Deporte y Negocio

La ACFF solicita ante el CSD que la Primera Divisón femenina sea considerada como fútbol profesional

  • En España solo Primera y Segunda masculina y ACB tienen esta categoría
  • Al no ser profesional, la RFEF canceló la Liga Iberdrola como hizo con 2ªB
  • Esta propuesta llega tras meses de lucha para conseguir un convenio colectivo
Foto: Cordon Press.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) ha presentado ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) una solicitud para que la Primera División, Liga Iberdrola por motivos de patrocinio, sea considerada como fútbol profesional. De prosperar esta medida, las futbolistas darían un nuevo paso para tratar de estar a la altura en cuanto a derechos con el balompié masculino.

Si algo ha reflejado el coronavirus y la crisis que ha ocasionado en el deporte español es que el fútbol femenino sigue a años luz del masculino. Pese a que en los últimos meses se consiguiese firmar el primer Convenio Colectivo del fútbol femenino (tras forzosas reuniones que conllevaron huelgas de por medio), cuando los deportistas tuvieron que parar las mujeres lo hicieron en diferentes circunstancias a sus homólogos de LaLiga.

Todo por el simple hecho de que todas las categorías del balompié femenino en España están consideradas como no profesionales, al igual que surge desde Segunda División B masculina para abajo. Por ello, la ACFF ha pedido al CSD que esto deje de ser así y se acuerde que la Primera División pase a ser profesional. Es decir, se asemeje en estas condiciones a la Primera y Segunda de hombres, amparadas bajo la patronal de LaLiga, o a la ACB de baloncesto (la única otra competición española que tiene esta categoría).

La Ley 10/1990 del Deporte, que está en planes de ser modificada por el Gobierno, establece que estas características debe catalogarlas el CSD y de dar este rango, los clubes participantes organizarían la competición en común acuerdo con la federación correspondiente (en este caso la Real Federación Española de Fútbol).

El PP ya propuso anular la cancelación del fútbol femenino

"Es evidente que la realidad ha avanzado y que concurren diferentes elementos fácticos, jurídicos y socioculturales que no sólo posibilitan, sino que aconsejan e incluso obligan a extender dicha calificación a otras competiciones que reúnan los requisitos establecidos para ello. El fútbol femenino español ha experimentado un cambio sustancial en los últimos 5 años que ha permitido aumentar su visibilidad y reconocimiento, incrementar su nivel competitivo y desarrollarse a nivel comercial y ha demostrado sobradamente su potencial para convertirse en un referente a nivel nacional e internacional", esgrime la patronal femenina en su comunicado.

Por todo ello, ya está en conversaciones con diferentes grupos políticos y sindicatos para conseguir este rango y dar un nuevo paso en el progreso del fútbol femenino. Precisamente estos días el PP ya registró que se anulase la cancelación de la Liga Iberdrola y se tratase de reanudar como va a pasar con LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. Sin éxito, por su categoría no profesional, de conseguir el cambio en el CSD esta temporada las futbolistas conseguirían dos hitos en uno más que cruciales para su futuro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.