Castilla y León

Carnero evalúa el impacto de la crisis con cerca de 30 industrias agroalimentarias de Valladolid

Un momento del encuentro telemático
Valladolid

El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, se ha reunido hoy telemáticamente con el presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana, y con representantes de casi treinta empresas agroalimentarias de Valladolid para evaluar el impacto que el COVID-19 está teniendo en el sector.

Una de los mensajes fundamentales que el consejero ha querido poner en valor ante los participantes (entre las que estaban harineras, cárnicas, de conservas, azúcar, productos dietéticos, patatas, repostería, galletas, pasta y varias bodegas) ha sido el sentido de responsabilidad y el compromiso que ha adquirido y demostrado, una vez más, el sector respecto a los productos agroalimentarios que ellos transforman, haciendo posible el equilibrio diario de toda la cadena alimentaria. Y eso en tiempos de confinamiento es un extra de sobresfuerzo, de lucha y de entrega.

Y en ese sentido, ha expresado un sincero agradecimiento, ya que "sabemos que todos los trabajadores están dándolo todo por el bien de la sociedad, de nuestra comunidad autónoma y de España, y está claro que sin su trabajo de abastecimiento alimentario la crisis social hubiera sido más profunda", ha recalcado.

Defender a todos los sectores

Dentro del programa "Somos del Campo", Carnero ha recordado que "todas las actuaciones que se están poniendo sobre la mesa durante el estado de alarma tienen como finalidad defender y mejorar la situación de todos los sectores implicados en la cadena alimentaria, cada uno con su importancia, por estratégicos, en las diferentes fases: productores (agricultores y ganaderos), transformadores y distribución".

Actualmente, uno de los objetivos de la Consejería es trabajar en el acuerdo político planteado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, a la oposición en un Pacto de la agricultura para la recuperación que beneficiaría a todos los agricultores y ganaderos de la Comunidad, y conseguir, además, un pacto para un marco estable y equilibrado de la cadena alimentaria de Castilla y León, que supone otro de los pilares básicos en el que ya se venía trabajando y ahora adquiere mayor actualidad.

Carnero también ha hecho hincapié, respecto al futuro de la nueva Política Agraria Común, en que "la soberanía alimentaria de la Unión Europea debe de ser el criterio fundamental que rija la nueva PAC". Y al mismo tiempo, ha defendido que la actividad agraria tiene futuro en sí misma y es estratégica para garantizar la alimentación de los ciudadanos y la sostenibilidad medioambiental en Europa.

En cuanto al apoyo al sector agroalimentario por parte de la Junta, el consejero ha destacado que, gracias a un esfuerzo extra del Gobierno autonómico, se están desarrollando varias medidas para hacer frente a los contratiempos de la pandemia. Entre ellas, se han suministrado numerosos equipos de protección individual para trabajadores del sector; se han reforzado las ayudas a inversiones en la industria agroalimentaria a aquellas comprometidas en apoyar a trabajadores afectados por ERTE derivado del COVID-19, con una convocatoria de 65 millones de euros; se ha puesto en marcha la plataforma "Campo de Encuentro" para dar salida en el mercado a las producciones con mayores problemas de comercialización; así como reforzado la presencia del portal online "Market-Tierra de Sabor" para facilitar el consumo y la venta electrónica de productos amparados por la marca Tierra de Sabor.

Además, se están llevando a cabo campañas de promoción del consumo de productos emblemáticos como son el lechazo, el cochinillo y el cabrito, para paliar los efectos de la drástica reducción del consumo de los mismos, y se han incorporado recientemente dos productos más: el vino y el queso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.