Branded Content

MD Anderson Madrid posee una de las unidades más grandes de Europa de ensayos clínicos fase I

  • Ofrecido por MD Anderson Cancer Center
Madrid

En España, el cáncer es una de las principales causas de mortalidad y se estima que en 2022 el número de cánceres diagnosticados en nuestro país alcanzará los 280.100 casos, según los cálculos de REDECAN.

Las oportunidades de curación de los pacientes que padecen esta enfermedad se multiplica con cada uno de los avances en investigación; por ello, es una de las prioridades de MD Anderson Cancer Center Madrid.

En noviembre del año pasado, este centro hospitalario completamente especializado en el tratamiento del cáncer, inauguró la Unidad de Ensayos Clínicos Fase I para pacientes oncológicos. Esta unidad se dedica a realizar ensayos clínicos y es una de las Unidades más grandes de España y Europa enfocada en la primera fase de la investigación; concretamente, está especializada en atender a aquellos pacientes oncológicos a los que los tratamientos convencionales no les hayan proporcionado la respuesta terapéutica deseada.

De acuerdo con el Dr. Enrique Grande, jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid, y jefe de investigación clínica de la Fundación MD Anderson Cancer Center España, "desafortunadamente, más pronto que tarde, los tumores encuentran la forma de hacerse resistentes a los tratamientos que administramos y las metástasis vuelven a crecer de nuevo comprometiendo el pronóstico de los pacientes", es por ello que esta nueva unidad ofrece la oportunidad de "poder recibir tratamientos con mecanismos de acción diferentes o tratamientos que actúen sobre la misma vía, pero con distinto perfil de actividad" lo cual "puede suponer una opción más, una oportunidad adicional a la de los tratamientos estándares. Muchas veces los pacientes nos preguntan si el participar en un ensayo clínico les impide recibir los tratamientos 'clásicos' y es todo lo contrario, los estudios de fase I significan opciones extra para los pacientes con cáncer". Al mismo tiempo, Grande enfatiza que "la posibilidad de contrastar opiniones médicas permite dotar al paciente de más vías por las que dirigir su tratamiento, sin que ello signifique que el diagnóstico o pauta recibidos fuesen erróneos. En este sentido, la segunda opinión es un derecho fundamental de los pacientes con cáncer".

La Fase I es una de las fases iniciales de investigación, que ocupan un tercio de los ensayos clínicos puestos en marcha en España. Esta etapa es clave para testar moléculas potencialmente efectivas y determinar la mayor dosis que pueda proporcionarse de forma segura de un nuevo tratamiento sin causar efectos secundarios graves.

Así, disponer de este tipo de ensayos clínicos es un indicador de calidad en centros oncológicos puesto que significa ofrecer una posibilidad terapéutica más y una oportunidad de curación o mejora de la calidad de vida. "Los estudios de fase I suponen la élite en cuanto a la investigación en Oncología. Solo los centros con mayor tradición, experiencia y capacidad logística pueden llevarlos a cabo. El simple hecho de ofrecer la posibilidad a un paciente oncológico de participar en un estudio de fase I significa que el paciente se está tratando en un centro avanzado y puntero en Oncología", afirmó Enrique Grande.

Las instalaciones de la Unidad de Ensayos Clínicos Fase I están emplazadas en el propio hospital y disponen de 725 metros cuadrados dedicados a investigar, con el objetivo de convertirse en la Unidad que trate el mayor número de pacientes oncológicos y realice más ensayos clínicos del país. Las instalaciones disponen de recepción propia, sala de espera, hospital de día, zona de coordinación y monitorización, sala de reuniones, etc.

Grande también incidió en que "en MD Anderson Cancer Center Madrid hemos invertido para disponer de unas instalaciones propias exclusivamente dedicadas al tratamiento y cuidado de los pacientes que accedan a estos estudios de fase I, dotándola no solo de los espacios físicos modernos, amplios y luminosos buscando la mayor comodidad para los pacientes, sino también rodeándonos del mejor personal incluyendo médicos, enfermeras, técnicos, administrativos y personal de control de dichos ensayos dedicados al 100% al cuidado del paciente. Los pacientes que accedan a participar en este tipo de estudios saldrán del circuito normal del resto de pacientes y serán valorados y tratados en las nuevas instalaciones del hospital".

La Unidad arrancó con nueve ensayos clínicos, pero el objetivo es llegar a alcanzar los 40 estudios para proporcionar terapias dirigidas contra mutaciones puntuales o fusiones de oncogenes que se encuentran en algunos tumores o bien combinaciones con nuevos fármacos inmunoterápicos.

"El control, el cuidado extremo por la seguridad del paciente, y el personal necesario para que todo salga de la mejor manera limita mucho el margen de error y el cuidado continuo del paciente se refleja en un tratamiento integral del mismo. Un centro que dedica recursos a los estudios de fase I directamente implica varias cosas: búsqueda de la excelencia, orientación hacia el mejor cuidado del paciente y dedicación a la investigación en cáncer. No olvidemos que sin investigación sería imposible avanzar", comentó el jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid y añadió "estamos trabajando en desarrollar una consulta específica para la evaluación de pacientes para su entrada en estudios de fases I que va a ser gratuita y que solo en caso de comprobarse que pueden ser candidatos a uno de ellos se podrán llevar a cabo los estudios sin coste para el paciente o con un coste mínimo. Con ello, pretendemos hacer realidad el lema de nuestra institución: poder llegar a curar el cáncer".

Esta unidad va a estar en coordinación directa con la unidad de MD Anderson en Houston, compartiendo estudios, procedimientos y, en definitiva, acercando la excelencia a los pacientes con cáncer en España.

Paneles moleculares

Otra de las áreas en las que investiga la Fundación MD Anderson Cancer Center España son los paneles moleculares, los cuales se utilizan en diagnóstico del cáncer y tienen como utilidad poder clasificar un tumor de forma especifica, según explicó la doctora Gema Moreno-Bueno, Jefa del Laboratorio de Investigación Traslacional de la Fundación MD Anderson Cancer Center España, quien añadió "el cáncer es una enfermedad altamente heterogénea que engloba cientos de tumores diferentes, y es necesario conocer qué alteraciones moleculares tienen las células tumorales para poder implementar el mejor tratamiento posible. En base a esto, la mayoría de los paneles usados hoy en día en oncología tienen como objetivo poder identificar qué cambios ocurren en el ADN del tumor". Sin embargo, Moreno-Bueno aclaró que "los paneles no ayudan a predecir si se va a tener un tumor o no, salvo en el caso de los tumores hereditarios, que suponen entre el 5-10% del total de los cánceres".

El cáncer se debe a alteraciones en el ADN, pero no solo heredadas, como en el caso de los tumores hereditarios, sino que también estos cambios pueden verse influenciados por factores externos como los hábitos de vida, la alimentación, y otros factores. Así pues, el origen inicial de un tumor hereditario será la mutación heredada, pero también tendrá cierto peso el comportamiento del individuo. Por ejemplo, el consumo de tabaco, la obesidad, el sedentarismo, etcétera, son factores de riesgo, que también influyen en el desarrollo de un tumor.

La investigadora de MD Anderson Cancer Center Madrid destacó que "el desarrollo y tratamiento de los tumores hereditarios o los esporádicos es idéntico, se diferencian cuando ocurre la alteración en el ADN (heredada o no), es decir que independientemente del origen al final un tumor, ya sea esporádico o hereditario, se debe de seguir y tratar de igual forma".

Por ello, los paneles moleculares "están más enfocados a determinar qué tipo de tratamiento sería el más adecuado, o identificar factores pronósticos de la enfermedad, es decir, como se va a comportar un tumor de cara al tratamiento o en su evolución".

El caso de los tumores hereditarios se distingue debido a que, a pesar de que se identifique una alteración en el ADN en un individuo sano, no implica que se desarrolle el tumor, pero sí incrementa su probabilidad de hacerlo y por eso es necesario ser consciente de este factor y realizar un seguimiento a nivel clínico de forma más detallada. "Por otro lado, la identificación de una mutación heredada en el ADN en estos pacientes no solo les afecta a ellos, sino que igual que ellos la han heredado, pueden trasmitir esa herencia a sus descendientes, de ahí la importancia de poder identificar estos casos pronto para que entren en un programa de seguimiento, que afecta tanto al paciente en el que se detectó la mutación como a su familia", especificó la Jefa del Laboratorio de Investigación Traslacional.

Avances en inmunoterapia

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento que se basa en estimular las propias defensas naturales del cuerpo del paciente para combatir el cáncer.

Para ello, utiliza sustancias como los inhibidores antiPD-1/PD-L1 y anti-CTLA-4 para mejorar el sistema inmunológico y destruir las células cancerosas. Este tipo de terapias cada vez está más presente en diversas áreas terapéuticas de la Oncología, tras comenzar a desarrollarse sobre todo en el melanoma y en el cáncer de pulmón.

Con el firme objetivo de seguir explorando en esta dirección, la Fundación MD Anderson Cancer Center Madrid organizan desde hace dos años las Jornadas de manejo de eventos inmunomediados, las cuales reúnen a expertos especializados en diferentes áreas y disciplinas para resumir las indicaciones actuales de inmunoterapia en tumores sólidos y poner de manifiesto la importancia del control de la toxicidad y sus nuevos perfiles, un aspecto que tiene un impacto importante en la supervivencia de los pacientes.

La organización busca "que los profesionales que se dedican a estas áreas nos ayuden a identificar y a mejorar el tratamiento y la resolución de toxicidades que, de otro modo, pueden ser mortales", explicó la oncóloga Pilar López Criado, directora de estas jornadas, quien destacó la importancia de que cada especialista comparta los avances de su área. Por ejemplo, explicó que en el campo de la hematología se han generado "protocolos de trabajo propio" como el uso de "protecciones de estómago en nuestros pacientes para evitar toxicidad renal. Son pequeños ajustes que pueden evitar muchos problemas".

Dentro del programa están previstas las conferencias para el próximo mes de septiembre: "Puesta al día de inmunoterapia en Tumores Ginecológicos" con el doctor Raúl Márquez, Jefe de la Sección de Tumores Ginecológicos, y "Eventos adversos inmunomediados en Cardiología" con el Servicio de Cardiología.

Respecto a futuras ediciones, López Criado comentó: "es un programa ambicioso porque ya estamos viendo, por ejemplo, que en los ensayos que se han hecho para probar los fármacos, que sería otro aspecto, no se incluyen pacientes o personas con procesos autoinmunes previos. Son enfermedades comunes para un 20% de la población y no están incluidos en los ensayos. Ellos tienen unas toxicidades distintas y se plantearán en las jornadas del próximo año".

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad Branded Content de elEconomista.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin