Canarias

El ocaso de JSP en Canarias, que lucha por la supervivencia financiera

  • La empresa ha notificado 53,7 millones de euros en ingresos y 37 millones de deuda
José Sánchez Rodríguez, presidente de JSP, la empresa fundada por su padre en 1964. Imagen: eE.
Las Palmas de Gran Canaria

La compleja situación de JSP, antaño líder alimentario en Canarias, se enfrenta este 2020 a un periodo clave para su supervivencia.

Con casi 60 años, la empresa José Sánchez Peñate forma parte del elenco de grandes corporaciones familiares de las islas que han ido cediendo su control a foráneas o reducido su exposición. Con más de 50 millones de euros en ingresos, la firma sigue estando controlada por cuatro accionistas con presencia en 22 órganos sociales y el poder nucleado en siete sociedades. En la Península tiene una división de máquinas expendedoras y en las isla cuenta con incentivos al transporte y protección arancelaria.

El fabricante de leche Millac o yogur Celgán, tiene 732 marcas, 706 nacionales y 26 comunitarias. En las islas fue una empresa que lideró el negocio de la leche en polvo, importada de Irlanda aunque también conservas y embutidos. La empresa ha notificado al registro mercantil 53,7 millones de euros de ingresos y una deuda total de 37 millones de euros y un valor de activos de 65,2 millones de euros. El retorno sobre activos sería negativo en 9,40%.

JSP, motor del asociacionismo industrial en el archipiélago, ha ido realizando esfuerzos para adaptarse al mercado. A partir de 1993, con la apertura de grandes superficies, la marca comenzó a mermar por la llegada de otros competidores y la marca blanca, que ha sido uno de los fuertes del grupo para cadenas como Spar, Hiperdino o Carrefour, que la ha reconocido por su calidad.

A partir de 1993, con la apertura de grandes superficies, la marca comenzó a mermar

En 2018, el juzgado de lo Mercantil número dos de Las Palmas capital autorizó refinanciación y reestructuración de la deuda a petición de José Sánchez Peñate, S.A. y Celgán, S.A., el fabricante de yogur que tiene en Tenerife. En 2019 ha cesado en sus funciones al que fuese abogado de entidades deportivas. En octubre de 2019 lo sustituyó un letrado de KPMG, Augusto Piñel.

Desde el 26 de abril de 2018 JSP intenta sortear sus problemas financieros negociando con acreedores de pasivos financieros afectados por una homologación pedida ante las autoridades judiciales. El 11 de septiembre de 2018 se recordó a la empresa por el juzgado de lo Mercantil de Las Palmas que  la norma prevé que en caso de no cumplir con el calendario refinanciación, cualquier acreedor, adherido o no al mismo, podrá solicitar un procedimiento equivalente al incidente concursal. El pasado 4 de noviembre un hotel de la capital grancanaria fue testigo de la última junta de accionistas celebrada.

Premiada por su modelo social

La empresa en las islas ha recibido distinciones por su modelo social. La central sindical que históricamente la controlado el comité de empresa es UGT. El líder de la empresa es el hijo del fundador, José Sánchez Rodríguez, que tiene un hermano, sacerdote, Julio, en el consejo aunque no participa en la gestión directamente. José Sánchez Rodríguez fue quien logró para España el respaldo de Irlanda a la OCM del plátano en 1993 y, por tanto, romper el aislamiento de Madrid y Lisboa en defensa del régimen de ayudas al sector platanero.

En las islas siempre ha llamado la atención el carácter informal de Sánchez Rodríguez. En una conferencia sobre empleo y mujer celebrada en 2009 criticó a los que le hablan de protocolos de sucesión familiares. "Esos niñatos de marketing y merchandising son unos ineptos. Han estudiado mucho pero sólo son teorías. Si no han tenido que despedir a alguien o sufrido una crisis, no me interesan", sentenció.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.