Deporte y Negocio

Beats se convierten en los auriculares oficiales de la NBA

Beats, la marca de sonido de Apple, ha llegado a un acuerdo con la NBA por el cual los productos de la compañía fundada por Dr. Dre y Jimmy Lovine pasarán a ser los dispositivos de sonido oficiales tanto de la NBA, como de la WNBA, NBA G League y la selección norteamericana de baloncesto.

Es habitual que en los momentos previos a los partidos aparezcan los jugadores concentrados con cascos y equipos de sonido, que ahora pasarán a ser únicamente de Beats o serán sancionados por la liga.

El acuerdo no supondrá un gran cambio pues precisamente los modelos de Beats eran los que solían verse por la cancha pues la marca ya tenía contratos de patrocinio con jugadores e incluso estrellas como Lebron James han llegado ha tener participaciones en la empresa, antes de que llegar Apple.

La tendencia en la elección de los Beats por parte de los jugadores era cada vez menor, y es que los AirPods -también de Apple- han irrumpido con fuerza entre los profesionales del baloncesto norteamericano.

La NBA, un escaparate para la revolución de sonido que prepara Apple

El acuerdo entrará en vigor el próximo mes de octubre, meses antes de la fecha en la que se estima que Apple presentará una completa revolución de su catálogo de sonido.

Según revelaba Bloomberg el pasado junio, la compañía de Cupertino lanzará nuevos dispositivos de sonido en 2019, entre los que podría llegar unos nuevos auriculares de diadema, que podrían competir directamente contra los dispositivos más populares de Beats.

Se desconocen los planes de Apple para Beats, que opera como una compañía independiente, pero con el escaparate de la NBA se asegura enlazar la marca al ámbito deportivo, del mismo modo que ha hecho con el Apple Watch.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.