Cataluña

La marca de ropa interior ZD se ocupa de la higiene femenina sostenible

  • Desarrolla un nuevo tejido técnico 3D para lanzar una gama de prendas reutilizables
  • La firma de Mataró (Barcelona) es el único fabricante español de productos con fibra de soja
Una de las empleadas en la fábrica artesanal de ZD en Mataró. EE
Barcelona

La marca de ropa interior ZD de Mataró (Barcelona) está desarrollando un nuevo tejido técnico 3D súper absorbente y con algodón orgánico, para lanzar una nueva gama de prendas sostenibles para la higiene femenina durante el ciclo menstrual.

En este nuevo proyecto de I+D trabaja un equipo de 10 personas de la compañía y se lleva a cabo en colaboración con un laboratorio farmacéutico de Canet de Mar (Barcelona) y responde a una clara apuesta por la sostenibilidad que ZD siempre ha abanderado a lo largo de sus 100 años de historia, que cumple justo este año.

El nuevo tejido, que se prevé que esté a disposición del fabricante en el primer trimestre de 2021, se utilizará para la producción de prendas interiores que además de la practicidad, consiguen la eliminación del impacto medioambiental de tampones y compresas, evitando la gran cantidad de residuos que generan estos productos para la higiene menstrual. Katy Muñoz, directora general de la firma y miembro de la tercera generación de la familia Muñoz, explica que la iniciativa quiere dar respuesta a un nicho de mercado, a la demanda de las nuevas generaciones que descartan los productos de un solo uso y han hecho de la sostenibilidad su modus vivendi. "Hay una gran tendencia de esta nueva manera de consumir en países como Estados Unidos y es a los que nos dirigimos con estas nuevas líneas, que comercializaremos básicamente por el canal online", concreta.

La venta e-commerce de la marca ZD -en el que entró hace cinco años- supone ya un 10% de las ventas y se ha potenciado este año debido a la pandemia del coronavirus, con una demanda de nuevos clientes que buscan un producto cómodo pero "elegante y de calidad". Para esta fábrica artesanal, el canal online ha servido para potenciar la internacionalización, especialmente en Europa. La marca exporta el 5% de su producción, con presencia directa en mercados como Francia, Portugal, Italia y Alemania. El futuro pasa por la entrada en los mercados asiáticos desde Hong Kong, donde ha contratado a un export manager, para abordar países como Corea del Sur o Taiwán.

Con 800 puntos de venta -generalmente establecimientos multimarca o mercerías y lencerías, aunque también los grandes almacenes-, la marca comercializa dos colecciones de prendas por temporada para hombre y mujer, con unas 200 referencias de producto.

Fue en 2012 cuando la marca entró en la línea femenina, después de lanzar la ropa interior de hombre producida con fibra de soja -de la que aún hoy en día es el único fabricante en España-, un material orgánico y antibacteriano, ideal para pieles sensibles, pero con una gran capacidad de absorción y transpiración, que proporciona hidratación y suavidad. "Se trata de un material escaso y difícil de tejer, pero responde a nuestra estrategia de innovación constante y a nuestra propuesta contra la moda industrializada desmedida", explica Katy Muñoz y comenta que ZD (Zero Defects) responde "al modelo slow-fashion para hacer un producto cada vez más personalizado y de alto valor añadido por su diseño y su elaboración cien por cient made in Spain, y eco-friendly". La fibra de soja es un material escaso y difícil de tejer, que adquieren a productores de China. De ahí que la factoría precise de personal con destreza para la producción artesanal y por ello permanece aún en el centro del municipio de Mataró, con una plantilla de 30 personas -el 90% mujeres- para tejer y coser y otras 50 en el área comercial.

La directora de la compañía explica "la obsesión del equipo por los materiales más nobles y sostenibles para poder tejer con fibras provenientes de materiales distintos al algodón", aunque este aún representa el 90% de las ventas.

El Covid-19 se ha sorteado gracias a las ventas por el canal online y a la rápida respuesta que han podido dar a sus clientes desde la proximidad para compensar, en algunos casos, la falta de estoc y reposición de otras marcas internacionales. "Tenemos siempre un amplio estoc en fábrica y ello nos ha servido para poder satisfacer la demanda de los clientes tanto en el canal online como el del comercio tradicional o los grandes almacenes", explica Katy Muñoz. Ello no quita que las ventas hayan descendido y las previsiones para el conjunto del año apuntan a una caídas del 15% sobre una facturación que en 2019 alcanzó los dos millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin