Castilla y León

El equipo humano, factor clave para el desarrollo de negocio de las empresas en tiempos difíciles

  • Execyl organiza una jornada para compartir experiencias de generación de oportunidades durante la crisis sanitaria
Valladolid

El factor humano sobresale por encima de otros factores a la hora de generar procesos de negocio en momentos de incertidumbre como el que está provocando la pandemia del coronavirus.

La generación de negocio y la creación de oportunidades en los distintos sectores económicos en un escenario de pandemia como el que preside la actividad social y empresarial desde marzo ha sido una de las constantes que caracteriza el trabajo de La Fundación para la Excelencia Empresarial de Castilla y León (EXECyL) durante este año de incertidumbre, siempre desde la óptica de salvaguardar en primer lugar la seguridad y la salud de los trabajadores.

Y el factor humano sobresale por encima de otros factores a la hora de generar procesos de negocio en momentos de incertidumbre, un objetivo que es posible, tal y como se ha puesto de manifiesto en la jornada dedicada al "Desarrollo de Negocio en tiempos difíciles", una iniciativa con la que los asociados de la Fundación han podido compartir esta semana consejos y experiencias.

Para Execyl, el desarrollo de negocio se ha convertido en un reto aún mayor si cabe en muchos casos durante estos meses. Por esa razón, es importante visibilizar cuál ha sido la realidad de distintas compañías a la hora de mantener o incrementar la actividad, ver qué medidas se han adoptado y detectar las dificultades que han observado, sin olvidar los aprendizajes que este periodo ha supuesto para profesionales y empresas.

Momentos decisivos

La jornada auspiciada por Execyl ha contado con la intervención de José Antonio Martín Fontanillo, director de Desarrollo de Negocio de Renault-Nissan Consulting, para quien las crisis, como la actual, son "momentos decisivos en la transformación de los negocios, donde las mejoras se aceleran y damos todos lo mejor". Por ello, añadió, la empresa ha gestionado la situación con dos horizontes: uno a muy corto plazo, como si se tratara de un negocio nuevo, y otro, a largo plazo.

Respecto al primero de ellos, Martín Fontanillo explicó que se adaptaron rápidamente al teletrabajo, además de asegurar la seguridad en el puesto laboral que inevitablemente fuese presencial, "preservando siempre la seguridad del equipo humano". Martín Fontanillo aseveró finalmente que los clientes y los integrantes de la compañía son los elementos "fundamentales" del ajuste de la propuesta de valor "a la nueva realidad a la que nos estamos adaptando".

Otro de los participantes, Manuel de Diego, Client Manager de Incotec, abordó la estrategia de desarrollo de negocio de su empresa durante esta crisis, en la que era muy importante el mantenimiento de toda la plantilla de la empresa y, a su vez, los objetivos marcados a principios de año para seguir haciendo viable el proyecto de empresa. Por esa razón, implantaron el teletrabajo e incidieron en el seguimiento de la ejecución de proyectos como algo más prioritario y habitual. En cuanto a los clientes, De Diego aseguró que la confianza "sigue siendo uno de los factores más influyentes en los procesos de decisión de compra de las empresas".

Invertir con incertidumbre

Por su parte, Javier Gómez, gerente de Comercial ULSA, subrayó que ante el estado de alarma que se aplicó el pasado marzo, la decisión de empresa primordial fue el mantenimiento de los puestos de trabajo por encima de los resultados de la compañía. En su opinión, "en momentos de incertidumbre hay que invertir, apostar y desarrollar".

Gómez apuntó también que las dos grandes crisis del siglo XXI son los momentos en los que la empresa ha experimentado un mayor crecimiento, abriendo nuevas líneas de negocio y ampliando sus instalaciones. "Nuestro compromiso es crear riqueza y valor", añadió Gómez, quien recalcó que tienen proyectado crear una empresa de formación en riesgos laborales en altura y un centro especial de empleo a medio plazo, además de dedicar mayores recursos a su taller de impresión y bordado.

Chema Gómez, CEO de Grupo Evento, fue el encargado de cerrar la jornada. Gómez puso de manifiesto que existe una "invisibilidad del sector turístico en Castilla y León" respecto a sus necesidades reales de ayuda, "no solo hay restaurantes y bares cerrados, las agencias de viajes y los organizadores de eventos presenciales llevamos cerrados desde marzo sin volver a poder trabajar. La previsión es que en el último trimestre de 2021 pueda empezar a haber una mejora a la hora de establecer eventos presenciales si todo sale bien", aseguró el CEO de Grupo Evento.

Respecto a las acciones de desarrollo de negocio, lo primero es tener en cuenta el bienestar de los trabajadores, ya que mucha gente está "cayendo en depresión" por esta situación, advirtió Chema Gómez. En segundo lugar, es importante adoptar soluciones a corto plazo, pero que también sirvan para el largo plazo, hasta el punto de que, señaló, este modelo de negocio les ha permitido abrir el mercado y contactar con más clientes, incluso en Iberoamérica. Por último, Gómez hizo hincapié en que han generado nuevos negocios uniendo a personas, es decir, buscando a gente "brillante" que asiste a sus eventos y creando sinergias entre ellos, otro factor en su negocio que les ha permitido abrir nuevos mercados.

La jornada concluyó con un intercambio de experiencias que corroboró el esfuerzo que se ha hecho en estos meses para mantener activa la economía de Castilla y León. Un ejemplo más de la búsqueda de la excelencia de las empresas que, aun en tiempos difíciles, buscan cómo salir reforzadas, compartiendo además sus experiencias.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin