Canarias

La supercentenaria que ha pasado 80 años siendo turista en Canarias

  • Charlotte ya conoció Tenerife en 1937 cuando ella y su esposo visitaron a sus suegros
Madrid

Ha fallecido Charlotte Feigel, la turista más longeva de Canarias a los 110 años de edad. Desde que tenía 20 años era una enamorada de las islas y, en especial, de Tenerife. Viuda desde 1996, esta vecina de la Alta Baviera era la turista más fiel de las islas. No murió por coronavirus. Pero lo hizo en perfecto estado de forma, según ha confirmado su hijo, con el que viajaba siempre.

Feigel nació en Ginebra en 1909. Sin embargo, no era una mujer suiza, sino la hija de padres alemanes que se mudaron a Eisenach en 1912. En la década de 1930 conoció al farmacéutico Robert Feigel en Bensheim, Hesse, con quien se casó en 1934. Desde 1937 conocía Tenerife y su seguro de sol. En 1952 encontró un nuevo hogar en Ettlingen con su marido, quien se hizo cargo de la farmacia Friedrich allí. A a partir de los Sesenta comenzó a visitar Canarias hasta el año 2018. Durante ocho décadas estuvo en Canarias, informa el diario alemán canario Wochenblatt.

Charlotte ya conoció Tenerife en 1937 cuando ella y su esposo visitaron a sus suegros, quienes se establecieron en la isla huyendo de los nazis. La primera vez que vino a Canarias fue en un barco carguero de plátanos. Cada nueve de diciembre celebraba su cumpleaños en Puerto de la Cruz. La última vez que estuvo en su hotel de siempre se percató de una cosa: el nuevo propietario no quería mayores. Hace dos años admitió a Wochenblatt que por su edad quizás serían sus últimas vacaciones en la isla. El verano siguiente de 2019 optó por quedarse en Alemania.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.