Cataluña

Codorníu apuesta todo al cava ecológico para ganar cuota de mercado

  • La marca prevé que el 100% de su producción sea ecológica en 2024
  • El grupo Raventós Codorníu ya es el mayor elaborador de cava ecológico
  • El 80% de la uva comprada esta vendimia ya tiene certificación ecológica
Sergio Fuster en las cavas de Codorníu. EE

Los cavas de la marca Codorníu serán 100% ecológicos en 2024, según las previsiones anunciadas este jueves por el grupo, que agrupa 15 bodegas y que actualmente ya es el primer elaborador de cava ecológico del mundo. Esta apuesta, más costosa, no se repercutirá en los precios, sino que Raventós Codorníu la asume como vía para contribuir al medio ambiente y ganar cuota de mercado, de forma que sea la empresa global de vinos de mayor crecimiento en 2025, según ha explicado el consejero delegado del grupo, Sergio Fuster.

Actualmente, Raventós Codorníu comercializa 4,77 millones de botellas de cava orgánico al año, el 35% del mercado mundial, y prevé doblar la cifra de botellas el próximo año, según ha explicado a elEconomista el director de Bodegas y Operaciones de Raventós Codorníu, Diego Pinilla.

De hecho, el 80% de la uva que ha comprado el grupo en esta vendimia recién finalizada ha sido con certificación ecológica y a un precio de 0,44 euros por kilo, frente a la media de 0,32 euros por kilo de la uva convencional.

Raventós Codorníu mueve unos 50 millones de botellas de cava al año, y está incorporando la producción ecológica también en sus vinos tranquilos para que sea mayoritaria, de forma que solo quedarán al margen algunas marcas de la gama más barata. Las marcas Parxet, Titiana y Raimat ya son 100% ecológicas, y están en transición Mont-Ferrant, Raventós d'Alella, Scala Dei, Poblet, Portal del Montsant, Legaris y Bodegas Bilbaínas.

Se trata de un proceso gradual que Codorníu inició hace dos décadas y que ha ido potenciando en los últimos años, teniendo en cuenta que una viña debe pasar tres años aplicando criterios de agricultura ecológica antes de obtener la certificación. Raventós Codorníu, con 3.570 hectáreas de gestión de viñedo ecológico, se sitúa como una de las firmas enológicas con mayor superficie de viña orgánica del país y la primera de Cataluña.

Ventas crecientes

El grupo, que todavía no ha revelado los resultados económicos del ejercicio fiscal finalizado en junio, sostuvo las ventas pese a la pandemia, según Fuster, y este año están superando los niveles prepandemia en un 10 o 20%, porcentaje que llega al 30 o 40% de mejora respecto a 2020.

En el ejercicio 2019-2020, Raventós Codorníu registró unas ventas de 180 millones de euros y un resultado de explotación de 1,4 millones.

Conciencia ambiental

Dentro de la apuesta de Raventós Codorníu por la sostenibilidad, el grupo se ha adherido recientemente al Pacto Mundial de la ONU y ha hecho suyos diversos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, entre los que figura que el 50% de la generación propia de la energía que utiliza en sus centros proceda de fuentes renovables en 2030. Actualmente, la compañía posee tres plantas fotovoltaicas y una instalación de biomasa que satisfacen el 10% de sus necesidades energéticas en España.

Otro de los retos es que en 2022 la totalidad de la compra de electricidad en España sea de fuentes renovables con garantías de origen para las necesidades no cubiertas por la autoproducción.

La mejora del sistema de tratamiento de aguas residuales para disminuir el impacto en la huella de carbono de su actividad es otro de los compromisos que la compañía quiere materializar en la marca Codorníu en 2023. La generación de gases de efecto invernadero en el almacenaje de aguas residuales previo a su tratamiento será cero tras los cambios introducidos.

El grupo también pone el acento en la movilidad sostenible con el objetivo de contar en 2030 con una flota de vehículos de empresa eléctricos o híbridos, dotando de cargadores eléctricos sus instalaciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin