Cataluña

El pleno de Barcelona aprueba definitivamente la nueva tasa de residuos con el apoyo de ERC

  • Será igual para toda la ciudad, entre 27 y 52 euros al año por hogar
  • El Ayuntamiento pone a la venta el 15% que le quedaba de Servicios Funerarios de Barcelona
El Ayuntamiento de Barcelona. iStock

El pleno de Barcelona de este viernes ha aprobado definitivamente la nueva tasa de recogida residuos con el apoyo del Gobierno municipal y ERC y el voto en contra de JxCat, Cs, PP y BCN Canvi, que entrará en vigor este mes de mayo, irá incluida en el recibo del agua y tiene como objetivo premiar a los domicilios que reciclen más.

El concejal de Transición Energética y Emergencia Climática, Eloi Badia, ha asegurado que esta tasa es una herramienta "fundamental" para aumentar los niveles de recogida selectiva, y ha advertido de que la economía circular y doméstica no es negociable cuando se recicla por debajo del 40% y hay otros países de la Unión Europea que están en cerca del 80%.

De entrada, la tasa será igual para toda la ciudad, entre 27 y 52 euros al año por hogar, e irá incluida dentro del recibo del agua, en que ya se paga también por el tratamiento de residuos, y Badia ha recordado que el punto de salida de la tasa se marcará según el consumo de agua de cada domicilio: "El consumo es un buen indicador para aproximarse a la cantidad de residuos generados".

La nueva tasa tiene como objetivo fomentar el reciclaje en la ciudad, que según Badia "hace años que está estancado por debajo del 40%", aunque la Unión Europea fija este porcentaje en el 55% para el 2025, y ha añadido que es más caro gestionar la recogida de residuos sin clasificar (206 euros por tonelada) que la materia orgánica (124 euros por tonelada) y de papel y cristal (45 euros).

Badia ha recodado que el objetivo a largo plazo es lograr una factura individualizada por cada domicilio para que los que más reciclen paguen menos y, hasta que no se llegue a este punto, se irá "afinando" el coste de la tasa, primero por distritos y, después, por barrios, según los datos de reciclaje de cada zona.

El concejal de ERC en el Ayuntamiento, Jordi Coronas, ha pedido celeridad al Gobierno municipal para "acotar al máximo" la personalización de la tasa para que sea más justa, y la concejal de JxCat, Francina Vila, ha defendido que es imprescindible una fiscalidad basada en la generación de residuos, en lugar de hacerlo en base a la recogida.

La líder de Ciudadanos en Barcelona, Luz Guilarte, ha reprochado a Badia que quiere "sacar 41 millones de los bolsillos" de los barceloneses; Josep Bou (PP) ha dicho que la tasa no beneficiará a los que más reciclan, y la concejal de BCN Canvi, Eva Parera, ha coincidido en que la ciudad no está preparada para poder distinguir el volumen de reciclaje de cada hogar.

Venta de acciones de servicios funerarios

La sesión también ha dado luz verde a la venta del 15% de las acciones que el Ayuntamiento tiene en Servicios Funerarios de Barcelona, en una operación con la que prevé ingresar 28 millones de euros, que quiere destinar a la vivienda y la rehabilitación, y que ha recibido el apoyo del Gobierno municipal, ERC, PP y BCN Canvi, y los votos en contra de JxCat y Cs.

Se trata de una operación que completa el proceso de privatización que se inició en 1998, cuando el entonces alcalde del PSC, Joan Clos, vendió el 49% de la empresa pública, y que siguió en 2011 cuando el Gobierno municipal del también alcalde socialista, Jordi Hereu, vendió el 36% de las acciones.

Badia ha justificado la venta de acciones como una "política económica responsable" porque no generaban dividendos y el activo se degradaba con los años, y ha añadido que el 15% no permitía que el Ayuntamiento incidiera en la toma de decisiones, por lo que las acciones saldrán a subasta pública, que, si queda desierta, ser las quedará Mémora, que tiene el 85% restante.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin