Canarias

Los empresarios de Cerdeña quieren copiar el negocio de Binter Canarias

  • En 2017 y 2018 se aprobaron una serie de medidas para fomentar la conectividad de Canarias y Baleares
Las Palmas de Gran Canaria

Los líderes empresariales en la región de la isla italiana de Cerdeña están elaborando planes para lanzar una nueva aerolínea en un formato similar a Binter Canarias para mantenerse en mejor contacto con Italia continental. La isla, con 1,6 millones de residentes, se encuentra a 187 kilómetros del continente italiano y está conectada por servicios aéreos y marítimos. Pero no funcionan con precios lógicos.

Tras el colapso este año de Air Italy, una aerolínea regional con sede en la ciudad sarda de Olbia, los lugareños temen que la isla pueda quedar demasiado aislada económica y socialmente. El empresario cerdeño Antonello Bombagi es el que lidera el operativo y se ha fijado en el sistema de Canarias y Baleares. Alitalia mantiene rutas con Cagliari y EasyJet o Ryanair realizan algunas rutas a Cerdeña desde Roma y Milán. Mobi, la principal empresa que gestiona servicios de transbordadores marítimos entre Cerdeña e Italia continental, enfrenta sus propias dificultades económicas. El riesgo de que Mobi pueda reducir su horario a Cerdeña aumenta aún más la importancia de las conexiones aéreas para la isla. "España hace algo así con las Canarias y las Islas Baleares", sostiene Bombagi. Los turistas y otros visitantes aún pagan precios regulares, pero los residentes pueden viajar a bajo precio y el negocio garantizado crea un incentivo para que las aerolíneas regulares continúen brindando servicio a las islas.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia estima que el precio de los vuelos con la península se ha encarecido de media un 9 % en Canarias y un 22 % en Baleares desde que el descuento de residente se elevó al 75 %, sin que se hayan apreciado cambios significativos en los trayectos entre islas.La CNMC calcula que el coste para las arcas públicas de la bonificación del 75 % a los billetes de avión a residentes de Baleares y Canarias ascendió en 2019 a 765 millones de euros, el doble que en años anteriores.

En 2017 y 2018 se aprobaron una serie de medidas para fomentar la conectividad de Canarias y Baleares, de modo que la bonificación en la compra de billetes de avión para trayectos entre las islas y con el resto del territorio nacional pasó del 50 % al 75 %.A instancias del Gobierno balear y del entonces Ministerio de Fomento, hoy de Transportes y Movilidad, la CNMC inició a finales de 2018 el análisis sobre el efecto que la subida de la bonificación tenía en los precios y en el número de vuelos. En concreto, desde julio de 2018, que es cuando comenzó a aplicarse la bonificación a los vuelos desde Baleares a la península, hasta diciembre de 2019, el número de viajes se incrementó un 10 %. El efecto de la bonificación en los trayectos de Canarias fue algo superior, del 15 %. Este aumento de la demanda de viajes impulsó al alza los precios medios de los billetes en los vuelos con la península, una subida media de los precios de los vuelos entre Baleares y la península del 22 %, que para Canarias es menor, del 9 %.

Lo que sí se ve, destaca la CNMC, es que la medida ha tenido un impacto muy notable para las arcas públicas, ya que en 2016, antes de que se incrementaran las bonificaciones, el sistema costaba unos 309 millones de euros al Estado, cifra que se ha elevado hasta unos 765 millones de euros en 2019, más del doble.Para minimizar efectos indeseados de esta política de subvenciones, la CNMC propone medidas como aumentar la sensibilidad al precio de los pasajeros residentes, indicando el precio total del billete junto al precio bonificado; establecer topes a la cantidad subvencionada, o limitar los conceptos bonificables de los billetes.También expone la posibilidad de establecer un régimen de exenciones fiscales a residentes desligadas de la realización de desplazamientos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.