Castilla y León

La cooperativa Acor prevé beneficios esta campaña tras un año "de enormes pérdidas"

  • Fernández Mañueco califica a la cooperativa azucarera como la "más moderna de Europa"
  • El presidente de la compañía pide apoyo a las Administraciones "para recuperar las 30.000 hectáreas" de cultivo de remolacha
Medrano, con Fernández Mañueco y el consejero de Agricultura
Valladolid

El presidente de Acor, Justino Medrano, ha augurado este lunes que la cooperativa alcanzará beneficios en la próxima campaña tras un año de "enormes pérdidas" que no ha querido cuantificar "para que los conozcan primero los socios".

Medrano, que ha acompañado al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante una visita a la fábrica de la cooperativa azucarera, se ha remitido al comienzo el próximo día 18 de noviembre de las juntas preparatorias de la asamblea general de socios para que se hagan públicos los datos económicos del último año fiscal. En la campaña 2017-2018, los números rojos alcanzaron los 3,5 millones, una cifra que se quedará muy por debajo del último ejercicio, que el actual equipo gestor ha heredado de sus antecesores. Las causas, la bajada del precio internacional del azúcar tras la sobreproducción provocada por el finalización de las cuotas.

El presidente de la principal cooperativa de Castilla y León ha reconocido el "momento delicado" que ha vivido la coopertativa tras "dos campañas muy malas" aunque ha augurado la entrada en beneficios por la subida del precio del azúcar.

Un cultivo con futuro

Por ello, ha enviado un mensaje de optimismo por un cultivo "que tiene futuro" y que ha definido como "el pilar" que ha dado de comer a muchas familias de agricultores. "Apostamos por la remolacha y queremos que vuelva la confianza que siempre ha tenido", ha dicho.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a las Administraciones para que den respaldo al cultivo de la remolacha para "salir de este bache" y se puedan recuperar las 30.000 hectáreas de este tubérculo en Castilla y León.

Ésta es una campaña histórica para la cooperativa, con más de 14.000 hectáreas de remolacha contratadas frente a las 10.000 del año pasado, lo que constituye "un reto importante".

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha definido a la compañía como "una de las más importantes de España" tanto por el número de socios como por el volumen de facturación y empleo generado y la "más moderna de Europa".

Acompañado por el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, Fernández Mañueco ha recordado algunos datos en los que Castilla y León es "líder", como el hecho de que la Comunidad moltura "el 85 por ciento de la producción nacional", o el esfuerzo de modernización del sector, que ha permitido incrementar la productividad un 60 por ciento en los últimos 15 años al pasar de las 70 a las 105 toneladas de remolacha.

Ha destacado además que el sector remolachero es un sector estratégico para las áreas rurales donde se asienta, desde el punto de vista económico y del empleo. Actualmente en la Comunidad hay unos 2.900 agricultores remolacheros en activo y otros 1.300 trabajadores en la industria (800 Azucarera y 500 ACOR). En su conjunto se generan 4.200 empleos directos, sin contar el empleo indirecto de transportistas y servicios al sector.

Mañueco pide "un Gobierno fuerte" para negociar bien la Política Agraria Común

Fernández Mañueco ha recordado que el sector remolachero "ha sufrido varios procesos de reestructuración" y ha destacado que en un momento como el actual, en el que se está en medio de la negociación de la Política Agraria Común (PAC) resulta "fundamental" un Gobierno "fuerte" que defienda los intereses de agricultores y ganaderos, en lo que constituye también "un compromiso con la España interior y la España de oportunidades", ha sentenciado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.