Castilla y León

CC.OO. advierte de que Castilla y León tardará tres años en volver a las cifras de empleo de 2019

  • El sindicato alerta del "achicamiento constante" de la Comunidad en términos económicos y laborales
El secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de Castilla y León, Saturnino Fernández, y la ténica Beatriz Sanz (Ep)
Valladolid

Comisiones Obreras ha advertido de que Castilla y León pierde peso "constantemente" en términos económicos y en materia laboral en el conjunto del país y augura que se tardarán al menos dos o tres años en llegar a las cifras de empleo de 2019 y hasta seis o siete en alcanzar las de 2008 si todo va bien.

Así lo ha asegurado el secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de Castilla y León, Saturnino Fernández, durante la presentación del estudio sobre el mercado laboral en la Comunidad en 2020, 'El año de la pandemia', elaborado por la técnica Beatriz Sanz, informa Europa Press.

En este marco, tras exponer los diferentes datos sobre el mercado laboral, Fernández ha asegurado que no ha sido "el año peor en desempleo", con un incremento de algo más de 26.000 desempleados, ya que fueron "mucho peores" 2009, cuando se perdieron 54.000 empleos, 2012 o 2013, y ha reconocido que gracias a las políticas acordadas como los ERTE no se ha cerrado y se ha permitido mantener el empleo, que las empresas no cierren o el cese de actividad de los autonómos.

Sin embargo, ha apuntado que Castilla y León se sigue "achicando" en el panorama español, una tendencia que se observa desde 2008 en relación al conjunto Estado tanto en términos de PIB, población y mercado del trabajo.

"Pesamos menos las gentes de Castilla y León que trabajan, lo vemos en que se reduce año a año desde 2008 y este año también las personas en edad de trabajar, de 16 a 65 años, así como la población activa, que es la gente que trabaja más los parados que buscan empleo", ha avisado el secretario de Empleo de CCOO, quien ha añadido que aumentan constantemente los inactivos, básicamente debido a las jubilaciones por incapacidad o por edad, además de los estudiantes.

En este marco, Beatriz Sanz ha asegurado que se ha quebrado la recuperación iniciada en 2014, se ha perdido mucho empleo y ha habido un aumento del desempleo "sustancial" y, aunque no son peores los datos que otros años, sí son "muy graves y preocupantes", por lo que habrá que ver la evolución en 2021 y 2022.

Con esta situación y después de que en 2014 y 2015 se empezara a recuperar el empleo y bajar el paro, el sindicalista ha recordado que calculaban en 2019 que en 2022 se podrían ver cifras similares a las de 2008 en términos de empleo, pero tras un año "truncado por la pandemia" los cálculos han cambiado.

Siete años para volver a 2009

En concreto, ha vaticinado que para alcanzar cifras de 2019 pasarán dos o tres años, según se apunta si se tienen en cuenta los estudios, pero para llegar a las de 2008 podrían pasar seis o siete años "mínimo" si todo va "normal".

Fernández ha apuntado que aunque ha sido un año y cifras "muy duras" no lo ha sido de los que más en los últimos tiempos, algo que ha atribuido a las políticas públicas puestas en marcha en el conjunto del Estado, que cree que han permitido paliar "de forma sustancial" un "descalabro" del mercado de trabajo que hubiera sido "terrible".

En esta línea, ha reconocido que también la Unión Europea ha dado una salida diferente a la crisis, ya que en la anterior sólo fueron "recortes" y en esta se han aportado fondos, de manera que la salida es "más justa" y se ha enfrentado "con bastante más coherencia" la situación, algo que considera que hay que seguir haciendo.

Saturnino Fernández ha explicado que "todo indica" que las prestaciones por ERTE se prolongarán y después habrá que ver cómo está la situación, por lo que a su juicio el Gobierno está cumpliendo porque no sólo ha ayudado a los trabajadores, sino también a empresas y autónomos.

Por ello, de cara al futuro ha reclamado que, ante lo que podría ser la remisión de la pandemia este verano y con el fin de que haya una salida "más justa" de la crisis, derogue o reforme lo que se legisló en 2012 en materia laboral, los aspectos más lesivos, para ya después, quizá en otoño, abordar las nuevas regulaciones de mercado de trabajo y el nuevo Estatuto del Trabajador. "Ahora corre prisa esto para que las cotizaciones laborales sean dignas y no pase lo que en la crisis anterior y paguen los trabajadores", ha señalado.

Además, ha reclamado a la patronal que vaya a buscar el acuerdo porque, a su juicio, "no vale remitirse al Diálogo Social y, si no hay acuerdo, no hacer nada".

Contratación en mínimos

Entre las cifras que destaca el informe se encuentra el hecho de que la contratación marcó mínimos históricos en el año 2020 y se formalizaron casi 290.000 contratos menos en Castilla y León, 6.570.000 en España.

En la Comunidad la contratación indefinida bajó en un 24 por ciento y la temporal en un 30 por ciento y, de los contratos registrados en las oficinas de empleo (691.871 en la región), la mayoría continúan siendo temporales (91 por icento del total). Además, de esos contratos temporales, el 61 por ciento tenían una duración menor de seis meses y tan solo el 3 por ciento tiene una duración superior. Con respecto a la jornada, casi el 34 por ciento fueron a jornada parcial (en España el 30 por ciento).

De la misma forma, el estudio recoge que aunque se ha reducido el paro de larga y muy larga duración en el último año, las personas que llevan en desempleo más de un año suponen el 41 por ciento del total (54.600) y las que llevan más de dos años el 26 por ciento (34.900).

La tasa de desempleo rompe su tendencia descendente iniciada en 2014 y aumenta en 0,43 puntos porcentuales, inferior a la media nacional de 1,43. Con los datos de Eurostat, la tasa de desempleo homologada UE es del 12,6 por ciento en Castilla y León y España es de los países con mayor aumento.

Destaca también que en 2020, debido a las prestaciones amparadas en los ERTE, el incremento de los beneficiarios de prestaciones por desempleo es histórico (+42.780 en Castilla y León y +1.113.750 en España), y el número de perceptores alcanzó los 115.891 en la Comunidad, de manera que la tasa de cobertura de las personas inscritas en el SEPE se disparó y alcanzó el 80,8 por ciento en Castilla y León y el 85 en España.

CCOO apunta que, si se tiene en cuenta que los trabajadores afectados por ERTE no están contabilizados como parados registrados, pero sí cobran prestación contributiva por desempleo (fueron en torno a 44.508 en el año 2020), y descontando a éstos de las personas inscritas, existen aproximadamente 86.700 personas paradas que no cobran ningún tipo de prestación por desempleo.

El estudio de CCOO señala que en el año 2020 se reduce la población en edad de trabajar en 4.900 personas para un total medio de 2,04 millones y Castilla y León, de las tres comunidades en que se ha reducido este colectivo, es la que mayor descenso absoluto registra en el último año.

También descienden las personas activas (ocupados más parados que buscan empleo) "de forma significativa" (hubo un pequeño repunte en 2019), con 24.300 menos (-2,2 por ciento) y se sitúa la cifra global en 1.097.000 personas activas.

La tercera con menor tasa

La tasa de actividad en Castilla y León se ha reducido en 1,1 puntos porcentuales (en España -1,2) y es casi 4 puntos inferior en la Comunidad (53,8 frente al 57,4 por ciento), de manera que es la tercera con menor tasa de actividad.

Sin embargo, si se tienen en cuenta las tasas homologadas de la UE -que calculan de otra forma a la población más envejecida, lo que incide en Castilla y León- según Eurostat la tasa de actividad de la Comunidad es del 74,6 por ciento y la de España del 72,7.

También, entre otros aspectos, el estudio refleja que el número de personas inactivas durante el año 2020 se ha disparado tanto en Castilla y León (+19.300) como en España (+603.300).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin