Cataluña

Valls se postula para Barcelona con un mensaje de orden y contra Colau

  • El ex primer ministro francés presenta una plataforma cívica al margen de Cs
  • Quiere atraer voto catalanista no independentista
  • Carga contra la gestión de Colau y los perjuicios del secesionismo para la ciudad
Barcelona

El ex primer ministro francés, Manuel Valls, se postuló oficialmente ayer para presentarse a la alcaldía de Barcelona en las próximas elecciones municipales de mayo de 2019, pero lo hizo con una plataforma cívica en torno a su persona y al margen de las siglas de Ciudadanos, aunque se prevé que incluya a representantes del partido en su lista electoral.

En un acto ayer en la capital catalana que reunió a unas 150 personas en el CCCB (aunque muchas otras no pudieron acceder al recinto por falta de espacio), el político francés también apeló a otras sensibilidades a sumarse a su proyecto político, en alusión a PSC y PP, que por el momento han rehusado unirse a la candidatura. Con todo, Valls quiso demostrar ayer que va por libre y reclamó también el apoyo de los barceloneses que "se reconocen en el catalanismo".

El eje principal del discurso de Valls fue el del orden, especialmente por la gestión en cuestiones como la seguridad ciudadana de la actual alcaldesa, Ada Colau, a la que responsabilizó del aumento de delincuencia en la ciudad y de la proliferación de fenómenos como la venta ambulante ilegal (el llamado top manta) y los pisos de distribución de droga en el centro de Barcelona.

Valls cargó contra la "degradación" de la imagen de la ciudad que provoca la falta de seguridad, pero también criticó a Colau por el "ridículo" de su política de vivienda, que solo ha logrado entregar uno de cada 22 pisos sociales prometidos durante la campaña electoral, mientras que el precio del alquiler subía un 24 por ciento durante su mandato. Igualmente, cargó contra el discurso de criminalización del turismo que , a su parecer, practica el consistorio barcelonés contra el "motor económico de la ciudad".

Capital global

El segundo pilar de su discurso fue la crítica de los efectos del proceso soberanista sobre Barcelona, especialmente por la fuga de empresas y por la utilización de simbología independentista en el espacio público, de manera que "se excluye a una mayoría de ciudadanos".

Ante la Barcelona capital de la república catalana que quieren los independentistas, Valls contrapuso la "Barcelona global y capital europea y del mediterráneo".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin