Castilla y León

Cerealto Siro vende las fábricas de pan de Antequera (Málaga) y parte de la de bollería de Navarrés (Valencia)

Siro se desprende de su negocio de pan
Valladolid

Cerealto Siro ha alcanzado un preacuerdo de venta del negocio de pan que desarrolla en la fábrica de Antequera (Málaga), y de parte de su negocio de bollería, que incluye la fábrica de Navarrés (Valencia), ambos sujetos a due diligence, según ha informado en un comunicado.

La compañía ha precisado que en el caso del negocio del pan ha cerrado un preacuerdo con Morato Pane, segundo operador del mercado italiano con más de 50 años de experiencia, para la compra de la fábrica de Antequera.

Respecto a la división de bollería, la firma ha alcanzado un preacuerdo con Dulmatesa, empresa española comercializadora de la marca Productos López y especialista en pastelería, repostería y bollería con tradición familiar desde 1920, para la compra de la fábrica de Navarrés.

La operación se lleva a cabo cumpliendo con el compromiso de Cerealto Siro Foods de encontrar compradores especialistas para quienes estas categorías están en el 'core' de su estrategia y con la capacidad de hacer crecer estos negocios y a las personas que trabajan en ellos.

Cerealto Siro sigue así con su proceso de desinversión tras contar con un equipo de más de 5.000 personas y una producción superior a 400.000 toneladas anuales. La compañía cuenta con 17 centros de producción ubicados en España, Portugal, Italia, Reino Unido y México, además de un equipo local en Estados Unidos.

Con esta operación, la compañía se desprende totalmente de su negocio de pan. A la venta, mantiene las fábricas de Briviesca (Burgos) y Medina del Campo (Valladolid) una vez que ha traspasado las de El Espinar (Segovia) y Navarrés, todas dedicadas a la fabricación de bollería.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.