Castilla y León

La crisis reduce a la mitad el trabajo de los arquitectos en Castilla y León y los nuevos encargos caen un 70%

Manuel Vecino, presidente del Colegio de Arquitectos de Valladolid
Valladolid

La pandemia generada por la COVID-19 también ha pasado factura a los arquitectos de Castilla y León, que han visto reducida su actividad a la mitad desde que empezó la pandemia.

Son los resultados que refleja una encuesta telemática impulsada por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) para medir el impacto de esta crisis entre los profesionales del sector.

La reducción en un 52 por ciento de la actividad no ha sido un hecho aislado, ya que nueve de cada diez arquitectos han sufrido el parón en sus estudios; además, los nuevos proyectos han caído en un 70 por ciento, lo que dibuja un panorama complicado para los arquitectos de Castilla y León.

Las mayores dificultades a las que se han enfrentado los arquitectos de la Comunidad desde el inicio de la pandemia son tres: el parón del 90 por ciento de las obras iniciadas, el retraso de los proyectos y la ausencia de trabajo futuro.

La encuesta revela que, en el 32 por ciento de los casos, el parón en los proyectos en Castilla y León es imputable a la administración local.

"Deja en evidencia un problema que se ha convertido en crónico, puesto que antes de la crisis del coronavirus los tiempos de espera en la tramitación de licencias ya eran muy dilatados", explica el presidente del Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA), Manuel Vecino.

También figuran en el sondeo otras cuestiones que han hecho mella en la ralentización de los proyectos como la falta de suministros (en un 23% de los casos) y la ausencia de mano de obra adecuada (en un 16,7%); y, con menor impacto, el aplazamiento de las inversiones inmobiliarias, la incertidumbre sobre la viabilidad económica, la falta de interés de los demandantes, la menor presión por parte del cliente y la movilidad restringida.

Castilla y León, más que la media

La situación actual preocupa especialmente en Castilla y León, una de las comunidades más afectadas de España, con el 90% de las obras paradas frente al 80% de la media nacional, y en la que más de la mitad de los arquitectos trabajan en despachos unipersonales, como así lamenta el COAVA a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Además, los profesionales han visto disminuidos los nuevos encargos en un 70% durante la crisis sanitaria de la COVID-19 y se estima que el porcentaje se mantendrá a la baja durante el resto del año.

"Las perspectivas para los próximos meses no son nada prometedoras, por lo que el sector se verá gravemente dañado. Aunque las obras se pararon a solicitud de los propios arquitectos, que no anteponemos nada a la salud, somos conscientes de que el perjuicio para el sector es dramático", advierte Vecino.

Los efectos de la crisis sanitaria en la construcción se traducen en consecuencias evidentes sobre la situación económica de los arquitectos castellanos y leoneses.

Las previsiones no son positivas, ya que nueve de cada diez profesionales de la Comunidad calculan que sus ingresos en 2020 se reducirán a menos de la mitad respecto al año anterior.

En este sentido, una de las principales reivindicaciones del sector es que las ayudas económicas puestas en marcha por la Junta de Castilla y León durante esta crisis incluyan a los profesionales de la arquitectura y no discriminen entre los autónomos adscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social-que suponen sólo el 30% en la Comunidad-y los que cotizan a mutualidades alternativas como la Hermandad Nacional de Arquitectos (HNA).

"Nuestro sector todavía arrastra muchas y devastadoras consecuencias de la anterior crisis, por lo que va a necesitar un fuerte apoyo económico que no puede excluir a los mutualistas, ya que todos estamos realizando un gran esfuerzo de forma conjunta", puntualiza el presidente del COAVA.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin