Castilla y León

El coronavirus vacía la fiesta en la campa de Villalar por primera vez desde la Democracia

La campa de Villalar reúne todos los años a miles de personas (EP)
Valladolid

La localidad vallisoletana de Villalar de los Comuneros debería acoger este 23 de abril la tradicional concentración ciudadana en el 'Día de Castilla y León, pero este año, por primera vez desde el comienzo de la Democracia no se celebrará por la pandemia del coronavirus.

La celebración conmemora la derrota de la Junta Comunera capitaneada por Padilla, Bravo y Maldonado a manos del ejército de Carlos I, un hecho que se ha convertido ya en toda una reivindicación del pueblo castellanoleonés.

Esta concentración popular, que está ya totalmente normalizada, cumpliría este año el 44 aniversario desde que en 1976 un grupo de unas 400 personas convocadas por el Instituto Regional Castellano-Leonés se dieron cita en la histórica localidad de Villalar de los Comuneros -el día elegido fue un 25 de abril por coincidir en domingo- para reclamar democracia y autonomía en los inicios de la Transición.

Los manifestantes habían sido convocados a las 12.00 horas para un acto en la Plaza Mayor, comer en el campo -se entrevistaron con el alcalde, Félix Calvo Casasola, para pedir autorización, si bien este se remitió a las instrucciones de la Benemérita- y participar en un festival folklórico. Esas 400 personas llegaron a la villa vallisoletana por caminos y carreteras secundarias ya que los accesos principales habían sido cortados.

Sin embargo, esa primera concentración ciudadana en Villalar, que había sido prohibida por orden gubernativa, fue disuelta por la Guardia Civil cuando los congregados colocaron en un árbol una bandera morada como símbolo del pendón castellano lo que hizo intuir a las fuerzas de seguridad del Estado que el acto podría degenerar sobre lo previsto.

Algunos testigos aseguraron que fueron disueltos a sablazos, por lo que se llegó a comparar la carga con los hechos del 23 de abril de 1521, cuando los comuneros cayeron a manos de las fuerzas imperiales, hasta el punto de hablarse de la segunda derrota de Villalar.

No obstante y aunque los concentrados no pudieron celebrar la fiesta que habían previsto en Villalar, la cita de 1976 supuso el germen de las sucesivas concentraciones de espíritu regionalista con el éxito de 1977 cuando, según las crónicas, se dieron cita en la localidad vallisoletana unas 15.000 o 20.000 personas en un 'Día de Castilla y León' que sí fue autorizado y que contó con el impulso también de la Alianza Regional de Castilla y León.

El Instituto Regional Castellano-Leonés (IRC-L) fue una asociación anónima creada a comienzos de 1976 tras sendas reuniones en Lerma y Paredes de Nava e impulsada por un grupo de intelectuales, profesores universitarios, periodistas, ecologistas y políticos en favor de la autonomía de las nueve provincias de la cuenca del Duero y en contra del centralismo.

Sus objetivos constitucionales eran estudiar, analizar y reflexionar sobre los problemas de Castilla y León en función de las circunstancias históricas, económicas, sociales y, sobre todo, de tipo cultural.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin