Construcción Inmobiliario

Valencia impide a Cerberus y Lone Star reabrir el hotel Sidi Saler

El hotel cerrado desde hace 11 años.
Valencia

El Ayuntamiento de Valencia no tiene intención de que uno de los emblemas turísticos del municipio, el hotel Sidi Saler situado frente a las playas del sur de la ciudad en una zona protegida junto a La Albufera, reabra sus puertas. El consistorio ha rechazado la licencia de obras presentada por firmas inmobiliarias controladas por los fondos Cerberus y Lone Star, al considerar que la licencia ambiental que tenía el establecimiento ha caducado tras 11 años cerrado.

La concejala de Licencias de Actividad del Ayuntamiento de Valencia, Lucía Beamud, ha firmado este jueves la caducidad de la licencia ambiental del Sidi Saler, el antiguo hotel situado en la avenida de la Gola del Pujol en pleno Parque Natural protegido de la Devesa, y que lleva 11 años cerrado.

Con esta decisión, el Ayuntamiento comunica la suspensión de la tramitación de la licencia para la ejecución de obras para la recuperación de la instalación hotelera, que habían presentada por las mercantiles Divarian Propiedad, del fondo Cerberus, y Coral Homes, controlada por Lone Star. Estos fondos heredaron los derechos sobre el inmueble de BBVA y Banco de Valencia -posteriormente integrado en CaixaBank-, que habían financiado la compra del histórico hotel de 5 estrellas y que eran sus acreedores cuando quebró y cerró sus puertas.

Deslinde marítimo

En su caso a la crisis financiera se sumó la incertidumbre que generó el deslinde de Costas en las playas de El Saler y que afectó de lleno al edificio, ya que los terrenos pasaron de ser una propiedad a una concesión, al estar asentados dentro del dominio público marítimo terrestre.

Con la llegada a la alcaldía de Joan Ribó y Compromís, el consistorio había mostrado su rechazo a que se reabriese el hotel por su ubicación en el paraje natural. Una zona protegida en la que sí que existe otro establecimiento hotelero de lujo, el Parador de El Saler, que incluye además un campo de golf de 18 hoyos.

"Esta edificación de grandes dimensiones está en el ámbito de los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y los Planes Rectores de Uso y Gestión (PRUG) de la Generalitat Valenciana. Ambos planes están en revisión y, por tanto, se aplica el régimen de protección preventiva de la Ley de Espacios Naturales Protegidos de la Generalitat. Esto significa que, desde el Ayuntamiento, tenemos la obligación de suspender las licencias para los actos que hayan de dificultar o imposibilitar la consecución de los objetivos de la declaración de Espacio Natural Protegido"., aseguró Beamud.

El Ayuntamiento también ha declarado la caducidad de la licencia ambiental concedida en 1999 para desempeñar la actividad de hotel al haberse constatado la paralización de la actividad durante más de dos años. La concejala aseguró que "si se volviera a presentar un solicitud de licencia acreditando este punto, existe la problemática de ser un edificio Fuera de Ordenación Urbana que hace 11 años que no ejerce ninguna actividad, por lo que el Ayuntamiento no podrá dar esta licencia".

Por último, Lucía Beamud ha señalado que "la tendencia es recuperar aquellos espacios naturales que fueron agredidos urbanísticamente en su momento y que ahora mismo han dejado de tener uso. Para el gobierno de Joan Ribó es importante todo lo que ayude a la regeneración de las playas del sur, y más teniendo en cuenta que es un hotel que lleva 11 años cerrado y que no impacta contra la estructura económica de los Pueblos del Sur, pero sí contra su paisaje y el medio ambiente protegido de esta zona".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin