Cataluña

BeCorp invertirá 270 millones en un año en 1.000 viviendas para alquiler

  • En tres años, la previsión se eleva a 600 millones invertidos en 2.700 viviendas
  • Sus inquilinos tendrán electricidad y agua sin tener que darse de alta
  • Los edificios contarán con zonas comunes como gimnasio o un micro mercado
Imagen de la entrada exterior una de las viviendas en Sant Just Desvern / EE.
Barcelona

BeCorp, la inmobiliaria de obra nueva residencial para alquiler impulsada por la promotora Corp y Scranton –el vehículo inversor de la familia Grifols-, prevé invertir 270 millones de euros en algo más de 1.000 viviendas en su primer año. En total, la compañía prevé invertir 600 millones de euros en tres años para comercializar más de 2.700 viviendas en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana.

Concretamente, la inversión dará lugar a 1.044 viviendas en Barcelona -280 en la primera fase de la Rambla Guipúzcoa, 421 en Sants y 91 en Sagrera-, 84 en Sant Just Desvern, 89 en Badalona y 79 en Terrassa, todas ellas para el último trimestre de este año.

La inmobiliaria se caracteriza por distar del concepto tradicional del alquiler tal y como se ha entendido hasta ahora, pues el inquilino encontrará una serie de prestaciones asociadas a su contrato. Joan Carles Sánchez, director de Relaciones Institucionales de BeCorp, detalla que el perfil de sus inquilinos es el de, por ejemplo, "clases medias y profesionales que se trasladan a vivir a Barcelona por empleo".

Prestaciones de valor añadido

Algunos de los servicios adicionales que llevarán aparejados sus contratos son conserje, la recepción de compras online a través de Smart Point, wifi en todo el complejo, un micro mercado las 24 horas, puntos de carga para vehículos eléctricos y suministro de electricidad y agua sin necesidad de darse de alta. Además, Sánchez añade que, "al ser obra nueva", también pueden ofrecer "eficiencia energética y domótica".

Por otro lado, los clientes podrán participar en actividades dentro del mismo edificio como piscina, gimnasio, pista de pádel, espacios de coworking o un almacén donde guardar con total seguridad las bicicletas –para que no tengan que ocupar espacio en la propia vivienda-. La compañía permite, con ello, recuperar el concepto de "vivir en comunidad", fomentando una conexión entre vecinos.

Sánchez detalla que han encontrado la oportunidad de negocio en la "falta oferta de alquiler respecto a otras ciudades europeas" en Barcelona y, por otro lado, porque el "acceso a la vivienda de propiedad es cada vez más difícil", pues "la evolución de la renta familiar es muy inferior respecto al aumento de precios del mercado inmobiliario".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0