Cataluña

Mimmar, la apuesta por las empanadillas mediterráneas

  • Al primer local, junto al Hospital Clínic, le prevén seguir más en Barcelona
Yigal Lenti, uno de los impulsores de Mimmar. EE

Barcelona ha visto proliferar en los últimos años múltiples negocios de empanadillas argentinas, pero acaba de abrir un local, con vocación de que le sigan más, en que la carta se centra en los sabores mediterráneos: Mimmar.

Tras el proyecto están tres hermanos catalanes con trayectorias profesionales donde predomina la gastronomía, a los que se sumó una amiga. Han empezado con una pequeña tienda de empanadillas para llevar o servir a domicilio en el Eixample, cerca del Hospital Clínic y del mercado municipal del Ninot, pero ya buscan más ubicaciones en otros barrios para ir ampliando el número de establecimientos.

Yigal Lenti, uno de los impulsores, procede de la asesoría de restaurantes, y ha trabajado con el chef Carles Abellán, el Fútbol Club Barcelona y la multinacional Sodexo, entre otros. Sus hermanos trabajan en el ámbito de la innovación y del vino, respectivamente, y crearon Mimmar como complemento a sus profesiones, que mantienen.

La inversión en el primer local ha sido de 120.000 euros, y en los próximos calculan entre 70.000 y 80.000 euros por establecimiento, buscando siempre ubicaciones en barrios con vida social y zonas de paso, como Sant Andreu, Sagrada Familia o la Rambla del Poblenou. También han buscado en Gracia y Sarrià, aunque de momento sin éxito.

Mimmar elabora artesanalmente empanadillas como las de revuelto de setas con cebolla; de espinacas a la catalana; berenjena con queso de cabra, y tomates cherry con mozzarella y albahaca.

También las hay de chanfaina, de butifarra, la Bikini (con jamón dulce La Selva y mozzarella), la Madriles (de calamares rebozados con alioli suave), la de salsa boloñesa del Cardenal (receta inspirada en los macarrones de la abuela Ana Maria), y la de pollo de payés a la catalana, con ciruelas, piñones y picada. Completan la lista mediterránea las de bacalao y la gallega, la clásica de atún y huevo duro.

Más allá del Mediterráneo, ofrece tres especialidades foráneas: empanadilla Thai, la Pollo Thai, y la de pulled pork. Y por último, una dulce, con chocolate negro de Simon Coll y plátano. Son un total de 16 gustos, con seis de ellos aptos para vegetarianos. La carta de empanadillas se completa con ensaladas, postres y bebidas.

Y mientras espera el pedido, quien se acerque al local pionero de la calle Córcega 207 –que desde los años 20 acogía el bar Galeno- puede calmar la sed con agua osmotizada de una pequeña fuente de uso gratuito.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin