Branded Content

Perspectivas de inversión ASG y sostenibilidad para 2023

  • Búsqueda de valor en un contexto global de retos y oportunidades al alza
  • Ofrecido por Wellington Management
Madridicon-related

Desde una guerra que ha desatado una crisis humanitaria y energética, hasta un aumento de la inflación que lastra el consumo, pasando por los constantes problemas de la cadena de suministro o los devastadores efectos del cambio climático: todos estos factores han dado forma a un año 2022 complicado. Y, si bien en 2023 prevé más contratiempos para los mercados, el equipo de análisis de inversión sostenible de Wellington Management sigue centrado en detectar oportunidades que generen valor para sus clientes. A continuación, exponen una perspectiva sobre las prioridades en materia de investigación y diálogo activo del equipo.

Riesgos de la transición ante el cambio climático

La transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono supone, en nuestra opinión, una transformación de gran envergadura, por lo que llevamos a cabo análisis relacionados con el clima de manera continua. Unos estudios que prevemos ampliar con el Programa Conjunto sobre Ciencia y Política del Cambio Global del Instituto Tecnológico de Massachusetts(MIT) a fin de evaluar los riesgos de la transición climática no solo en la renta fija y la renta variable global, sino también en los instrumentos de deuda soberana. Con el tiempo, nuestra intención es generar series de datos, indicadores y modelos tan sólidos como los que se utilizan actualmente para los instrumentos de inversión en renta variable y deuda corporativa.

Habida cuenta del avance en el proceso de descarbonización global -cuya urgencia se ha reavivado por la crisis energética-, esperamos ampliar nuestra actividad de investigación y diálogo activo para ayudar a las empresas a cuantificar y comunicar los riesgos de la transición a los que se enfrentan y, en última instancia, diseñar un plan para pilotar este cambio. El diálogo activo en cuestiones climáticas con empresas de sectores muy dependientes de los combustibles fósiles seguirá siendo uno de los principales focos en 2023.

Nuestro equipo de análisis climático pretende llevar a cabo estudios basados en la importancia relativa del impacto de los riesgos físicos y de transición en la calidad crediticia de los mercados emergentes frente a los desarrollados. Si bien la exposición de los emergentes a los riesgos físicos (temperaturas altas, sequía, inundaciones, etc.) es desproporcionada, a los desarrollados les afectan en mayor medida los asociados a la transición, dada la intensidad de la actividad política y su capacidad para financiar el cambio hacia una economía con bajas emisiones en carbono.

También mantenemos un diálogo activo con los responsables políticos, intentando aportar nuestra perspectiva profesional a estos debates. Por lo general, respaldamos los esfuerzos emprendidos desde el ámbito político para mejorar la transparencia de los riesgos climáticos, puesto que ello permite a los agentes del mercado analizarlos y valorarlos con mayor precisión. En 2023, la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos y el Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad publicarán nuevas normas sobre divulgación de información relacionada con el clima. Confiamos en ayudar a las empresas a abrirse camino en este entorno legislativo en constante cambio.

Biodiversidad

En relación con nuestro trabajo sobre el clima, estamos ampliando la investigación y las prácticas de diálogo activo en materia de biodiversidad, en concreto sobre las causas, los efectos y las posibles soluciones para mitigar su pérdida y preservar el capital natural. Aunque hasta la fecha las actividades humanas han sido las que más han afectado a la biodiversidad, es probable que el factor del cambio climático cobre cada vez mayor relevancia. El empeoramiento de las condiciones climáticas podría comprometer el capital natural mundial, lo que generaría riesgos potencialmente significativos e impredecibles en la cadena de valor de muchos sectores.

En colaboración con el Centro de Investigación Climática Woodwell y el programa conjunto del MIT, nuestro equipo de análisis de inversión sostenible se ha propuesto investigar en el campo de la biodiversidad, en concreto sobre los posibles efectos de su gestión en los mercados de capitales. Nuestro grupo de trabajo sobre biodiversidad está elaborando una agenda de investigación y diálogo activo que da prioridad a las mediciones en áreas concretas, de modo que las empresas dispongan de una herramienta más tangible con la que implicarse en esta materia.

Aunque los datos transversales siguen siendo escasos, hoy contamos con indicadores relativos al cambio de uso del suelo, principalmente la deforestación para la tala de árboles o la agricultura. De momento, podemos hablar con las empresas para abordar su impacto en la biodiversidad y sus riesgos en este contexto. A medida que dispongamos de más datos, esperamos comprender mejor cómo las empresas evalúan los efectos de su actividad sobre la biodiversidad, qué medidas adoptan para mitigarlos y mejorar sus resultados y cómo pueden afectar sus acciones -o la falta de ellas- a su valor en el futuro.

La biodiversidad se integra de lleno en nuestra estrategia general de compromiso con los criterios ASG. Históricamente, la pérdida de biodiversidad se ha tratado como una externalidad de la que se beneficiaban los fabricantes y los consumidores de productos procedentes de la naturaleza y cuyos costes asumía el resto de la sociedad. Es posible que a largo plazo esto ya no sea así. En muchos sectores, como bienes de consumo, suministros públicos y construcción, el valor añadido bruto directo depende en gran medida de la naturaleza. En muchos otros, hay empresas que mantienen «vínculos ocultos» con los ecosistemas a lo largo de sus cadenas de suministro. Esperamos trabajar conjuntamente con las empresas en su exposición al riesgo de la biodiversidad, en concreto a los riesgos físicos asociados al deterioro de los servicios ambientales y a los relacionados con la transición de las actividades empresariales que puedan afectar negativamente a dichos servicios.

Esclavitud moderna

A medida que muchos agentes del mercado y reguladores ponen un mayor foco en el componente social (S) de los criterios ASG, un área en la que planeamos concentrar más esfuerzos es la esclavitud moderna. En aquellas carteras seleccionadas que tienen en cuenta este factor nos comprometemos a evaluar formalmente y a fomentar la adopción, por parte de las empresas participadas, de políticas y procedimientos encaminados a mitigar el riesgo de esclavitud moderna en todas sus operaciones y cadenas de suministro. La mejora de los planes de gestión del riesgo de la esclavitud moderna para concienciar y reducir la prevalencia del trabajo forzoso, el trabajo infantil, la servidumbre por deudas y la trata de seres humanos, es un objetivo bien articulado de los tratados y las políticas internacionales, en concreto para la Organización Internacional del Trabajo y la OCDE, que lo recoge en sus Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de 2011. En los mercados emergentes, reducir el riesgo de esclavitud moderna puede servir tanto como generador de alfa como de instrumento de control de riesgos.

El equipo de análisis de inversión sostenible aplica una estrategia estructurada de evaluación de riesgos y establece para nuestras carteras dentro de este ámbito un proceso operativo que incluye la participación activa en la empresa por parte de miembros de nuestro equipo de análisis ASG, así como de algunos gestores de carteras y analistas del sector a escala global. Asimismo, desarrollamos programas formativos y planes de integración personalizados para inversores cuyas carteras se enfrentan a un riesgo máximo de exposición a la esclavitud moderna. En concreto, nuestro método para reducir el riesgo de esclavitud moderna se apoyará en gran medida en una combinación de recopilación de datos, diálogo activo y, si procede, escalada.

Otras áreas de interés para 2023

En 2023 tenemos previsto ampliar nuestro apoyo a la cada vez mayor plataforma de sostenibilidad centrándonos en las siguientes áreas:

Medición y gestión del impacto

La medición y gestión del impacto constituyen un elemento central de nuestra estrategia de inversión de impacto, fundamental para evaluar el impacto global de una empresa o emisor, en concreto, cómo contribuyen sus productos y servicios a nuestros objetivos en este campo. En 2023, nuestro equipo de inversión de impacto se encargará de crear una infraestructura que sustente una lista cada vez mayor de estrategias que incorporen indicadores clave de rendimiento (KPI) y el seguimiento del impacto en su proceso de inversión. El equipo prevé centrarse en la integridad de los datos y la infraestructura, en concreto en la mejora de nuestros procesos internos de medición y gestión del impacto con vistas a garantizar su precisión y transparencia en nuestras empresas participadas.

Impacto en los mercados emergentes

Los mercados emergentes se enfrentan a retos enormes en el actual entorno macroeconómico y de mercado. A su vez, en muchos casos estos mercados grandes y diversos son centros de innovación y tienen potencial de crecimiento a largo plazo. Actualmente, nuestro equipo de inversión de impacto dispone de una estrategia dedicada a los mercados emergentes. Las empresas radicadas o que prestan sus servicios a consumidores en estos países a menudo cuentan con modelos de negocio innovadores y equipos de gestión con un amplio conocimiento de las necesidades locales. Para comprender mejor el efecto de nuestras inversiones de impacto en los beneficiarios del mercado final, tenemos previsto emprender misiones de investigación sobre el terreno en los mercados emergentes, siendo de especial interés los dos mayores, China e India, si bien nuestro trabajo se extenderá igualmente al resto de Asia, Latinoamérica y África.

Mercados privados

La inversión sostenible en mercados privados sigue tomando forma. El equipo de análisis ASG trabaja con determinadas empresas no cotizadas de la cartera usando una combinación de datos y recursos propios y de terceros para incrementar sus capacidades ASG de cara a su salida a bolsa, compartir conocimientos y análisis de referencia y colaborar en planes ASG detallados que les ayuden a mejorar con el tiempo su perfil en esta materia. Nuestros gestores de private equity centrados en el clima colaboran con científicos del centro Woodwell y el MIT y con nuestro equipo de análisis climático para llevar a cabo análisis temáticos en profundidad de las innovaciones acometidas por las empresas no cotizadas objeto de estudio.

Perspectiva de futuro

Esperamos que 2023 sea otro año de cambios y oportunidades en los mercados de capitales. Mediante nuestra estrategia de inversión sostenible basada en el análisis, esperamos seguir ampliando nuestros conocimientos sobre los emisores y ayudar a que las decisiones de inversión estén mejor fundamentadas.

Para conocer más sobre Wellington Management visite su página web

Por: Wendy Cromwell, CFA, responsable de inversión sostenible de Wellington Management

Los puntos de vista expresados en el presente documento son los de sus autores en el momento de su redacción. Otros equipos pueden tener diferentes puntos de vista y tomar diferentes decisiones de inversión. El valor de su inversión puede pasar a ser mayor o menor con respecto al momento de la inversión original. Aunque los datos externos utilizados se consideran fiables, no se garantiza su exactitud. Destinado exclusivamente a inversores profesionales, institucionales o acreditados. 

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad de Branded Content de elEconomista.es

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud