Ecoaula

La UOC y Elisava ponen en marcha el primer máster en línea con realidad virtual y aumentada que enseñará el diseño de espacios

  • El estudiante, equipado con un casco de realidad virtual, entra en un sistema inmersivo que hace visible lo invisible
Barcelona

¿Qué sensaciones nos provocaría nuestro salón si pintáramos sus paredes blancas de ocre? ¿Y si pudiéramos, además, comprobar qué tono quedaría en cada momento del día calculando la luz que entra por la ventana a cada hora? ¿Cambiaríamos la distribución de los muebles si pudiéramos "visibilizar" la temperatura, sabiendo qué partes del espacio reciben más frío y cuánto exactamente? Estas son solo algunas de las preguntas a las que dará respuesta el nuevo máster de Diseño de Espacios, Realidad Virtual y Aumentada impartido por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Escuela Universitaria de Diseño e Ingeniería de Barcelona (Elisava), el primero en España en utilizar la realidad virtual para la docencia a distancia del diseño de espacios.

"Las tecnologías inmersivas están ya suficientemente maduras para poder organizar la docencia a distancia, centrada en el usuario, como si fuera presencial", señala uno de los dos directores académicos del máster, Pierre Bourdin, ingeniero de informática y robótica, doctor en Realidad Virtual y profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. "Lo que en una clase presencial se haría mediante una visita para ver in situ un edificio, desarrollando actividades didácticas en el contexto del diseño de espacios, aquí se hace mediante el uso de las tecnologías inmersivas, que están presentes en todas las asignaturas del máster. Solo es necesario que el estudiante se ponga su casco para entrar en el mundo virtual", señala.

El casco de realidad virtual al que hace referencia, que cada alumno matriculado recibirá en su casa, es clave para la inmersión en los espacios, ya que permite entrar en el lugar como si fuera real. Según explican los responsables del máster, es la herramienta con la que se puede acceder a distancia al espacio proyectado, sintiéndolo y apreciando los volúmenes, la distribución y las sensaciones.

Pero además, gracias a su sistema de rastreo avanzado y a sus mandos, permite una interacción con el entorno virtual. "El sistema calcula la posición y la orientación en tiempo real del usuario y de los mandos. Esto permite que el estudiante pueda moverse e interactuar con el entorno virtual de forma casi natural", explica Bourdin, añadiendo que otro aspecto importante es que el casco permite superar las posibilidades de la docencia presencial en el sentido de que deja visibilizar aspectos invisibles, como la temperatura, la humedad o las ondas electromagnéticas. Porque, como explica Ricardo Guasch, doctor en Arquitectura y director del posgrado de Diseño del Espacio Interior. Espacios de Trabajo y del máster de Diseño de Interiores para Hoteles, Bares y Restaurantes de Elisava, y también director del máster de la UOC, una de las propuestas de este curso es que estas técnicas inmersivas "permitan a los profesionales, en tiempo real y en fase de proyecto, mejorar no solo las características formales, sino también las características intrínsecas de los espacios, aquellas que van más allá de su mera apariencia formal. Debemos responder con el diseño a esas exigencias".

Se refiere a dar soluciones a inquietudes de la sociedad actual como la ecoeficiencia

Se refiere a dar soluciones a inquietudes de la sociedad actual como la ecoeficiencia, la condición saludable de los espacios, los nuevos materiales, la conectividad de internet de las cosas (IoT) o las tecnologías de última generación como la inteligencia artificial o la robótica. "Todo eso puede integrarse en el proyecto", explica Ricardo Guasch, que recuerda que mientras la realidad virtual permite hacer una simulación de las características de los espacios en 3D y en movimiento, incorporando la iniciativa del usuario en esa experiencia, la realidad aumentada aporta datos a esa experiencia. "La suma de ambas ofrece una información compleja con la que puede interactuarse para mejorar las prestaciones de un espacio. Es obvio el potencial que esto supone en el proceso de un proyecto arquitectónico o el diseño de un interior. Se trata de dotarse de las herramientas que permitan el mayor control posible sobre todo ello en fase de proyecto, para mejorar los resultados y para minimizar los errores".

La docencia del futuro

Las tecnologías inmersivas son las que han hecho realidad sueños como levantar el edificio de oficinas más sostenible del mundo, The Edge, ubicado en Ámsterdam, que recibió una puntuación de 98,36 % cuando fue evaluado para el sello BREEAM, que certifica a escala internacional la construcción sostenible. Fue posible idearlo porque en el mercado de la realidad virtual y aumentada ya se habían desarrollado conectores (plugins) y aplicaciones dirigidas a arquitectos y diseñadores de interiores.

Sin embargo, como explica Pierre Bourdin, hasta la fecha no se había desarrollado nada similar para la docencia, por lo que para este máster tuvo que crearse específicamente una nueva aplicación. "Hemos desarrollado con la empresa VirtualAge una aplicación dedicada a la docencia y en particular a la docencia del diseño de espacios. El conector típico permite visualizar un proyecto con el casco, lo que es una buena idea. De hecho, en el máster se va a estudiar el uso de conectores. Pero necesitábamos ir más allá, resaltar aspectos pedagógicos para poder enseñar y mostrar las posibilidades de nuevos tipos de materiales, la ecoeficiencia, el bienestar, la salud o los espacios conectados", resume el profesor de la UOC.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin