Canarias

Canarias demuestra que la educación puede vencer al Covid19

  • Rastreadores civiles y de Ejército de Tierra y el cumplimiento de las normas de los isleños les permite generar buena imagen turística en la UE
Las Palmas de Gran Canaria

El tradicional comportamiento cívico de los canarios ha sido la clave empleada en las islas para tener controlada la pandemia del Covid 19. Es producto de varios aspectos como la disciplina de saber que si se hunde el turismo a los jóvenes no les quedará otro remedio que salir a buscarse la vida en patera como generaciones anteriores tras la quiebra de la economía de Canarias por la I Guerra Mundial o la llegada del franquismo, que dinamitó un mercado interior que tenía una renta superior a la de la Alemania de 1939. Aunque el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington prevé la muerte de cinco personas diarias en febrero de 2021 en Canarias, los cierto es que las medidas de control aplicadas, fundamentalmente entre Ninis, en el archipiélago canario el número acumulado de pacientes con covid asciende a 16.815 desde el inicio de la pandemia, y se han realizado realizado 467.100 pruebas PCR, de las que 3.768 hasta el día de apertura del negocio del turismo a las islas desde Reino Unido y Alemania.

Aunque todavía está por ver cómo afecta el nuevo contexto fruto de la pandemia al turismo, las autoridades ya hablan de un "importante respiro" para el archipiélago a las puertas de su época grande, que arranca el 1 de noviembre. Canarias tiene en este momento la tasa de incidencia de coronavirus más baja de España, con 82,75 casos diagnosticados en los últimos 14 días, ligeramente inferior a la de Alemania (92,2) y muy por debajo de la del Reino Unido (341,2). El bloqueo al Covid19 ha llegado con la presencia de rastreadores civiles 158 con recursos regionales y que en estas islas las policías locales también han apoyado en la tarea de rastreo, principalmente para el control de las personas que dan positivo y no cumplen la cuarentena. El Ejército de Tierra con el Mando de Canarias al frente se ha movilizado.

En agosto de 2019, cuando los datos de Canarias comenzaban a dar muestras de incremento, el Gobierno regional pidió al Ministerio de Defensa rastreadores a fin de no perder el tren de la temporada alta de turismo que comienza en noviembre. En un quinto Consejo de Gobierno Extraordinario de agosto también se tomaron otras medidas como la de limitar las reuniones y eventos a diez personas en las islas donde la Incidencia Acumulada de casos a los siete días supere los 100 por 100.000 habitantes. Una toque de queda civil que ha frenado la agenda de actos sociales.

A pesar de la excelente noticia que supone la vuelta de su turismo talismán, las islas no dejan de observar cómo evoluciona la situación en otros países. Tal es el caso de Lanzarote, cuyo segundo principal emisor de turistas en 2019 -con cerca de 310.169-, Irlanda, ha decretado esta semana la vuelta al confinamiento nacional. La vuelta del turismo de Reino Unido y Alemania a Canarias tras el fin de las restricciones por la pandemia ilusiona a las islas a pocos días de la temporada alta de invierno, la favorita para unos viajeros cuyo gasto medio diario superó, en conjunto, los 24,4 millones de euros en el último tramo de 2019. Desde la última semana de octubre al 31 de diciembre del pasado año, Canarias recibió a cerca de 1,4 millones de turistas procedentes de estos países; de ellos, el 99 % tenía como objetivo disfrutar de sus vacaciones y de la oferta de descanso, según el INE y del Instituto Canario de Estadística (Istac).

El clima y la seguridad son los atractivos más destacados de las islas, apunta el último informe sobre el perfil del turista de 2019, elaborado por el Gobierno de Canarias, que incide en el fuerte peso de Reino Unido y Alemania como principales países emisores al suponer el 32,5 % y el 18 % del turismo anual. De ahí que el archipiélago aplauda la decisión de ambos Gobiernos de levantar las restricciones para viajar a Canarias que mantenían desde este verano por la crisis sanitaria y catalogarlo de destino seguro para hacer turismo, lo que en la práctica implica que ya no obligarán a sus ciudadanos a someterse a cuarentena a su regreso.

La apertura supone un balón de oxígeno para el sector turístico, que representa aproximadamente el 35 % del Producto Interior Bruto (PIB) de las islas y genera el 40 % de los puestos de trabajo. En el último año, casi 4,9 millones de turistas británicos se desplazaron hasta Canarias, de los que la inmensa mayoría, el 98,3 %, lo hizo por motivos de ocio, mientras que el resto, por temas de negocios u otras cuestiones. Tomando como referencia las diez últimas semanas de 2019, desde finales de octubre hasta Nochevieja, las islas recibieron 846.182 viajeros procedentes de Reino Unido, lo que supone una media semanal de 84.618. Según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) publicada por el INE, el 62,7 % de estos turistas (530.889) pernoctó entre 4 y 7 noches, en tanto que el 28,5 % (241.626) permaneció entre 8 y 15 noches, y un 1,5 % (12.951), alargó su estancia más de 15 noches.

Respecto al gasto turístico total, que incluye alojamiento, transporte -internacional y local-, alimentación, actividades de ocio y compras, los británicos desembolsaron unos 940 millones de euros en este concreto periodo (1.316,4 millones en el cuarto trimestre, como refleja el Istac). Ello significó un gasto medio de 1.111 euros por turista, mientras que la media diaria -calculada en base a la pernoctación más frecuente, entre 4 y 7 noches-, rondaría los 211 euros. En comparación con las mismas fechas de 2018, el gasto total derivado del turismo británico cayó aproximadamente un 0,38 %, una evolución que siguió la tónica a la baja de un año marcado por las tensiones por el Brexit. También por la quiebra del turoperador Thomas Cook, que afectó en mayor medida a Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote.

El 2019 consolidó una vez más a Alemania como segundo país emisor de turistas a Canarias, con un total de 2,5 millones, de los cuales, el 99 % tenía un perfil vacacional. Entre la última semana de octubre y finales de diciembre, llegaron a las islas alrededor de 505.839 turistas. De ellos, un 47 % (237.000) se alojaron de 4 a 7 noches; un 43 % (217.330), de 8 a 15 noches; y un 9,5 % (47.956), más de 15 noches.Al igual que los turistas británicos, los alemanes apostaron por pernoctaciones largas en la última temporada de invierno, y descartaron las estancias de una a tres noches. Por su parte, el gasto vinculado a estos viajes fue de 652,8 millones de euros (913,9 millones en el conjunto del trimestre), o lo que es lo mismo, 1.290,5 euros por turista. En función de la pernoctación preferida por los alemanes, el gasto medio diario se situó en 245 euros, ligeramente superior a la de los británicos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin