Deporte y Negocio

Quique Pina y Carlos Suárez señalan hacia un posible amaño de Osasuna para salvarse en la 13/14

  • Ambos han coincidido que en su entorno se hablaba del intento de soborno
  • Los expresidentes de Granada y Valladolid buscaron ayuda de Tebas
  • También han comparecido Sisi y los árbitros de los partidos clave
Fotos: EFE.

Quique Pina y Carlos Suárez, presidentes del Granada y del Valladolid en la temporada 2013/2014, respectivamente, han afirmado este lunes que tenían información de su entorno futbolístico de que Osasuna estaba realizando al final de temporada movimientos para amañar partidos o para primar a terceros con el fin de salvar la categoría en Primera División.

"Había oído que Osasuna se estaba moviendo, es información que tengo mi entorno, de mi director deportivo -Juan Carlos Cordero-, hablaba con jugadores, había ambiente avisando de que se estaba comentando", ha dicho Pina en su declaración como testigo en el juicio del caso Osasuna y que ha confirmado que trasladó la información que tenía al presidente de LaLiga, Javier Tebas.

El expresidente del Granada ha subrayado que Juan Carlos Cordero "Tenía llamadas de gente del fútbol" que le avisaban de esta posibilidad y que "se hablaba" de que Osasuna tenía pactado un empate contra el Espanyol y de que ganaría el último partido contra el Betis.

Así, ha explicado que estuvo personalmente con el entonces jugador del Betis Antonio Amaya, acusado en este caso, y que le pidió que en la última jornada contra Osasuna "hicieran lo máximo para que no sucediera lo que decían que iba a suceder". "Él me dijo que no le había hecho ningún comentario al respecto. Me negó la existencia de acuerdo. Él, como jugador del Betis, me dijo que no le había llegado nada del tema de Osasuna", ha aseverado.

No obstante, Quique Pina ha explicado que, al poner su información en conocimiento de Tebas, "pretendía por todos los medios que antes del partido se paralizase todos si había algo, que los partidos fueran normales".

Por su parte, el expresidente del Valladolid Carlos Suárez, que también ha declarado como testigo, ha dicho que él tuvo conocimiento de que Osasuna se estaba moviendo para tratar de pactar partidos porque así se lo informó en primer lugar Alberto Marcos, entonces director deportivo del equipo blanquivioleta, y posteriormente lo habló con Javier Tebas, que a su vez, según ha indicado, también manejaba información sobre estos hechos.

Suárez, Marcos y Tebas se pusieron en contacto con el Espanyol a modo de "señuelo"

Carlos Suárez ha señalado que no tiene "ni idea" de quién le facilitó la información a Alberto Marcos y ha considerado que, "después de 19 años como profesional, supongo que tendría sus contactos en los vestuarios". El empresario ha asegurado que, según su información, primero Osasuna intentó "comprar" el partido contra el Espanyol, pero finalmente "pactaron el empate, que le valía al Espanyol para la permanencia, y a Osasuna le valía si coincidían el resto de resultados".

En este contexto, ha recalcado que Alberto Marcos, Javier Tebas y él mismo decidieron ponerse en contacto con el Espanyol, a modo de "señuelo", para ver si aceptaba una prima por ganar el partido contra Osasuna para recabar información. Sin embargo, en el Espanyol rechazaron esa opción porque "ya habían llegado a un acuerdo con Osasuna". Carlos Suárez ha apuntado que el contacto en el conjunto catalán era el delantero Sergio García. "Yo le comunico al presidente de LaLiga que tenía buena relación con el agente de Sergio García y que le podía llamar para intentar que cambiaran de opinión", ha declarado.

"Igual pierdo y me llevo a esos golfos de Osasuna conmigo"

A continuación, ha informado que sabía que Osasuna había ofrecido una prima a jugadores del Betis por ganar al Valladolid porque así se lo confirmó Jordi Figueras -entonces jugador del Betis y acusado en el juicio-. Sin embargo, el abogado del defensa le ha dicho que en ninguna de sus dos declaraciones en la fase de instrucción habló de este hecho. Suárez ha dicho, no obstante, que Figueras no le dijo ni que se hubiera reunido con miembros de Osasuna ni que hubiera cobrado primas del club navarro.

Además, Suárez ha negado que su club intentara que el Betis se dejara ganar cuando se vieron las caras. "No sólo no intenté comprar ningún partido del Betis sino que no he intentado comprar un partido en mi vida", ha zanjado, muy molesto con el abogado que le ha formulado esa pregunta, que ha llegado a calificar como una "estupidez".

También ha respondido sobre un mensaje de móvil que envió a Javier Tebas diciendo: 'Igual pierdo y me llevo a esos golfos de Osasuna conmigo'. Suárez ha negado que este mensaje tuviera relación con el último partido del Valladolid, que efectivamente perdió su equipo. "Quiero decir que teníamos que pillarles, si demostrábamos que lo estaban haciendo tenían que haber descendido a Osasuna", ha resaltado, negando cualquier animadversión hacia el club navarro, pero sí a los movimientos para pactar resultados.

Sisi avisa de que no tenía información y que Tebas le ofreció "proteger" su contrato para que pudiera hablar

Por otro lado, ha aclarado que el entonces jugador de Osasuna Sisinio Fernández, 'Sisi', estaba intentando recabar información a través de los capitanes 'rojillos' sobre los movimientos que estaba realizando el club navarro con terceros equipos y ha manifestado que Javier Tebas le ofreció "proteger" el contrato de Sisi para que pudiera hablar de lo que estaba ocurriendo. No se materializó esta protección porque el jugador "no debió de decir nada".

En cambio, este mismo lunes, en su declaración como testigo, Sisi ha explicado que él no tenía información sobre amaños y que tampoco llamó al Valladolid para advertírselo. Además, ha dicho que personas, cuya identidad no recuerda, le ofrecieron cubrir su contrato a cambio de hablar sobre estos hechos, algo que él rechazó pero que en este caso coincide con lo aportado sobre Tebas.

Sisi ha afirmado, durante su declaración como testigo, que "en ningún" momento llamó al Valladolidad para informar sobre movimiento de posibles amaños. "Primero, no sé nada, y segundo, Osasuna se juega descender. Yo por mucho cariño que le tenga al Valladolid, que se lo tengo, yo no sé nada y aunque supiera no voy a poner al Valladolid en preaviso para que el que descienda sea Osasuna, porque yo tengo un contrato con Osasuna y además de bajar a Segunda, se me baja el sueldo", ha indicado.

El futbolista ha relatado que se puso en contacto con él el entonces director deportivo del Valladolid, Alberto Marcos, señalándole que disponían información de que el partido entre Espanyol y Osasuna podría estar amañado y que a ver si podría hablarlo con Patxi Puñal, capitán de Osasuna. "En ningún momento yo les llamo a ellos para decir algo que no tengo ni idea que va a pasar", ha insistido.

Álvarez Izquierdo y Martínez Munuera tampoco vieron nada extraño al arbitrar los partidos clave

El árbitro Alfonso Álvarez Izquierdo, que dirigió el Betis-Valladolid de la temporada 2013-2014, y el árbitro Juan Martínez Munuera, que dirigió el Osasuna-Betis, han afirmado este lunes que no vieron nada extraño o destacable durante estos dos partidos que están bajo sospecha de amaño.

Álvarez Izquierdo, que ha declarado como testigo en el juicio del caso Osasuna, no vio nada que le llamara la atención en el Betis-Valladolid. "Como ya declaré en su momento, sí que vi que el Betis no hizo una buena campaña, y vi el querer despedirse de su afición con una victoria, nada más, no vi nada anormal. Esos partidos a final de temporada siempre tienen un poco más de intensidad por lo que se estén jugando", ha asegurado.

Por su parte, Martínez Munuera, que arbitró el Osasuna-Betis, tampoco recuerda nada extraño de este partido y que esa misma temporada dirigió otros partidos del conjunto verdiblanco y no vio en el de El Sadar algo diferente al resto. Según ha dicho, lo más reseñable del encuentro fue que se derrumbó una parte de la grada.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin