Día del agua

El agua como mejor aliada para la salud de tu piel

  • Diferentes hoteltes y centros de belleza se suman a la tendencia de la hidroterapia
  • Ofrecen multitud de tratamientos con el agua como principio activo
Tratamiento ?Algas Kelp? de la cl?nica Carmen Navarro.
Madrid

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua para recordar la relevancia que tiene este líquido en nuestras vidas. Los beneficios de esta sustancia para la salud, en todas sus formas, son cada vez más conocidos por la población general, por lo que las técnicas y tratamientos estéticos basados en este compuesto son cada día más populares. En este sentido, existen diferentes centros de belleza y hoteles de lujo que han dedicado una importante división de sus servicios a desarrollar métodos y rituales de hidroterapia.

Pese a haber un sinfín de métodos y tratamientos con el agua como principio activo, uno de los más destacados en los últimos años es el masaje subacuático de Tacha, el centro de belleza integral de la Capital. Se trata de un tratamiento relajante personalizado, con un efecto drenante muy intenso que se realiza mediante la aplicación de un chorro a presión bajo el agua en una bañera. En cuanto a modus operandi, el usuario sumerge el cuerpo en una bañera a una temperatura confortable entre 31º y 34º, mientras que el terapeuta dirige de forma manual el chorro de agua que incide en la superficie corporal de manera sincronizada y metódica, jugando con la presión del agua, la temperatura y la inclinación de la manguera según la zona a tratar y la sensibilidad de la persona.

Bañera de masaje subacuático de Tacha.

El tratamiento comienza en decúbito supino (boca arriba) por los pies, piernas, abdomen y brazos. A continuación, se colocaría en decúbito prono (boca abajo) y continuaría el masaje desde los pies, piernas, glúteos hasta la zona lumbar. Una vez acabada esta fase, se masajea la zona dorsal y el cuello con movimientos ascendentes y circulares que estimulan el sistema linfático. Gracias al impacto del chorro de agua sobre la piel, se produce una pérdida inmediata de volumen, moldea la silueta, combate la celulitis, mejora notablemente la circulación, facilita el metabolismo celular y alivia las piernas pesadas.

El masaje subacuático produce una pérdida de volumen y mejora la circulación

Por otra parte, si hablamos de métodos basados en esta sustancia no podemos olvidarnos del mar y su agua salada. Carmen Navarro, una de las clínicas de belleza referentes del sector, explica que "al margen del efecto de relajación y bienestar que el mar nos proporciona, son infinitos los principios activos que encontramos en sus profundidades y que han pasado ha convertirse en grandes aliados para nuestra piel". Tal y como explican desde la clínica, el alto contenido en minerales de la sal marina no solo nos ayuda a eliminar células muertas, también absorbe las toxinas e impurezas. Además, suaviza la dermis, dándole un aspecto vital inmediato y mejorando el tono. Por otra parte, al contener calcio, limpia los poros obstruidos y, en caso de acné, reduce las posibles infecciones. "A nivel corporal seguro que has sido testigo de cómo un baño con sal marina alivia las piernas hinchadas, mejora la circulación sanguínea y alivia la sensación de cansancio. El magnesio que contiene, además, evita la retención del líquidos. Sus vitaminas y minerales alimentan las células de la piel para que trabajen mejor, consiguiendo una piel más tersa", continúan desde Carmen Navarro.

"En la profundidad del mar encontramos infinitos principios activos para la salud de la piel"

Pero, además de los beneficios que se obtienen de la superficie, la profundidad del mar es una fuente inagotable de principios regeneradores y antiedad. Uno de los casos más destacados es el del termófilus, un microorganismo que crece en condiciones extremas y que, por tanto, tiene la capacidad inteligente de proteger las células. Vive en las profundidades del mar del Polo Sur, una región volcánica donde la temperatura del agua nunca es constante. El microorganismo puede ajustar continuamente su ADN, y sus beneficios se notan de manera inmediata en nuestra piel. Sirviéndose de este microorganismo, desde Carmen Navarro realizan un cóctel marino bajo el nombre de Sea Creation, donde combinan el termófilus con un extracto de algas verdes de caviar, con el objetivo de optimizar las funciones dermatológicas, proteger la piel y reducir los signos del envejecimiento.

Continuando con las experiencias marinas que desarrollan desde este centro de belleza, el tratamiento Algas Kelp es otra de las joyas de la corona. Con este método, se envuelve al cliente con algas reconstituidas con un gel a base de 31 plantas que provocan siete acciones remodelantes en el cuerpo. Las algas Kelp crecen en temperaturas menores a 20ºC, en aguas ricas en nutrientes de los círculos polares, los hábitats marinos biológicamente más productivos del mundo. En oriente, se usan como complemento alimentario. Son algas pardas cuatro veces más efectivas que la envoltura de algas micronizadas tradicionales. "Reconstituímos el alga con agua caliente y sales de mar enriquecidas con magnesio y con aceites esenciales depurativos a base de limón, laurel y maleleuca. Se aplican sobre los depósitos grasos favoreciendo la movilización de sales minerales y oligoelementos, capaces de estimular el metabolismo basal y aumentar el drenaje, estimulando el sistema inmunitario con actividad anti–bacteriana. Previo a la envoltura se aplica un paté de wasabi y jengibre para activar la microcirculación. Conseguimos movilizar grasa, estimular el metabolismo celular, eliminar toxinas y la mineralización de la piel", concluyen desde Carmen Navarro.

Tratamiento 'Algas Kelp' de la clínica Carmen Navarro.

Hoteles de lujo con espacio 'Wellness'

Pero los centros de belleza no son los únicos que se han animado a ofrecer rituales acuáticos para mejorar la salud de nuestro cuerpo. Siguiendo esta tendencia, muchos hoteles han incluido y mejorado en los últimos años sus zonas de spa y tratamientos Wellness. El Hotel Wellington de Madrid, que acaba de reabrir sus puertas tras haber estado cerrado casi un año por la pandemia, es uno de los mejores ejemplos con su reciente estreno del Spa Le Max Wellness Club Wellington, el club más exclusivo de Madrid, con tan solo 300 plazas para socios y huéspedes del hotel. Enfocado al cuidado y la salud de sus clientes, el spa cuenta con una zona de aguas con piscina exterior para la temporada de verano, con el servicio del prestigioso restaurante ecológico Raíces. Además, tiene un spa interior conformado por una piscina de 16 metros que incluye circuito de hidroterapia con diferentes chorros de presiones; jacuzzi de termoterapia con una temperatura de 38º; pileta de crioterapia a 7º; sauna de última generación y Hamman. Todo, pensado desde un concepto holístico y relajante, pero también terapéutico, incorporando programas diseñados a la medida de cada usuario.

Parte del Spa Le Max Wellness Club Wellington.

Y si hablamos de hoteles con spas rehabitalizantes, no podemos olvidarnos del Four Seasons. El hotel, que abría sus puertas en la capital hace seis meses, cuenta con spa de 1.450 metros cuadrados que culminan con una piscina de 14 metros de largo y que ofrece una gama de exclusivas terapias y tratamientos para huéspedes y visitantes.

Este lugar ofrece una gama de rituales corporales para proporcionar una profunda relajación, entre los que destaca la Experiencia Canalejas de 90 minutosdir, digida a aquellos que se sienten con poca energía, tienen retención de líquidos, hinchazón en la cara, piel estresada o piernas cansadas. Se trata de un tratamiento que ofrece un exuberante ritual de desintoxicación que combina contrastes de temperatura y aromaterapia pura.

Spa Four Seasons.

Esta experiencia incluye un baño de vapor purificante, seguido de una suave exfoliación corporal para retirar las células muertas y equilibrar los minerales y la barrera lipídica del cuerpo. El tratamiento finaliza con un masaje terapéutico manual con corrientes electromagnéticas que activarán el metabolismo del tejido biológico, estimulando el flujo sanguíneo y la circulación linfática a fin de lograr un perfecto efecto drenante y antiedad, al mismo tiempo que optimiza al máximo la capacidad del cuerpo para recuperar y mantener su propio equilibrio. En definitiva, todo un circuito de salud y bienestar para mimar cuerpo y alma.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin