Castilla y León

La Junta de Castilla y León garantiza financiación para el plan de choque para la provincia de Ávila

  • Ampliar el suelo industrial y crear una plataforma logística agroalimentaria, entre las medidas
Valladolid

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha comprometido financiación de la Junta para el Plan Territorial de Fomento para Ávila en los presupuestos de 2021, en la reunión celebrada en la Diputación abulense para preparar el proyecto.

"Queremos reafirmar que los proyectos que acordamos traen de la mano la financiación para los próximos años con el reflejo presupuestario en los presupuestos de la Comunidad", ha dicho a los periodistas el consejero.

"Independientemente que somos conscientes que estos presupuestos se van a ver afectados de lleno por la nueva situación económica, pero queremos que no venga en detrimento en modo alguno del compromiso del plan que tan necesario es para Ávila", ha dicho el titular de Economía y Hacienda tras la reunión a la que también ha acudido la consejera de Economía y Empleo, Ana Carlota Amigo.

AL respecto, la consejera ha recordado que el plan comenzó a gestarse hace meses con un grupo de trabajo que "ha realizado una enorme labor en bien de los ciudadanos de Ávila para que haya oportunidades industriales, de empleo, de competitividad y de innovación".

Amigo se ha referido a "sectores muy importantes en los que esté proyecto se ha centrado", como son los del agroalimentario, de automoción y energías renovables, que están "todos contemplados en el plan".

Por su parte, el presidente de la Diputación, Carlos García, ha afirmado que es "la mejor oportunidad que Ávila y su provincia tienen para acercarse a nivel industrial a otras provincias y capitales de Castilla y León".

Mientras, el alcalde de la capital abulense, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha advertido que en la actualidad no hay suelo industrial en la ciudad, ni para nuevas empresas ni para las ya instaladas, que "no pueden crecer".

El Plan Territorial de Fomento empezó a desarrollarse con Germán Barrios como consejero, y la reunión celebrada este lunes estaba prevista para finales de marzo, por lo que no pudo celebrarse por el estado de alarma.

El documento que se ha debatido este lunes articula una batería de propuestas de la Junta con un enfoque transversal -como las relacionadas con la ampliación de la oferta de suelo y la financiación, el refuerzo de la formación del capital humano o la simplificación administrativa para facilitar la inversión productiva- y otras orientadas a los tres sectores prioritarios y definidos como estratégicos en la economía abulense: la automoción, la agroalimentación y las energías renovables.

Así, el Gobierno autonómico plantea el impulso a un Centro de Transferencia del Conocimiento, Innovación y Emprendimiento, que ejercería de catalizador de nuevos proyectos en torno a las actividades citadas.

Se trataría de establecer un ecosistema con los agentes vinculados al desarrollo de estas ramas industriales -instituciones, universidades y compañías a título individual, entre otros- para trabajar en red bajo una plataforma de coordinación hacia objetivos comunes.

Su labor se centraría en fomentar la industria 4.0 y la implantación de la I+D+i en el tejido productivo; favorecer la transferencia del conocimiento desde la universidad y las entidades de investigación a los centros de trabajo, así como la gestación de 'spin-off'; generar programas de crecimiento para pymes; impulsar la formación más adecuada a las necesidades del mercado para atraer y retener el talento, e incentivar el emprendimiento.

Otra de las iniciativas expuestas por la Junta al grupo de trabajo que está confeccionando el Programa Territorial de Fomento para Ávila es la articulación de una plataforma logística para potenciar el crecimiento de la industria agroalimentaria, uno de los puntales de la economía de la provincia.

La idea es facilitar el almacenamiento, la distribución, la gestión y la comercialización nacional e internacional de los productos elaborados en el territorio a través de un canal único sin estructura fisica.

La formación para el empleo es otra de las piedras angulares del plan sometido a debate.

En este ámbito, las propuestas del Gobierno autonómico pasan por reforzar la cualificación en torno a los perfiles más demandados por el tejido empresarial abulense y, en particular, el vinculado a la industria de transformación agraria.

Se prevé implantar un Centro de Referencia Nacional de comercialización, distribución y promoción de productos alimentarios, dentro de la familia profesional de comercio y marketing; un ciclo de técnico en comercialización de productos alimentarios, y distintos certificados de profesionalidad para desempleados y ocupados en las especialidades más demandadas por las pymes de la provincia.

Asimismo, se pondrá en marcha un programa de becas para que las segundas generaciones de las empresas agroalimentarias puedan reforzar su cualificación en universidades de la Comunidad.

La formación para el empleo es otra de las piedras angulares del plan sometido a debate. En este ámbito, las propuestas pasan por reforzar la cualificación en torno a los perfiles más demandados por el tejido empresarial abulense y, en particular, el vinculado a la industria de transformación agraria.

Se prevé implantar un Centro de Referencia Nacional de comercialización, distribución y promoción de productos alimentarios, dentro de la familia profesional de comercio y marketing; un ciclo de técnico en comercialización de productos alimentarios, y distintos certificados de profesionalidad para desempleados y ocupados en las especialidades más demandadas por las pymes de la provincia.

Asimismo, se pondrá en marcha un programa de becas para que las segundas generaciones de las empresas agroalimentarias puedan reforzar su cualificación en universidades de la Comunidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.