Cataluña

Cataluña eleva el gasto en 1.000 millones y no toca tasas

  • El Parlamento decidirá si se aumenta el IRPF a las rentas más altas
Oriol Junqueras, conseller de Economía de la Generalitat de Cataluña.

Era difícil que se produjera la imagen de ver sentados en la misma sala a Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda en funciones, y a Oriol Junqueras, vicepresidente y consejero de Economía de la Generalitat, pero sucedió ayer. En una jornada en Foment del Treball, en la que se presentaba una propuesta para la reforma de los impuestos de Sucesiones y Donaciones y Patrimonio realizada por la Fundación Impuestos y Competitividad, ambos se encontraron.

Oriol Junqueras, que hoy presentará el Anteproyecto de Presupuestos, afirmó que él, desde 2013, defiende que hace falta una bajada de impuestos, aunque no quiso pronunciarse sobre si, específicamente, en el caso de los anteriores. Y es que Sucesiones y Patrimonio están en la lista de tasas a elevar de la CUP, que es el principal socio con el que Junts pel Sí puede sacar adelante sus presupuestos. Las alternativas a la formación anticapitalista serían el PSC o Catalunya Sí Que Es Pot (CSQP). Con ellos, el problema, es que no apoyarían el proceso rupturista con España.

Con dudas hasta el final

La formación anticapitalista está presionando con fuerza al Gobierno de Carles Puigdemont. Desde que Oriol Junqueras anunció que trabajaría en unos nuevos presupuestos, los cuperos han pedido un mayor gasto social y han demandado que, para financiarlo, se eleven ciertos impuestos.

En principio, una parte de sus demandas estarán recogidas en el documento que presentará hoy Junqueras, donde el gasto aumenta más de 1.000 millones y, concretamente, la partida social, según la ACN, se lleva casi el 80% del aumento.

El departamento de Junqueras les lanzó un guiño al abrir la puerta a un posible incremento en el IRPF de las rentas más elevadas, pero Puigdemont cortó este debate, muy poco oportuno con unas elecciones por delante, y viró el mensaje para afirmar que lo que perseguía, y estaba en el programa, era reducir la carga impositiva sobre las rentas medias y bajas.

Junqueras hizo suyas esas palabras y ayer reiteró que el objetivo del Govern, ahora que la economía lo permitía, era justo el que defendía Puigdemont. Pero, por si acaso, ha decidido no mojarse. Según explicó, los presupuestos que se presentan hoy no contemplan cambios en el IRPF. Es una buena manera de lavarse las manos y dejarle la responsabilidad a otros; en este caso, a las enmiendas que introduzcan los grupos parlamentarios. Evidentemente, entre ellas están las de la CUP, que igual no son sólo económicas. El domingo, en asamblea, los cuperos aprobaron liberarse del acuerdo de apoyo al gobierno de JxSí, porque el proceso de ruptura con España va muy lento, y porque quieren signos de desobediencia.

A pesar de su decisión, Junqueras está convencido de que la CUP les apoyará. Otro escenario estaría hablando de fuerte crisis en el Gobierno catalán. Aunque fue negado oficialmente, La Vanguardia ha publicado que Convergència augura elecciones si no se sacan adelante los Presupuestos. Esta previsto que lleguen al Parlament el 8 de junio y se debatan a lo largo del verano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0