Castilla y León

La aeronáutica Aciturri cierra un acuerdo para extinguir 148 contratos frente a los 271 previstos inicialmente

Instalaciones de Aciturri
Valladolid

Aciturri y la representación legal de los trabajadores de las filiales Aciturri Aeroengines y Aciturri Aerostructures han cerrado con acuerdo las negociaciones de Procedimiento de Despido Colectivo iniciadas el pasado 1 de septiembre que supondrá la extinción de 148 contratos frente a los 271 previstos inicialmente.

El acuerdo suscrito para los empleados de Aeroengines recoge la reducción a 28 de los contratos a extinguir con respecto a los 57 planteados al inicio de la negociación. Las personas afectadas percibirán una indemnización equivalente a 33 días por año trabajado, con un tope de 24 mensualidades, un máximo de 60.000 euros y un mínimo de 6.000. Con la finalidad de evitar el carácter traumático de la medida extintiva, Aciturri añade la posibilidad de que los empleados se adscriban a esta voluntariamente.

En el centro de trabajo de Orón, la extinción de contratos afectará a 19 personas y en el de Ircio, ambos en Miranda de Ebro, a 9. Se establece asimismo la suspensión total de 14 contratos de trabajo hasta el 30 de junio de 2021, y de 11 más hasta diciembre de ese año con carácter parcialmente rotativo (18 en Orón y 7 en Iricio).

Extinción de 120 contratos

En el caso de Aerostructures el pacto alcanzado incluye la extinción de 120 contratos frente a los 214 previstos inicialmente, compensada con el pago de indemnización equivalente a casos de despido improcedente, con un máximo de 100.000 euros y un mínimo de 6.000. Con la finalidad de evitar el carácter traumático de la medida extintiva, Aciturri añade la posibilidad de que los empleados se adscriban voluntariamente.

La medida afectará a 48 personas en Boecillo (Valladolid), 35 en Ayuelas (Miranda de Ebro), 10 en Berantevilla (Álava) y 27 en Tres Cantos.

Se establece asimismo la suspensión total de los contratos de trabajo de hasta 72 personas hasta junio con carácter parcialmente rotativo (40 en Boecillo), 7 en Miranda, 1 en Álava y 24 en Tres Cantos.

Tanto en el caso de Aeroengines como en el de Aerostructures el acuerdo incluye además la extensión a nueve meses del Plan de Recolocación suscrito por Aciturri, con un compromiso de recolocación del 75%. La compañía asume así la responsabilidad de acompañar a las personas afectadas durante todo el proceso y el compromiso de colaborar estrechamente con ellas en el objetivo de encontrar una nueva oportunidad profesional.

Al igual que el resto de compañías aeronáuticas, Aciturri se encuentra inmersa desde el pasado mes de marzo en la crisis más severa en la historia del sector, afirma la compañía. Seis meses más tarde la evolución de la pandemia continúa contrayendo la economía global, y confirma un lento y complejo proceso de recuperación de la industria aeronáutica. Las previsiones más optimistas de IATA (International Air Transport Association) y de las principales agencias de calificación de riesgos, sitúan en 2024 la recuperación del tráfico aéreo al nivel previo al inicio de la pandemia.

La reducción de los contratos a extinguir, las condiciones de los acuerdos suscritos y el esfuerzo económico que conllevan, son muestra inequívoca de la voluntad de Aciturri de garantizar la continuidad del proyecto empresarial en las circunstancias actuales manteniendo el mayor número posible de empleos.

Al margen de la intensidad propia de una negociación de este tipo, representantes de los trabajadores y empresa han mantenido durante todo el proceso una posición de cooperación y diálogo. La responsabilidad asumida y compartida por ambas partes ha hecho posible que Aciturri sea la primera compañía del sector en España en dar pasos adelante y adaptar sus capacidades a la realidad con el propósito de hacer viable la empresa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.