Castilla y León

El 45,2 por ciento de los contratos indefinidos en Castilla y León procede de uno temporal, 6,5 puntos que la media

Valladolid

El 45,2% de los contratos indefinidos que se firmaron durante 2019 en Castilla y León procedió de uno de duración determinada, según el estudio realizado por Randstad.

Esta tasa es la más alta registrada en la serie histórica de la región, se encuentra 6,5 puntos porcentuales por encima de la media nacional y 3,3 más que la registrada el año pasado (41,9%).

Durante los primeros años del estudio y hasta 2011, este porcentaje registró tasas por encima del 40%, para desde entonces experimentar una tendencia negativa que concluyó con la tasa más baja del estudio en 2014 (31,6%). Desde este año el porcentaje volvió a remontar, encadenando cinco años ininterrumpidos de incrementos hasta alcanzar la tasa más alta, el 45,2%, en este 2019.

A nivel provincial, León (51,1%), Soria (50%), Burgos (49,9%), Palencia (49,3%) y Zamora (49,2%), registraron las mayores tasas de ocupación. Con porcentajes más discretos se encuentran Salamanca (43,2%), Valladolid (40%), Ávila (39,9%) y Segovia (39,3%).

Los contratos convertidos caen

En cuanto a volumen de contratos convertidos a indefinidos, en Castilla y León se firmaron 37.027, un 0,7% menos que el año pasado, cuando se registraron 32.272 firmas. Esta caída sitúa cuatro décimas por debajo de la media nacional (-0,3%).

Los mayores volúmenes de este tipo de contratos se produjeron en Valladolid (8.697), León (7.341), Burgos (6.247) y Salamanca (4.565). A continuación se encuentran Segovia (2.518), Palencia (2.320), Zamora (1.946), Ávila (1.722), y Soria (1.671).

Por otro lado, Segovia, con un 6,4%, registró el mayor crecimiento de la región, seguida por León (4,2%), Zamora (0,9%) y Salamanca (0,5%). Ya experimentando caídas se encuentran Palencia (-5,4%), Soria (-5,3%), Burgos (-3,3%), Valladolid (-3%) y Ávila (-1,8%).

Por otro lado, 38,7% de los contratos indefinidos que se firmaron a nivel nacional durante el pasado año provino de uno temporal. Es decir, cuatro de cada diez contratos indefinidos provienen de un contrato de duración determinada. Se trata de la tasa más alta desde 2011 (41,5%), y encadena cinco años de crecimiento consecutivos.

En términos de volumen de contratos convertidos, la cifra se sitúa a finales de 2019 en 835.521 firmas, reduciéndose en apenas tres décimas con respecto a las 837.988 conversiones registradas en 2018. Es la primera vez que el volumen se reduce tras seis años de incrementos consecutivos, por lo que la cifra de 2019 es aún la tercera más alta de la serie histórica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.