadá.

- Alemán: en ciudades alemanas como Berlin, Munich, Franckfurt o Colonia. También existen otros destinos como Austria o Suiza donde poder perfeccionar el alemán.

- Español: Destaca España, principalmente ciudades como Madrid, Sevilla, Málaga, Barcelona o Valencia. Fuera de las fronteras países como México

5 claves para una inmersión

Para concluir, desde Hexagone se ofrecen 5 consejos para que a la hora de practicar turismo idiomático se consiga una eficaz inmersión lingüística:

Experimentar con la cultura : Se trata de un factor esencial para empaparse del idioma. Conseguir mezclarse con la gente y aprender la cultura. Porque el idioma es la parte fundamental de cualquier lengua.

Disfrutar con la gente y naturalizar el idioma: Sólo entremezclándose con las personas locales se podrá naturalizar el uso y aprendizaje del idioma. Aprender a responder y pensar en el idioma local así como de disfrutar de los recursos del idioma local.

Practicar actividades: Una forma de motivarse para aprender más rápido es practicando deporte o realizando otras actividades de ocio en el idioma local. De esta manera se fomentará el uso del idioma para aprender, practicar y mejorar la lengua local.

Vivir experiencias propias: Es recomendable vivir experiencias en primera persona como por ejemplo entrar a formar parte de una familia local y así participar de todas las actividades propias de la familia.

Aprender a desenvolverse en el entorno de la lengua: Vivir la lengua desde dentro y aprender a desenvolverse en situaciones cotidianas de la vida en el extranjero.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin