Deporte y Negocio

El Barcelona abre la vía de los fondos de inversión en el fútbol europeo

  • El club obtuvo en verano 140 millones de euros de dos fondos de EEUU
  • La entidad blaugrana, necesitada de oxígeno por un alto gasto salarial
Foto: Reuters.

El Barcelona recurrió en agosto a dos fondos de inversión de EEUU, Pricoa Capital Group y Barings, para conseguir una financiación de 140 millones de euros, un movimiento pionero en el fútbol europeo, según informa El País.

Las dos hipotecas, que se han concedido sin una calificación previa del estado del club ni entrega alguna de garantías, tienen un interés aproximado del 1,8% y un plazo de cinco años. Barings ha entregado 50 millones de euros y Pricoa 90, aunque en un primer momento el Barcelona intentó obtener 130. El 'no' de los socios a modificar los estatutos para permitir una financiación superior al 10% de los ingresos (el año pasado fueron de 914 millones) con títulos de deuda lo evitó.

Con esta inyección económica, el Barcelona se toma un respiro en pleno contexto de aumento de los gastos y de búsqueda con ahínco de ingresos. El amplio desembolso en fichajes y salarios (es el primer club del mundo que supera los 500 millones de euros en esa partida) y el proyecto del Espai Barça, de 600, arrinconan a una entidad que, no obstante, calculó los ingresos para el curso 18/19 en una cantidad récord: 960 millones de euros.

El movimiento fue intuido por el mundo financiero después de que el club no usara las pólizas de crédito con las que se había financiado durante los últimos años. Para futuras ocasiones, el Barcelona no descarta repetir la fórmula, aunque la intención actual es, en caso de necesitar ingresos complementarios, recurrir a la banca tradicional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.