Deporte y Negocio

La Champions League en Valladolid en 2024: el ambicioso plan de Ronaldo

  • El dueño del club pucelano se pone ese límite para conseguirlo
  • Su apuesta: el aumento de los ingresos sin afectar a la plantilla
  • Quiere comprar el Zorrilla, más patrocinios y una ciudad deportiva
Ronaldo, en el WFS 2019. Foto: EFE.
Madrid

El célebre himno de la Champions League de fondo, niños ondeando el logo de la competición en el centro del campo, la cámara de televisión haciendo un plano, uno por uno, de los jugadores...y todo esto, en el José Zorrilla. Una estampa impensable en este momento, pero que Ronaldo, dueño del Valladolid, quiere que suceda en la ciudad pucelana en tan solo cinco años. Un plan complicado, de difícil ejecución...pero con una hoja de ruta más o menos definida.

El exfutbolista, reconvertido ahora a directivo, la desgranó en el World Football Summit que cerró sus puertas en Madrid. La madre del cordero es el aumento de los ingresos. Y, en el contexto actual, estos ingresos dependen mayoritariamente de los derechos de TV, que significan el 83% de los presupuestos de la entidad, que en el curso 18/19 fueron de 52 millones de euros.

Por lo tanto, la apuesta para lograrlo es la focalización en la estructura deportiva y el aprovechamiento de los leces respiros económicos para reforzar el resto de la estructura del club, una combinación de "conceptos de fútbol y negocio", de acuerdo con las palabras del Gabinete de Presidencia, David Espina.

Lo cierto es que en Pucela hay trabajo por hacer. Se ha eliminado el foso y ganado más de 2.000 asientos (lo cual aumentará el dinero por entradas y abonos), se han renovado los palcos VIP y realizado pequeñas reformas en el interior del José Zorilla. Pero lo grueso está aún por llegar, siempre bajo la premisa de optimizar los recursos y aumentar la nómina de ingresos para, a su vez, invertir en la plantilla e ir subiendo su nivel.

Precisamente es el coliseo vallisoletano una de las líneas de actuación. De propiedad municipal, el club está conversando con el Ayuntamiento para comprar el recinto. Unas conversaciones que, según Ronaldo, están muy avanzadas. El dueño del Valladolid especuló con la posibilidad de no pagar nada y que el Consistorio cediese las instalaciones definitivamente ("Lo normal es que sea gratis, no es para mí, sino para la gente de Valladolid"). No piensa lo mismo el alcalde de la ciudad, óscar Puente, que ha ya avisado en repetidas ocasiones que la tasación del capo y sus anexos es de 13 millones y que su gabinete no puede venderlo por debajo del precio de mercado.

Para cuando llegue el momento de la adquisición (que Óscar Puente no ha negado en los últimos meses), el Valladolid podría ejecutar, sin necesidad de la coordinación con el Ayuntamiento, otra vía que tiene en mente: la de un nombre comercial para el Zorrilla, lo que supondría una vía extra de ingresos.

El asunto del estadio puede ser el más urgente, pero no el único. La búsqueda de patrocinadores nuevos se antoja como fundamental para aumentar ingresos e ir reduciendo la dependencia de los derechos de TV. Tras firmar con Adidas para la camiseta, el club tiene previstos nuevos compromisos para ampliar el dinero obtenido en patrocinios. En el curso 18/19, el club facturó 2,7 millones de euros por esta vía, un 5% del presupuesto.

El gran problema que aparece en el horizonte del club es acometer las reformas que necesita sin que ello afecte al límite salarial (la cantidad máxima, establecida por LaLiga, que los equipos pueden pagar a sus jugadores). El de los pucelanos es el segundo más bajo, solo por encima del Mallorca, de la categoría y proyectos como el de una nueva ciudad deportiva y la creación de un equipo femenino.

Con el primer año de dirigencia de Ronaldo, hay algún que otro avance. El equipo vallisoletano ha aumentado un 40% en una temporada el límite salarial (de 23,8 a 32 millones de euros, pero siempre bajo los parámteros de LaLiga) y para este año tendrá una importante inyección económica extraordinaria: los ocho millones de euros procedentes de la venta de Fernando Calero al Espanyol.

Un espaldarazo que, en definitiva, puede suponer un aumento en las cuentas de la entidad (a falta de un presupuesto que será presentado en las próximas semanas) y un aviso para lo que vendrá después. El club quiere que las obras para la futura ciudad deportiva, germen de una cantera que aporte jugadores al primer equipo y pueda aumentar las ventas por ingresos, empiecen antes del final de la tenmporada. Para entonces, a Ronaldo le quedarían cuatro cursos de plazo para su gran y complicado objetivo: que el himno de la Champions League suene en Valladolid.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

iguain
A Favor
En Contra

Impensable porque es una inutilidad y seguira siendolo por mucho ronaldo que haya.

Puntuación 0
#1
anacasto
A Favor
En Contra

Coformate con no bajar a segunda este año que le ira muy cerca

Puntuación 0
#2
cac@cnbmv
A Favor
En Contra

El gordo seboso este en la champiñon?? Del club fatderberguer?? jaja

Si parece Mijail Fridman después de su asalto a DIA!!

Puntuación -1
#3