Deporte y Negocio

Un pastel de 10 millones de euros en ayudas y el convenio femenino: estalla la guerra sindical en el fútbol español

  • Futbolistas ON, creado este año, pide participar en los ingresos a asociaciones
  • AFE se niega a negociar el convenio colectivo que regula estas ayudas
  • El enfrentamiento se extiende también a la negociación del convenio femenino
Foto: Getty.

En 1978, bajo los valores de unión, proximidad, transparencia, integridad y firmeza, la Asociación de Futbolistas Españoles nacía como único sindicato de futbolistas en el fútbol español, una condición que ostentó durante 40 años. En 2018, lejos de los focos, surgía un nuevo actor: el sindicato Futbolistas ON. La organización aparecía en el deporte rey patrio como una fuerza para regularizar y mejorar la situación de los profesionales de Segunda B, Tercera y fútbol femenino. En tan solo unos meses, el enfrentamiento entre ambos es casi total.

El sindicato recién nacido no tardó en dar sus primeros pasos...y pisar a la AFE. En julio, la Audiencia Nacional facilitó su golpe inicial, estimando una demanda por la que pedía eliminar la obligación de afiliación a la AFE para que los futbolistas pudiesen optar a determinadas ayudas, algo que abrió la puerta a la entrada en el juego de Futbolistas ON. Y la asociación, presidida por Juanjo Martínez, ha lanzado su petición oficial para hacerlo.

Ha sido en la segunda reunión de la Comisión Negociadora del Convenio Colectivo junto con LaLiga. En este encuentro, al igual que en el primero, AFE no estuvo presente al entender que no existe necesidad de modificar un acuerdo que, de momento, tiene vigencia hasta 2020. No piensan igual el organismo presidido por Javier Tebas y Futbolistas ON, que fue claro: ha pedido participar en el reparto de las ayudas totales a sindicatos. O lo que es lo mismo: hacer pasar por el aro a la AFE para compartir unos ingresos que, hasta hace un año, eran solo suyos.

Las cantidades son amplias. El convenio colectivo entre AFE y LaLiga (puede leerlo aquí) establece que los primeros reciben del segundo, en concepto de Fondo Social, tres millones de euros durante el curso actual. A esta cifra hay que sumarle la parte que otorga a la AFE el decreto-ley (puede leerlo aquí) de comercialización de los derechos televisivos del fútbol que reparte, a través del Consejo Superior de Deportes, el 0,5% de estos ingresos entre el fútbol femenino, la Segunda B y los sindicatos. Esta partida supone para la AFE, tal y como refleja su presupuesto de 2018, 7,4 millones de euros. En total, ambos campos significan 10,4 millones de euros.

Pero, ¿cómo se repartiría esta cantidad? Futbolistas ON ha pedido la mitad del Fondo Social (AFE y su sindicato a partes iguales) y la respuesta de LaLiga ha sido positiva. En un comunicado, el organismo la consideraba razonable y acorde a Derecho, "en aras de garantizar el derecho de la libertad sindical".

En cuanto al dinero procedente de la comercialización de derechos televisivos, hay más tela por cortar. El decreto-ley hace que el dinero, en orden de prioridad, llegue antes al fútbol femenino y a la Segunda B. La cantidad aportada por el CSD a cada sindicato sería proporcional a la cantidad de afiliados de cada uno ("Cuando dentro de un mismo colectivo existiesen varias asociaciones o sindicatos, se asignarán las cantidades en función de su representatividad acreditada", reza el artículo 6.1 del decreto).

Fuentes de AFE y Futbolistas ON consultadas por este diario calculan en 9.400 y 2.600, respectivamente, el número de sus afiliados. En un ejercicio de ficción, con estas cifras, de los 7,4 millones de euros actuales, Futbolistas ON podría tener derecho hasta a 1,6 millones si se le reconociese la legimitidad a participar en el reparto de los ingresos televisivos.

Así, si se cumpliese con el escenario planteado por Futbolistas ON, el nuevo sindicato recibiría 1,5 millones de euros procedentes de la mitad del Fondo Social y 1,6 de los ingresos por TV para un total de 3,1 millones de euros, cantidad a la que tendría que renunciar la AFE.

Por el momento, son solo proyecciones, pero la petición de Futbolistas ON es firme y la predisposición de LaLiga, palpable. La difícil relación entre LaLiga y AFE (que se opuso finalmente al partido en EEUU entre Girona y Barcelona y ha criticado al organismo por la desprotección de algunos jugadores a raíz de la aplicación del control económico) ha acercado, casi de manera directa, a la entidad de Javier Tebas con el nuevo sindicato, algo que no ha pasado desapercibido para la asociación de David Aganzo.

En ese sentido, y hace unas semanas, AFE aseguró que, con su acercamiento a Futbolistas ON, LaLiga buscaba "dividir a los futbolistas". La postura del viejo sindicato es la de negarse a renegociar un convenio de manera "tajante", mientras que LaLiga y Futbolistas ON han dejado entrever que se producirán nuevas reuniones.

El fútbol femenino

Futbolistas ON y AFE mantienen su pulso también en el fútbol femenino, donde el nuevo sindicato ha querido echar también raíces. En este caso, con las negociaciones para el primer convenio colectivo de la disciplina como telón de fondo. Este jueves, en el CSD, y con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, se forma la mesa negociadora para conseguir un escrito, y ahí llegarán las dos asociaciones enfrascadas en un conflicto abierto.

Porque, días antes de la celebración de lo que es una negociación histórica, la del convenio colectivo femenino, Futbolistas ON acusó a AFE de crear asambleas en los propios vestuarios de las jugadores, a fin de preguntarlas qué sindicato querían que les represente en la reunión en el CSD. AFE respondió negando lo denunciado y reservándose el derecho a acciones legales.

Entre acusaciones de coacciones y amenazas de denuncia, los dos sindicatos llegan a una cita crucial para el fútbol femenino más enfrentados que nunca.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin