Castilla y León

UCCL pide al consejero de Agricultura que fije los porcentajes para cobrar las ayudas de la PAC

El coordinador de la Unión de Campesinos en Castilla y León, Jesús Manuel González Palacín
Valladolid

El coordinador de la Unión de Campesinos en Castilla y León, Jesús Manuel González Palacín, ha considerado que el primer semestre de 2020 será "vital" para avanzar en la futura Política Agrícola Común (PAC) y ha instado a la Consejería de Agricultura a atreverse a definir un porcentaje concreto para cobrar las ayudas.

"Hay que hablar de matemáticas, de porcentajes", ha insistido González Palacín que ha recordado que UCCL y la Unión de Uniones han fijado ese límite en, al menos, un 25 por ciento de los ingresos procedentes de la actividad agraria lo que dejaría la nómina de perceptores entre 320.000 y 350.000, frente a los 722.000 que hay en la actualidad, en sintonía con otros países que ya han "hecho los deberes", como es el caso de Francia.

Según sus cálculos, la principal incógnita ahora es saber entre cuántos perceptores se repartirá un cheque que rondará en torno a los 5.000 millones de euros.

"Hemos estado muchos años a puntito de conseguirlo, a un tris", ha reconocido el coordinador de UCCL para insistir en que los productores del campo de Castilla y León se juegan "muchísimo" en este aspecto de cara a la modificación de la PAC cuya nueva aplicación prevé para 2022, informa Ep.

Otro de los retos importantes para el nuevo año pasa por el desarrollo de la Ley de la Cadena Alimentaria que se aprobó con Miguel Arias Cañete como ministro y ha abogado por imitar a Francia en esa regulación desde el convencimiento de que "todo es cuestión de voluntad política" y de que hay que trabajar para que el coste de producción sea siempre el punto de partida de cualquier negociación bajo el que no se podría cerrar ningún contrato.

"Políticas valientes"

Definir la posición de dominio de las empresas con una especial vigilancia a las que marcan las tendencias y aplicar "políticas valientes" para atajar la plaga de topillos que se inició en 2019 y que aún no se ha controlado, son otros de los retos marcados por UCCL para el año 2020 desde el convencimiento de que si no hay un invierno duro que acabe con los roedores los cultivos de la próxima campaña están en juego.

González Palacín ha abogado también por "flexibilizar al máximo" los criterios sobre sanidad animal para "dar oxígeno" a las ganaderías de extensivo y ha apostado por modificar la ley de caza para dar herramientas a la Administración para que intervenga ante la proliferación de la población de conejos, a lo que ha sumado el "importante problema" que supone la fauna salvaje.

El coordinador de UCCL ha definido 2019 como un año "malo con mayúsculas", aunque no catastrófico, como consecuencia de una "durísima sequía" que afectó principalmente a las provincias del sur de la Comunidad Autónoma para las que esta OPA pidió ayudas específicas que "lamentablemente", ha apuntado, no recibieron el apoyo ni de la Consejería ni del resto de las organizaciones profesionales agrarias.

Jesús Manuel González Palacín ha cifrado las pérdidas de la sequía en 800 millones de euros, con casos de parcelas con rendimientos inferiores a los 1.000 kilos y pérdidas de 300 euros por hectárea, y ha recordado que el sector más perjudicado ha sido la ganadería extensiva por la falta de pastos y de agua que obligó a instalar cisternas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin