Castilla y León

La industria láctea irrita a los ganaderos por negar que las granjas cierren por los bajos precios

Valladolid

La organización de productores Agaprol, la que más volumen de leche entrega en España, ha calificado de "inaceptables" las declaraciones del director general de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), Luis Calabozo, quien asegura que "no le consta que haya abandonos de producción por no cubrir costes".

El máximo responsable de la patronal de las industrias lácteas considera que los cierres se deben a "criterios de disconformidad más allá de los precios que tienen que ver con factores socioeconómicos, de gestión o de interés (de los ganaderos) por invertir".

Las declaraciones de Calabozo "no pueden ser por menos que tildadas de cínicas" teniendo en cuenta que desde el año 2015 en España han cerrado el 30% de las 17.796 explotaciones lecheras, sumando un total de 5.276 granjas según los datos oficiales hechos públicos por el Ministerio de Agricultura.

El señor Calabozo -continúa la OPL- debería preguntarse por qué cada mes cierran casi un centenar de granjas mientras ninguna industria láctea ha abierto ninguna explotación lechera de las que considera tan rentables y en las que, a su entender, sólo existe falta de interés por invertir.

La práctica totalidad de las explotaciones españolas tienen un origen familiar con décadas de dedicación al sector lechero y ahora no pueden consentir que la misma industria que cada vez les exige más asegure que abandonan la tradición y el modo de vida de sus familias por "falta de interés".

Las declaraciones de Luis Calabozo "no sólo son falsas sino que son un insulto a los más de 12.000 ganaderos, sus familias y todo el sector lechero de nuestro país" y constituyen "un intento de engaño" a los consumidores sobre la relación de la industria láctea con las granjas en este país.

Ataque al medio rural

La actitud de Fenil, añade la asociación de productores, pone de manifiesto su doble moral al utilizar en sus campañas de marketing la imagen del medio rural, del bienestar animal o la calidad de sus productos mientras "con su actitud sólo promueven el cierre de las explotaciones que precisamente hacen posible que a duras penas el medio rural español siga vivo".

El medio rural español necesita del respaldo de la sociedad y los consumidores a la hora de percibir precios justos por sus productos frente a actitudes como las hechas públicas por Fenil en nombre de la mayor parte de las gigantescas multinacionales del sector a nivel mundial, concluye la OPL de Castilla y León.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.