Construcción Inmobiliario

¿Qué es el coliving? El nuevo fenómeno residencial que atrae a los inversores

  • Este nuevo modelo de vida empieza a implantarse en España tímidamente
  • Ofrece rentabilidades más altas que otros productos residenciales
Un grupo de 'colivers' comparten salón. Imagen de Istock

La implantación del modelo de coworking en España está allanando el camino para la siguiente tendencia de éxito en otros países como Estados Unidos o Reino Unido, pero todavía es un gran desconocido en nuestros país: el coliving. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Inmobiliaria

"Como casi todos los negocios colaborativos, el coliving se originó en Silicon Valley al producirse una escasez de vivienda que chocaba con la multiplicación de jóvenes profesionales que llegaban a San Francisco con ganas de socializar. Y es cuando empezaron a aparecer edificios en los que los inquilinos no sólo compartían zonas comunes sino que, además, también sus aficiones", explica Gonzalo Zulueta, responsable de inversión residencial & suelo de Capital Markets en la consultora inmobiliaria Catella.

Así, el coliving es una extensión o evolución del coworking en el mercado de la vivienda, que dota de espacios en los residentes, generalmente profesionales afines, que además de compartir un lugar de trabajo, comparten una casa donde pueden seguir intercambiando experiencias, laborales y vitales. "En mi opinión, el modelo coliving proporciona una forma de vida completamente revolucionaria en términos de espacios compartidos, en línea con lo que busca en la actualidad los millennials", destaca Zulueta, "y es que, tal y como describen las empresas de coliving, esta generación valora las experiencias mucho más que las posesiones materiales. Para muchos de ellos, la propiedad ya no es el objetivo y prefieren aprovechar al máximo su vida y sus experiencias". Por ello, este modelo está diseñado para que las personas interactúen con los demás, dotándolos de zonas comunes tales como sala de cine, sala de juegos -ping pong, billar, dardos, etc.-, biblioteca, comedores que puedes reservar para hacer una cena privada con amigos, gimnasio, restaurante… Al final todo está pensado y construido para compartir experiencias dentro de una comunidad, destaca el directivo.

"Estos espacios funcionan como laboratorios de ideas de jóvenes emprendedores, que se unen para desarrollar proyectos en poco tiempo, conviviendo tanto en el trabajo -coworking- como en su vida privada (coliving), y generando de esta manera fuertes sinergias entre sus proyectos. De esta manera, se acelera el proceso de creación del concepto y el desarrollo y puesta en marcha del mismo", explica Patricio Palomar, consultor sénior de inversión en AIRE Partners.

"El coliving no deja de ser una evolución natural del booming que estamos viviendo en el sector del alojamiento de estudiantes en Europa. Los jóvenes entre 22 y 30 años del mundo anglosajón están acostumbrados a un nivel más altos que el nuestros en los servicios y en la calidad de las residencias de estudiantes donde se han alojado durante su época universitaria, y demandan complejos de similares características para sus primeros años tras incorporarse al mercado laboral", detalla el directivo.

Lenta implantación

Aunque cada vez se puede encontrar más presencia de este tipo de cohabitación en países como EEUU, Alemania, RU, Indonesia y Tokio, en España su implantación está siendo más lenta. Las primeras compañías de coliving brotaron en 2015 en la zonas de costa de nuestro país instalándose en Canarias (Hub Fuerteventura y The Surf Office), Andalucía (Sunny Office), Barcelona, Baleares (Bedndesk) o Alicante (Sun &Co).

En cuanto a proyectos más urbanitas, "en España se han hecho algunas aproximaciones de muy baja calidad en Barcelona y Madrid, como alandingpad o UrbanCampus, pero actualmente se están desarrollando varios proyectos, algunos de ellos muy interesantes y que verán la luz durante finales de este año y principios del 2019", destaca Palomar, que cree que "nuestro país ofrece condiciones perfectas para el desarrollo de este tipo de producto. Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca o Málaga son probablemente las ciudades que experimentarán un mayor desarrollo de este modelo inmobiliario", concreta.

"En Catella nos está empezando a llegar el interés por parte de los inversores en este modelo de propiedad", explica Zulueta, que cree que "inmobiliariamente, como producto de inversión y promoción resulta y resultará interesante. Durante estos meses hemos visto operaciones de gran calado por parte de fondos de inversión en la compra de residencias de estudiantes y hemos visto también como se han creado un número significativo de socimis dedicadas a la compra de residencial en rentabilidad -Vivenio, Fidere, Albirana, Testa Residencial, Vitrubio…-. Al final, estos fondos valorarán positivamente este nuevo producto residencial en rentabilidad".

Rentabilidades cercanas al 7,5%

En este sentido, Patricio Palomar, destaca que "a nivel inmobiliario este tipo de proyectos pueden ofrecer rentabilidades cercanas al 7,5% cuando sumamos lo que se factura por diferentes servicios, lo cual resulta muy atractivo con respecto a fórmulas de arrendamiento residencial más tradicionales, en las que rara vez se consiguen rentabilidades netas superiores al 5,5%.

Este diferencial de 200 puntos básicos y la alta demanda que se espera para un producto inmobiliario innovador es sin duda lo que está llevando a promotores a desarrollar producto y los inversores a intentar crear carteras que permitan obtener economías de escala en la gestión de las plataformas internacionales actuales, que se encuentran aún en fase de startup". Aunque vivir en un coliving puede ser más caro que compartir un piso, "muchas personas no buscan un sitio barato sino un lugar donde tener acceso a muchos servicios y a interrelacionarse con mucha gente con la que compartir experiencias", destaca Palomar.

La oferta diferenciadora que ofrecen estos espacios es clave, según explica Zulueta, ya que "utilizan una tecnología vanguardista para mejorar la experiencia de las personas que viven en estos edificios, que se conectan y crean una comunidad. Un dato es que estos edificios lo dirigen community managers, que están encargados de canalizar las actividades de los Colivers.

Además, algunas empresas han diseñado sus propias apps donde la gente puede, por ejemplo, pedir comida a la recepción, reservar las estancias para eventos privados, reportar problemas de mantenimiento en sus apartamentos, ver quien está en el edificio y conectar con ellos para preparar cualquier plan conjunto".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

a ver
A Favor
En Contra

Vaya, lo que viene a ser una residencia, no?

Puntuación 1
#1